Nacional > SALUD

Esperan por el etiquetado para mejorar alimentación en escuelas

Autoridades admiten que los avances en nutrición saludable son lentos

Tiempo de lectura: -'

22 de enero de 2018 a las 05:00

El sobrepeso y la obesidad en los niños son dos problemas que afectan a Uruguay. El 40% de los escolares de Montevideo tiene sobrepeso, de acuerdo con un estudio de 2017, y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió al país que sus tasas están muy por encima del promedio regional. En 2013, cuando el 7,1% de los niños latinoamericanos menores de cinco años tenía sobrepeso, el índice en Uruguay alcanzaba al 10,3%.

Esta realidad llevó a los legisladores a promulgar una ley en 2013 para promover la alimentación saludable en los centros educativos. La norma buscaba que las comidas formaran parte del proceso educativo para revertir las tendencias alimenticias que tienen los niños y sus familias. Sin embargo, a cuatro años de que la ley se pusiera en marcha, las autoridades reconocen que tienen poca incidencia en lo que ocurre en las cantinas de los centros educativos y consideran que sería mejor prohibir algunos productos.

El problema es el siguiente: la ley promulgada en 2013 solo le da potestades al Ministerio de Salud Pública (MSP) para recomendar alimentos y bebidas, pero las cocinas y las cantinas tienen la última palabra sobre lo que se ofrece en los centros educativos. Entonces, aunque el ministerio recomiende frutas y agua embotellada, los concesionarios pueden comercializar alfajores y bebidas cola. Sin ninguna sanción.

La responsable del Área Programática de Nutrición del MSP, Ximena Moratorio, dijo a El Observador que la ley de alimentación saludable permitió que muchos funcionarios de las cantinas y de las cocinas tomaran conciencia sobre los alimentos que producen, pero reconoció que todavía "queda mucho camino por recorrer".


La nutricionista afirmó que a lo largo de 2017 hubo un relevamiento en distintos centros educativos de todo el país para saber en qué áreas se había avanzado y en cuáles se debía trabajar. Si bien los resultados de ese estudio todavía no están prontos, la realidad es que esas visitas no tenían ningún poder sancionatorio. Si a una cantina la observan por vender muchos alimentos ricos en grasas, no sufre consecuencias.

Moratorio sostuvo que lo mejor sería prohibir determinados productos que "no aportan nada" a los niños, como los refrescos azucarados o los alimentos ultraprocesados ricos en grasas y en sodio, como los snacks. Sin embargo, reconoció que "sería difícil" que las autoridades tomaran esa medida, por lo que en el ministerio están jugados a que la realidad cambie cuando se apruebe el decreto del etiquetado de alimentos. La nutricionista no quiso dar fechas de cuándo se pondrá en práctica esa norma.


"Cuando los productos estén etiquetados va a ser mucho más fácil distinguir cuál es saludable y cuál no. Dentro de los alimentos recomendados tenemos yogurt, por ejemplo, pero no cualquier yogurt cumple con los requisitos que pedimos", agregó.

Educación

En los centros educativos también hay preocupación por este tema, ya que los avances en la alimentación saludable son muy lentos. La consejera del Consejo Directivo Central (Codicen), Laura Motta, dijo a El Observador que en las cantinas de los liceos y de UTU todavía se venden productos ultraprocesados, pero las autoridades no pueden hacer mucho para evitarlo. La única medida que tomaron es no renovar la licitación de una cantina si el concesionario "recibió muchos llamados de atención" y no acató ninguno.

Motta consideró que "sería mejor que no se vendieran algunos alimentos", pero hizo hincapié en que la mayoría de los productos ultraprocesados son más baratos que los recién preparados. "Los chiquilines muchas veces los eligen porque no tienen otra alternativa: ¿qué hacemos en esos casos?", se cuestionó.


En las escuelas la realidad es un poco mejor. Al no haber cantina, los únicos alimentos que se ofrecen son preparados en la cocina. Sin embargo, Motta reconoció que todavía hay que trabajar en las meriendas que llevan desde la casa.

Comentarios