Cargando...
Vacunación contra el covid-19

Nacional > Vacunación

¿Es hora de repensar la estrategia? Qué dicen los expertos sobre la cuarta dosis para covid-19

El Ministerio de Salud Pública habilitará a partir de este martes la agenda para que todos los mayores de 18 años que quieran recibir la cuarta dosis puedan hacerlo

Tiempo de lectura: -'

16 de mayo de 2022 a las 18:15

La agenda de vacunación para recibir la cuarta dosis contra el covid-19 admitirá a partir de este martes a todas las personas mayores de 18 años que quieran vacunarse. Desde febrero hasta la fecha, la habilitación solo regía para la franja de mayores de 50, aunque las recomendaciones públicas apuntaban desde un inicio a las personas con comorbilidades.

El día del anuncio, el Ministerio de Salud Pública hizo público un listado en el que detalló una serie de complicaciones patológicas que afectan al sistema inmune y aclaró que la inoculación estaba dirigida especialmente a las personas con enfermedades previas.

Asimismo, al anunciar la ampliación para las personas de entre 18 y 49 años, el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, volvió a referirse a los grupos de riesgo: "Desde el MSP no hay acceso a las historias clínicas electrónicas en forma individual como para formar cohortes diferenciadas. La frase del presidente de la libertad responsable aquí es la responsabilidad responsable y apelamos a que cada uno sepa si tiene o no las comorbilidades y si está dentro de los parámetros para dársela", declaró.

Pero, entonces, ¿qué tan recomendable es la cuarta dosis para una persona joven y sana y por qué el MSP decidió abrir la agenda también para estos grupos?

"Más vale prevenir que curar"

La opinión de los expertos es disidente en este aspecto. En primer lugar, porque, como dijo Salinas, la cartera no se encargará de controlar si quienes reciben la dosis registran o no comorbilidades y, en segundo, porque no hay demasiadas alternativas aprobadas en el mundo para combatir la evolución del covid-19.

En lo que sí coinciden los especialistas consultados por El Observador es que si bien el fármaco no está contraindicado, es posible que sus beneficios varíen dependiendo de los grupos.

El director del Pereira Rossell e infectólogo pediátrico Álvaro Galiana, por ejemplo, es consciente de que aún "no hay otra opción" aprobada para reforzar los anticuerpos neutralizantes contra el virus, por lo que, cree, es "bien importante" aconsejar la vacuna.

Así sea a personas mayores o jóvenes, aseguró que recibirla "cambia", en primer lugar para contrarrestar la caída de anticuerpos y en segundo para mantener la disminución de los casos graves, ingresos a CTI y muertes. Con las cartas disponibles que tiene el ministerio, Galiana aclaró en que, por el momento, "más vale prevenir que curar": "Por ahora esa es la ley y es el objetivo. Iremos viendo después si surge en el mundo la opción de nuevas variantes de vacuna, probablemente, manteniendo el mismo sistema de ARN mensajero".

A su vez, dijo que "lo importante" es que los laboratorios se centren en la vigilancia epidemiológica, ya que el covid-19 mantiene una conducta similar en todo el mundo. "Esto es como jugar el ajedrez: yo hago una jugada nueva y puede salir mal. Lo que se ha demostrado científicamente hasta ahora es que, especialmente en las personas mayores o con comorbilidades, la cuarta dosis es de mucha importancia. La diferencia entre dos, tres o cuatro dosis se hace después en las personas que ingresan a los CTI, no en que te enfermes o te infectes. Está esencialmente en que te compliques después y en que tengas una infección más grave", resumió.

El director detalló que uno de los debates actuales planteados por la comunidad científica refiere a una posible adecuación de la inmunización, como sucede con la gripe. "Hoy en día la duda es si va a ocurrir lo mismo que con la influenza. Con la gripe anualmente se van haciendo evaluaciones en el hemisferio norte y sur para ver cuál es la variante que predomina y adecuar la inmunización para la posible circulación de la próxima temporada. Con el covid tenés que saber en qué tiempo cambia de una variante a otra". insistió.

Por su parte, Juan Cristina, virólogo y antes decano de la Facultad de Ciencias, defendió la recomendación de habilitar una cuarta dosis ante un aumento de los casos semanales en las últimas dos semanas e indicó que, hasta el momento, el MSP se encuentra ensayando la "jugada" que tiene a su alcance.

En su opinión, la inyección "mueve la aguja" cuando se analizan los números de los casos graves, aunque el escenario actual del país ya cuenta con "una población que en general tiene tres dosis y una enorme cantidad de gente recuperada de la infección, que por un tiempo tiene inmunidad".

Pero como el virus va mutando, "cuanto más altos tengas los anticuerpos neutralizantes, mejor". Así lo explicó: "Creo que está bien aconsejado. Hay una sensación de que la pandemia terminó y por supuesto que no. Ahora hay un aumento de casos que, si bien no es para dar una alarma pública, es de esas cosas a las que te tenés que ir acostumbrando", aseguró.

Al vacunarse, la población uruguaya genera una "gran supresión de la población viral" y la reduce lo máximo posible, subrayó el experto. "Cuando vas al CTI predominan las personas no inmunizadas. con importantes comorbilidades o pocas dosis", complementó.

Cristina llamó a los laboratorios a seguir alertas a la vigilancia epidemiológica al tiempo que señaló que, tarde o temprano, todas las variaciones del virus llegarán al país. "A la variante predominante hay que detectarla lo más rápido posible y prestarle atención. Por ahora lo que tenés es tratar de mantener los niveles de anticuerpos lo más alto posible en tu gente. Luego, veremos. Hay más de 100 vacunas candidatas que se están probando en este momento", expresó.

¿Hora de redirigir la estrategia?

En declaraciones a El País, el virólogo Santiago Mirazo discrepó con sus colegas al señalar que la cuarta dosis “no aumenta la inmunidad sustancialmente con respecto a la tercera dosis", por lo que quizá tenía "más sentido” pensar en una vacuna “adaptada a las variantes nuevas” antes de emitir la recomendación señalada.

Este lunes, consultado por El Observador, el especialista dirimió las diferencias y aclaró que la cuarta dosis favorece a las personas de riesgo a no sufrir casos graves y que a su vez, no está "contraindicada" para otros grupos.

Sin embargo, en su opinión, la gravedad de la enfermedad ya estaba resuelta con la aprobación de la tercera dosis. "No es que te vaya a hacer mal una cuarta dosis, (...) hay que pensar en que ya tenemos una buena protección contra casos graves que no parece estar disminuyendo con el tiempo. Habría que redirigir las baterías a controlar que la protección contra casos graves no decaiga y no la protección contra la infección mediada con anticuerpos".

En población joven, sin inmunosupresión o dificultades en el sistema inmune, la cuarta vacuna anticovid "no tiene mayor impacto", según el experto. "La cuarta dosis que hace es subirte los anticuerpos un poco de vuelta, pero rápidamente decaen. Esta vacuna la utilidad que tiene es la prevención de los casos graves. Tenemos que dejar de pensar en que podemos cortar la transmisión del virus por vacunación; es imposible frenar la infección viral con cuatro, cinco o seis dosis. Ya con tres dosis tenés una protección viral contra casos graves que es duradera y que decae muy poco con el tiempo. La cuarta dosis no te mejora sustancialmente eso porque ya es muy alta y la protección contra la infección tampoco te la mejora circunstancialmente en comparación a lo que ya tenés con la tercera", aseguró.

En lugar de apostar por las dosis de refuerzo, el virólogo es partidario de adoptar nuevas estrategias frente a la protección del covid-19 que incluyan, por ejemplo, vacunas actualizadas año a año en función de la variante dominante. 

"Ahora se empezaron a eximir anticuerpos que son genéricos contra todas las variantes que circulan. Hay que empezar a pensar en otras tecnologías, en vacunas multivalentes, nasales, contra varias variantes", dijo. Entre ellas, mencionó a las inyecciones aerosolizadas, que requieren de un spray nasal y apuntan a generar una inmunidad a nivel de mucosas para prevenir la infección. 

"Si queremos bajar los niveles de transmisión (en el mundo), la única manera va a ser con vacunas aerosolizadas. No hay un booster que te logre frenar la infección con ómicron", concluyó.

La visión de Mirazo coincide con la postura expresada por la profesora estadounidense de Inmunobiología y biología molecular Akiko Iwasaki acerca de invertir en fármacos que prevengan la enfermedad del covid-19.

"Es hora de invertir en vacunas covid de próxima generación que no solo prevengan enfermedades graves sino que también bloqueen la infección y la transmisión. Tiene sentido inducir la inmunidad de las mucosas para combatir una infección viral de las mucosas", escribió este lunes Iwasaki, en un tuit que introduce a su columna publicada en The New York Times.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...