Rugby > RUGBY

La versión 2018 de Christians: no te apabulla, pero te quiebra con la defensa

Le ganó 20-6 de visitante a MVCC y se perfila para ser finalista

Tiempo de lectura: -'

21 de octubre de 2018 a las 21:44

Christians navega hacia una nueva final del Uruguayo, tras ganarle el partido de ida de las semifinales  MVCC por 20-6, dejando muy a su favor la serie, que se definirá el próximo sábado en cancha de Woodlands, donde el azul oficiará de local ya que tiene su cancha suspendida por una pelea entre padres en el clásico de M19 ante Old Boys.

En caso de lograrlo sería la séptima consecutiva, en una seguidilla que inició en 2012 y que incluyó tres derrotas seguidas (2012 con Carrasco Polo, 2013 con Old Boys y 2014 con Polo) antes de darle paso al tricampeonato 2015-2016-2017, que puede ser tetra y que ante todo es la ratificación de una era.

Y en toda esa etapa, Christians ha tenido diferentes caras. Ha sido el juego vistoso, la superioridad total. Hoy es, si se quiere, una versión más práctica, pero tan efectiva o más. Una versión que mezcla físico con una defensa asfixiante, que permite hacer el gasto para que lo definan luego las individualidades.

Este Christians no aplasta a sus rivales. No les hace 40 puntos. Pero casi siempre es superior. Porque tiene en la defensa su primer norte.

Un poco esa fue la historia del partido ante MVCC. Duro, peleado, en el que no se regalaron nada. Pero aún en ese trámite, Christians aprovechó sus escasas chances para sumar y distanciarse. Porque fue metódico para marcar arriba, para presionar a los medios del decano, para no dejarlos liberar rápido, para no darles un solo espacio, ni por afuera ni por adentro. Y porque cuando tuvo sus escasas chances, no falló.

Primero fue un  try de Justino Lestido contra la bandera, en una de las pocas pelotas donde los tres cuartos pudieron largar juego con velocidad por afuera. Ganó la ventaja Inciarte cerca de la base del ruck, y con esa inercia generada llegó el pase a la punta  y un enorme pase de Jorge Zerbino, que se vistió de apertura y tiro un salteo que le cayó en las manos al wing.

Algo similar ocurrió sobre el cierre de la primera parte: pelota robada en el line, rápido ajuste de los tres cuartos, juego con velocidad hacia afuera y gran cambio de frente de Manuel Blengio con el pie para que Bocking apoyara, en otras de las pocas jugadas donde el azul zafó de la pegajosa marca azul y pudo darle velocidad a la pelota, para irse al descanso 13-6.

En el segundo tiempo MVCC tuvo más la pelota, en base a una buena presión defensiva que generó errores en el manejo de Christians. Pero cuando por fin pudo meterse en 22 del rival con pelota y formaciones a favor, abrió la pelota a los tres cuartos, donde no había podido encontrar espacios durante todo el partido. 

De hecho, una pelota perdida en ataque derivó en una contra de toda la cancha de Ardao, que tras pase de Andrés García terminó con el tercer try azul apoyado por Bocking. Todo lo clínico que fue Christians ni lo fue MVCC, y eso se notó en el tanteador.

Pese a que no bonificó, Christians dio un gran paso porque sumó cuatro puntos totales contra cero de MVCC, además de tres tries a cero. De ese modo, tendría que tener un muy mal partido revancha para perder el pasaje a la final por séptimo año consecutivo.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...