Estilo de vida > Comunicaciones de otro siglo

En plena era del WhatsApp, el telegrama vive y lucha en Uruguay

Durante el primer semestre de 2018, los uruguayos enviaron un promedio mensual de 13.200 mensajes

Tiempo de lectura: -'

28 de agosto de 2018 a las 17:51

Cerca de la medianoche del lunes 30 de abril, un francés envió el último telegrama en la historia de su país. Esas breves líneas pusieron fin al icónico y centenario medio de comunicación que fue utilizado por los franceses para transmitir alegrías y tristezas durante varias generaciones.

El vertiginoso avance digital ha dejado en desuso algunas formas de comunicarse que formaron parte de la cotidianidad de la humanidad. Aunque suene una paradoja, la empresa a cargo de los telegramas en Francia anunció que bajaba la cortina de ese histórico servicio a través de una cuenta de Twitter.

Un dicho popular que aún puede escucharse por ahí dice que si el fin del mundo se acercara, lo ideal sería irse a vivir a Uruguay, esa penillanura levemente ondulada donde todo parece llegar más tarde.

A fuerza de burocracia y trámites legales, los telegramas viven y lucha en este país. Durante el primer semestre de 2018, los uruguayos enviaron un promedio mensual de 13.200 mensajes a través de esa metodología, según datos oficiales a los que accedió El Observador. El servicio lo brinda ANTEL en forma exclusiva.

El abogado Alejandro Pintos, socio del departamento contencioso de Ferrere, explicó cuáles son las razones que ayudan a entender estas cifras. “El telegrama colacionado con acuse de recibo sigue siendo la vía de comunicación oficial más frecuente. Al ser un servicio oficial que brinda ANTEL, enviado por un funcionario público, da fe que se entregó la comunicación el día que dice”, dijo a El Observador. “En temas legales es fundamental poder demostrar que la comunicación llegó a destino”, agregó.

DATO: El precio depende de la extensión del texto, uno de 34 palabras cuesta $ 428.

El telegrama es muy utilizado para temas contractuales en general como, por ejemplo, para comunicar terminaciones de contratos, no renovaciones o acuerdos comerciales. El mundo laboral también ofrece tierra fértil a estos mensajes, usualmente para notificar despidos o intimar a un trabajador a que se reintegre a sus funciones.

Hay otro actor público que quiere subirse al negocio de las notificaciones. El Correo ha mantenido conversaciones con diferentes agrupaciones relacionadas con este negocio a los efectos de implementar la carta documento como una forma de hacer llegar mensajes a personas o empresas.

Durante el primer semestre de 2018, los uruguayos enviaron un promedio mensual de 13.200 mensajes a través de esa metodología, según datos oficiales a los que accedió El Observador. El servicio lo brinda ANTEL en forma exclusiva.

Ese tipo de comunicaciones son muy comunes en Argentina. Es usual que las polémicas entre los famosos de la farándula porteña terminen con intimaciones, a tal punto que de aquel lado del Río de la Plata una banda realizó una cumbia en homenaje a la carta documento.

La iniciativa del Correo habla de una propuesta legal para implementar la carta documento en Uruguay. “Autorízase a la Administración Nacional de Correos a la emisión de la Carta Documento, servicio postal que deberá contener constancia de efectiva entrega al destinatario de la misma”, dice el artículo 1º del texto al que accedió El Observador. De aprobarse, el Correo promete que será “un documento público que da plena fe del contenido del mismo, así como de su efectiva entrega por parte del remitente al destinatario”. Este asunto lo ha llevado adelante Fernando Saralegui, director de la Administración Nacional de Correos. Es un intento por generar una nueva unidad de negocios, ante las pérdidas millonarias que el ente ha sufrido.

En la era de WhatsApp, el telegrama aún cumple una función clave en Uruguay y honra a un medio de comunicación que tiene varios siglos de historia sobre sus hombros.

Historia

Los primeros equipos para transmisión telegráfica fueron inventados por Samuel F. B. Morse en 1837. El primer telegrama público  se emitió en 1844. Fue el primer medio que dejó de lado las distancias geográficas para lograr una comunicación instantánea.

Comentarios