Economía y Empresas > Comida y salud

Gobierno decidió mantener la palabra "exceso" en etiquetado de alimentos y pone fecha de inicio a su fiscalización

El nuevo decreto ya se encuentra en la órbita de Presidencia y espera por la firma del presidente de la República; hay cambios en la base de cálculo sobre las calorías

Tiempo de lectura: -'

27 de agosto de 2020 a las 15:07

El presidente de la República, Luis Lacalle Pou, firmará en estas horas el decreto sobre etiquetado de alimentos que había sido postergado por el gobierno meses atrás, dijeron a El Observador fuentes oficiales este jueves.

Con la firma de los 13 ministros que componen el gabinete, el documento que llevó varios meses de negociación y trabajo, particularmente entre el Ministerio de Salud Pública y el de Industria, Energía y Minería, será promulgado próximamente tras ser analizado por el departamento jurídico de Presidencia.

El 18 de junio el gobierno anunció que no se extendería la prórroga, pero que habría algunos cambios con un nuevo decreto que modificaría la palabra “exceso” por “alto en...” (grasas, grasas saturadas, azúcares y sodio). Sin embargo, finalmente resolvió mantener la etiqueta que está vigente y la palabra "exceso" se seguirá viendo en las góndolas uruguayas.

El exceso de azúcares en alimentos dulces deberá ser señalizado con esos términos

Fuentes gubernamentales señalaron que después de varios meses de trabajo se logró conformidad y consenso entre las diferentes autoridades. También se mantendrán los octógonos negros similares a un cartel de pare.

La nueva normativa comenzará a regir y a ser fiscalizada a partir de febrero de 2021. A pesar de que el decreto de la administración anterior está vigente, no se están realizando controles sobre la presencia de rotulados en los productos que así lo requieren.

La directora nacional de Industrias, Susana Pecoy, dijo a El Observador que la nueva normativa presenta cambios en la base de cálculo sobre las calorías; pasará a ser sobre 100 gramos y 100 mililitros, con el fin de que exista una diferenciación entre los productos líquidos y los sólidos. 

Este cambio significa que en lugar de requerirse la obligatoriedad del etiquetado en relación a la cantidad de calorías que aporta cada nutriente en un producto (en porcentaje), ahora estará determinado por la cantidad de nutriente sobre la base de 100 gramos o mililitros.      

Hay cuatro posibles octógonos negros: por exceso de grasas, grasas saturadas, azúcares o sodio

La jerarca explicó que aunque exista voluntad de reformular algunos productos por parte de la industria sacando calorías, por la manera en que está concebido el actual decreto, de todas formas, pueden no lograr su cometido que es prescindir del etiquetado. Con el cambio en las bases de cálculo, señaló, la finalidad es que en algunos casos puedan hacerlo.  

“La idea es incentivar a la industria a elaborar alimentos que sean más sanos para todos”, agregó

Los cambios en la base de cálculo que ahora adoptará Uruguay son más parecidos al del sistema chileno, el principal modelo en que se basó el etiquetado uruguayo desde el principio.

De todos modos, el etiquetado frontal local mantendrá algunas exigencias por encima de las del país transandino, por ejemplo en el caso de los azúcares líquidos. Mientras que en Uruguay será considerado como exceso la presencia de más de tres gramos por cada 100 mililitros, en el de Chile el límite es de cinco gramos. En el caso del rotulado que regirá en el mercado local, también estos niveles dependerán de la presencia de edulcorantes o no.

Para el caso de los alimentos sólidos envasados en ausencia del consumidor el rango permitido será de hasta 10 gramos sobre la misma base. 

También habrá una flexibilización en la relación de sodio en los productos, que busca acoplarse a las exigencias del modelo brasileño.

El consumo de sodio en Uruguay a través de la sal es mayor al recomendado por la OMS

Esta medida va en línea con el objetivo anunciado por el gobierno uruguayo cuando asumió la presidencia pro témpore del Mercosur el 2 de julio, que se marcó como línea de trabajo asumir un posición mucho más fuerte en la temática para liderar una armonización en el rotulado frontal de alimentos para todo el bloque regional.

En este sentido, Pecoy explicó que se está trabajando con la vista puesta a febrero para ajustar de manera adecuada la fiscalización de alimentos importados de manera de hacerla “efectiva”. Este ha sido uno de los principales reclamos de la industria en Uruguay desde que el etiquetado obligatorio de alimentos comenzó a ser considerado.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...