Cargando...
Este lunes entró en vigencia un decreto que aumenta los valores límites de sodio, azúcares y grasas

Economía y Empresas > NUEVA NORMATIVA

Nuevas etiquetas en alimentos demorarán entre uno y seis meses en estar en góndolas

Quienes se mostraron en contra de los nuevos límites del etiquetado fueron "duros" y "apresurados", según la Cámara Industrial de Alimentos 

Tiempo de lectura: -'

02 de febrero de 2021 a las 05:04

Las etiquetas impresas en los alimentos que están en las góndolas y en stock en los almacenes y supermercados siguen un criterio que ya no está vigente. Este lunes entró a regir un nuevo decreto que firmó el Consejo de Ministros que establece un aumento de los valores de sodio, azúcares y grasas para definir el exceso en los etiquetados de alimentos, pero, en los hechos, demorará hasta seis meses en cumplirse. 

"¿Cómo puede ser que un decreto entre en vigencia el lunes saliendo al público el viernes a las dos de la tarde?", se preguntó el presidente de la Cámara Industrial de Alimentos, Fernando Pache, en diálogo con El Observador

El jueves se conoció la resolución del Poder Ejecutivo con los nuevos valores. El límite de sodio es de 500 miligramos cada 100 gramos; el de azúcar, de 13 gramos; el de grasas totales, de 13 gramos; y el de grasas saturadas, 6 gramos. El último decreto sobre etiquetado de alimentos, publicado el 2 de setiembre, establecía que el límite de sodio sería de 400 miligramos cada 100 gramos para alimentos sólidos; el de azúcar, de 10 gramos; el de grasas totales, 9 gramos; y el de grasas saturadas, 4 gramos. 

Pache aseguró que todo lo que está en góndola y en stock se va a comercializar y que se solicitará vía carta un "aplazamiento momentáneo" al Ministerio de Salud Pública (MSP) para que estén impresos los nuevos paquetes. Según estimó, en un período de entre un mes y seis meses estarán prontos los nuevos envases con las etiquetas que cumplan la nueva disposición. 

Ese lapso de tiempo varía en función de las ventas de cada producto: la galletitas Bridge, que son muy vendidas, tendrán las nuevas etiquetas en un mes; un tipo galletita que no es tan vendida, demorará seis, ejemplificó Pache. 

El caso de los azúcares en alimentos líquidos, los límites están discriminados. En general, son 3 gramos, cada 100 miligramos; en productos sin edulcorantes no nutritivos, 5 gramos; en productos con un máximo de hasta 80% de calorías aportadas por azúcares, 7 gramos; en los productos sin adición de edulcorantes no nutritivos, 7 gramos. 

Críticas y "análisis"

Cuando se hizo público el decreto, algunos actores políticos y de la salud se expresaron en contra del cambio publicado por el gobierno, con comentarios que a Pache le parecieron "duros" y "apresurados". El presidente del Sindicato Médico del Uruguay, Gustavo Grecco, escribió en su cuenta de Twitter que la nueva reglamentación "permite" que los alimentos tengan 20% más de sodio, 30% más de azúcares, 45% más de grasas totales y 50% más de grasas saturadas. "Sin explicación", agregó. 

La diputada del Frente Amplio y exsubsecretaria de Salud, Cristina Lustemberg, lamentó la decisión del gobierno. Según escribió en Twitter, los nuevos valores aumentan "los límites para todos los nutrientes", lo que hace que "la medida pierda efectividad y no cumpla con su objetivo", criticó. 

Pache, en cambio, dijo que todavía no se sabe qué alimentos van a cambiar su octógono por la nueva reglamentación del etiquetado de alimentos e informó que los técnicos están haciendo un "trabajo profundo" para conocer qué cambia con la nueva medida. 

La cámara realiza por estas horas un “análisis comparativo” entre los valores del decreto que entró a regir este 1° de febrero y el decreto anterior, que el Ministerio de Industria publicó en setiembre. Este trabajo técnico determinará si este decreto “tiene modificaciones sustanciales frente al consumidor”.

Pache adelantó que es posible que haya “modificaciones de valores” que puedan estar símiles a las cifras del Mercosur, pero eso no quiere decir en primera instancia que se eliminen sellos de la mayoría de los productos. De hecho, algunos sellos, como el de las bebidas cola y el dulce de leche, no van a modificar su etiqueta y continuarán que la misma etiqueta que alerta por excesos, ejemplificó el empresario. 

El integrante de la sociedad civil Alianza Contra las Enfermedades No Transmisibles Diego Rodríguez, dijo en el programa En Perspectiva que hay productos que tienen tres octógonos (exceso de azúcar, exceso de grasa y exceso de grasa saturada) que van a ser "beneficiados". Estos productos son las galletas dulces, los postres, los alfajores y cereales

La nueva normativa "beneficiará" a los lácteos (en especial lo de las "empresas multinacionales") porque habrá ciertas "excepciones" por la lactosa y azúcares naturales. "Hay productos que dejan de tener la etiqueta de exceso a pesar de que tienen exceso", explicó.

En diciembre, cuando el gobierno preparaba el nuevo decreto, una fuente del gobierno informó a El Observador que en la revisión de la normativa estaban trabajando "mancomunadamente" Presidencia junto al Ministerio de Salud Pública, el Ministerio de Industria, la Cancillería y el Ministerio de Economía y Finanzas. La razón del cambio en la norma es que este asunto está siendo tratado en el Mercosur, y que el gobierno busca "armonizar" con este órgano.

La comisión de Salud de la Cámara de Diputados decidió por unanimidad citar a las autoridades del Ministerio de Industria para conocer los argumentos que llevaron a realizar modificaciones en el etiquetado de alimentos, según informó a El Observador la diputada de Cabildo Abierto y presidenta de la comisión, Silvana Pérez

Gran parte de los productos ya cuentan con la etiqueta de advertencia nutricional, sobre todo los nacionales, que consiste en un octógono negro con las correspondientes advertencias al consumidor, pero aún no se había comenzado a fiscalizar el uso, una tarea que debe realizar el Ministerio de Salud Pública (MSP).

La medida del etiquetado de alimentos es una tendencia mundial despierta opiniones en contra, sobre todo de organizaciones defensoras de las marcas, como, por ejemplo, la International Trademark Association (INTA), que sostiene que pueden realizarse advertencias al consumidor, sin que ello vaya en detrimento de las marcas. La afirmación se refiere a que en algunos países las etiquetas de advertencias son demasiado grandes en los empaques.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...