Cargando...
"Los únicos diálogos que tuve eran basados en directivas que venían como órdenes", contó Dalmaud.

Nacional > EXDIRECTOR DE TV CIUDAD

Federico Dalmaud: "NBA en TV Ciudad es como poner un semáforo donde no pasan autos"

Federico Dalmaud relató las razones de su salida, y sostuvo que "la NBA en TV Ciudad es como poner un semáforo donde no pasan autos"

Tiempo de lectura: -'

05 de julio de 2021 a las 05:00

Ramiro Pisabarro y Nicolás Tabárez

Federico Dalmaud renunció a su cargo de director general de TV Ciudad un domingo, dos semanas después de que la administración de Carolina Cosse asumiera al frente de la Intendencia de Montevideo (IMM).

Por un lado vio un proceso de cinco años y medio —al que llegó como mano derecha de Andrés Rodríguez, director nombrado por Daniel Martínez— que llegaba a su fin. Con 33 años, se convirtió en 2017 en el jerarca más joven del canal municipal, al frente de una "modernización" que consideró "exitosa", con auges que lo llevaron a picos de rating inimaginables. Por otro, nunca pudo reunirse con las nuevas autoridades, y aseguró que empezó a recibir "directivas" de programación que colisionaban con su concepción —o anhelo— de los medios públicos como "independientes" del poder de turno

El exdirector, embarcado ahora en proyectos con privados, habló en entrevista con El Observador sobre su salida del canal, sus cuestionamientos al proceso que hoy lidera Alejandra Casablanca, el contrato para la transmisión de la NBA y su mirada en torno a la televisión pública. 

¿A qué respondió tu salida de TV Ciudad?
Fue un proceso de cinco años y medio de laburo en el canal y poner la cabeza en un cambio integral. Entendí que lo que habíamos hecho ya se había culminado. En algún punto propusimos un proceso de modernización. Teníamos planificada una segunda instancia de transformación. Compartí una Memoria de Gestión para un proceso de transición. Como la gestión había sido interesante, estaba arriba de la mesa que hubiera una continuidad. En el medio se dieron situaciones que no iban con mi forma de trabajo. La nueva administración vino con una impronta a la que no estaba acostumbrado. Tuve seis intentos y nunca me pude reunir con la nueva directora de Comunicación (Ana de Rogatis). Le había entregado a todos los candidatos la Memoria de Gestión en la mano. Capaz consideraron que no era necesario. Pero no se dio nunca una transición. Los únicos diálogos que tuve eran basados en directivas que venían como órdenes. El canal público no funciona de esa manera. Soy un técnico, no un político.

¿Qué tipo de órdenes?
"Hay que hacer tal cosa, poner esto, sacar lo otro". Eran directivas de programación desde la intendencia. No funciona así. Un canal de televisión pública —o al modelo que aspiro— es independiente. Ponete a pensar: en dos meses no tenés nunca una reunión de transición, y lo único que te viene es: "hay que hacer esto", "cambiar lo otro". No es así. Tengo un capital acumulado de cinco años y medio de trabajo. Todo eso decantó y dije: "Esto no viene bien". Tengo otras perspectivas, ya cumplí.

¿Intentaron incidir en los contenidos?
Uno tiene que ir midiendo y sabe hasta dónde se deja incidir. Pero sí, hubo... "che, estaría bueno hacer esto"...

El exdirector de TV Ciudad narró las razones de su salida a dos semanas de la asunción de Carolina Cosse.

¿Venía por el lado de contenidos en sí o decisiones de contenidos?
Venía por el lado de: "Habría que hacer esto, mover lo otro", "che, queremos que continúe este programa"... El que define qué programa continúa es el director del canal en base a trabajos, evaluación, criterios, rating, hay un montón de variables. Te llaman y te dicen: "Tiene que seguir X cosa". Sí, va a seguir, pero a nuestro ritmo y cuando querramos. Ese tipo de cosas dan para intuir que si sigue de esa manera, la cosa viene... Antes de entrar en tensión... No hay un un ejemplo puntual, pero hubo un montón de señales que me llevaron a eso.

La secretaria general de la IMM, Olga Otegui, declaró a Informe Capital que TV Ciudad "tiene muchos años de postergación en inversiones". ¿Qué opinás de esta afirmación?
Creo que se equivoca. Quiero creer que está mal asesorada. El canal es un proceso acumulativo. Quiero creer que la secretaria general no se refería a inversiones, sino a infraestructura. Son cosas distintas. Si decís que el canal tiene "postergación en inversiones", no es cierto. En los últimos cinco años se hizo una inversión terrible en equipos, mochilas, cámaras, cambios a nivel edilicio, seguridad laboral, se consiguió una casa en la vuelta para ampliar el canal, se actualizó el móvil. Cierto sería que la secretaria general dijera que hay "postergación en infraestructura edilicia". El canal necesita dos o tres estudios más para terminar un programa y encender el otro. Eso está presente en la Memoria, si la hubiesen considerado. En cinco años y medio hubo más de US$ 1 millón en inversiones. Es poco para un canal de televisión pero mucho para una señal pública.

En 2018 dijiste a El Observador que el presupuesto era la gran limitante. Venías subiendo, pero al mismo tiempo era difícil competir. ¿Eso fue cambiando o te fuiste con una situación similar?
El presupuesto siempre es el mismo, y año a año se va ajustando por IPC. Cuando ingresó el director Andrés Rodríguez (2015) y me llevó como coordinador general, hicimos números, planificamos y nos dimos cuenta que faltaba un poco más de dinero para cumplir con la meta. El presupuesto promedio en el quinquenio fue de $80 millones, que se imputan a través del fideicomiso, con otro porcentaje que ya lo cubre la intendencia, porque tiene contratos. Para la industria audiovisual es muy poco dinero. A veces en Uruguay suena raro admitirlo, porque está como mal visto, pero creo que hicimos un proyecto exitoso. Con $80 millones logramos récords de rating que hoy no se están reflejando, con programas de La Letra Chica con picos de ocho puntos. 

Con las ofertas en el mercado y con un canal público nacional ya existente: ¿por qué tener uno municipal?
Tengo un sueño de crear un sistema de medios públicos unificado. En Colombia, Argentina, Brasil, los canales regionales —como TV Ciudad— tienen una razón de ser muy fuerte en dar cuenta de lo que sucede en las regiones. En Uruguay, donde lamentablemente hay mucho que se centraliza en Montevideo, se empieza a desdibujar la cosa. Más allá de si existen o no, debería darse una discusión de hacia dónde deben ir. Hace unas semanas, producto de las pasiones, tuve un ida y vuelta por una frase que se sacó de contexto...

Dijiste: "En Uruguay falta educación para los medios y se nota (en especial para los públicos). Lo ves muy claro cuando se felicita a un/a jerarca política, por un hallazgo de contenidos. Estamos muy lejos de tener una televisión autónoma e independiente". ¿A qué venía?
Lo tomaron como referencia a algo de lo que después me enteré que había sucedido, sobre un saludo a la intendenta en un partido de la NBA. Ojo, tampoco debería ser. Cuando viene un contenido —positivo o negativo— no puede pasar que se salude al intendente. "Che, qué bueno que TV Ciudad tiene 'El Marginal', felicitaciones Daniel Martínez": no tiene nada que ver. He visto a referentes saludando a la intendenta por la NBA. No. Error. Equivocado. Un intendente no tienen nada que ver en un medio público. Sí, es la máxima figura política en la gestión, y es quien pone al director o directora del canal. Ahí podés ver otra capa de si está bien o no que se designe a un director políticamente.

La IMM asumió el contrato como un logro. Otegui defendió el presupuesto en la Junta Departamental y alegó que "va a permitir acceder a un universo mayor de seguidores"...
La NBA en TV Ciudad es como poner un semáforo en una calle donde no pasan autos. Lo digo en la previa y lo digo con los números. El promedio es de un 0,2; ni siquiera está en el margen de error. Cuando me dicen que la NBA es algo de calidad: sí, mucha cosa es de calidad. El concepto es muy subjetivo. Habría que ver cómo es el costo-beneficio. Igual reconozco que la NBA cumple con una condición: el concepto de necesidad, donde capaz te iban a bajar los cableoperadores del interior, pero como sos el único que pasa los partidos, te suben, porque les sirve el contenido. Yo lo hubiese pensado dos o tres veces.

Con $80 millones logramos récords de rating que hoy no se están reflejando", declaró el exjerarca.

¿Del lado del contenido creés que esa inversión no es necesaria?
No hablaría por sí o por no. Habría que estar en la cabeza de la directora del canal para ver qué se quiere lograr con esto, si es del canal, quién hizo el contrato, por cuánto tiempo es. Cuando nosotros hicimos el acuerdo por el fútbol, yo salí en todos los medios habidos y por haber hablando sobre por qué lo compramos. Acá se declaró confidencial. Entiendo que es un canal que está en competencia, pero no sé si es necesario. Si te ponés a pensar, ves tu público objetivo, sabés cuáles son los hábitos de consumo en torno a la NBA, etcétera, y lo ponés arriba de la mesa, digo que no es lo más conveniente.

¿A nivel de contenidos ves una continuidad de tu gestión?
Hay algunas pocas cosas, y otras en que no se está capitalizando la experiencia. En cinco años y medio nos dimos contra la pared en muchas cosas. Y muchas están volviendo a pasar. Cuando llegamos ya existía El Día, un informativo que iba hasta las 8 de la noche, con una conductora parada en un atril que parecía que estaba dando la misa. Lo desarticulamos, analizamos los hábitos de consumo, vimos la competencia, planificamos, y creamos Informe Capital, un informativo de dos horas a partir de las 6 de la tarde, porque si lo poníamos a las 7, estaba la competencia. Hoy sale a las 7, cuando nosotros ya habíamos visto que a las 6 funcionaba. Hoy marca prácticamente 0,2. Cuando tu informativo central no mide, es un síntoma de que las piezas del puzzle no están encajando. El período de La Letra Chica me parece demasiado largo. Surgió en julio y fue hasta octubre, en un período corto que funcionó bárbaro —con sus cuestionamientos—. Pero ahora lo hicieron de marzo a diciembre, y todos los días. Otra cosa: cuando planificás, tenés que tener los números arriba de la mesa. A nosotros nos costó mucho tener el rating. Hoy La Letra Chica es el programa que funciona mejor. Les marca alrededor de un punto. Pero a ese proyecto, lo levantan para pasar en vivo la NBA, que marca menos. ¿Cuál es el sentido?

La Letra Chica se creó bajo tu gestión y durante la campaña fue objeto de muchas críticas de parte de la oposición por su línea editorial. A fines de noviembre del año pasado, el conductor Diego González declaró en entrevista con Mejor Dicho: "Somos un programa de izquierda". ¿Estás de acuerdo?
Diego es un provocador y ese juego le divierte. La Letra Chica surgió para tomar temas de difícil abordaje en horario central y detenerse sobre ellos. Jugar mucho con la academia, traer gente distinta y salir de lo fast-thinker. Ahí te metés en que hay una visión de que TV Ciudad como canal de izquierda. La Letra Chica es un proyecto mío y de (Ricardo) Piñeyrúa. Habría que preguntarlo al "Profe", a Analía Matyszczyk o a Diego si alguna vez les bajaron línea. Ellos tenían absoluta libertad, la línea editorial quedaba en el equipo. 

¿Te parece que contempla todas las afinidades políticas de Montevideo?
Fue el intento desde el día uno. Después pasó que los miembros de la coalición no venían. Nunca nos quedó claro por qué. Siempre se llamó a todos.

En 2015, TV Ciudad quedó habilitada para comercializar sus productos. En la Memoria de Gestión contás que los protocolos de venta piden evitar publicidad proselitista, religiosa, de usura. Hoy en las tandas de horario central hay propaganda para la recolección de firmas contra la LUC. ¿Eso no va en contra de ese protocolo?
Habría que ver si sigue vigente. Son mecanismos internos de trabajo, no es que estén firmados. Es más una cosa de sentido común. Ahora, si venía a mi dirección, ese tipo de publicidad no entraba. Habría que preguntarle a la actual directora si esas normas siguen vigentes. 

La directora Alejandra Casablanca dijo a La Diaria: “Sacamos asesorías, consultorías, gastos en otras áreas, eliminamos todo ese tipo de cosas y pusimos todo en pantalla. Vamos a pasar de 700 horas de producción propia por año a entre 1.300 y 1.400”. ¿Cómo evaluás esa gestión?
Hace unas semanas leí una nota en El Observador de que se iban a aumentar las horas de producción respecto al año anterior. En marzo de ese año explotó una pandemia que tuvo un canal parado. Yo también te cuadriplico: no hubo rodajes por cinco meses. En promedio hacíamos 1.200 horas de estrenos anuales, entre contenidos adquiridos y producciones locales. Después, las asesorías y consultorías dependen de cómo uno va a gestionar. Creo que permiten tener una visión más global. Si las cortás, vas trabajando a un nivel más intuitivo. Capaz es lo que ves hoy en la pantalla.

Federico Dalmaud en el bar Las Flores de Bulevar España.

¿Creés que hay una vuelta a un método más intuitivo, como los de antes?
Creo que está volviendo una mística de la TV Ciudad de antes, que ya creíamos superada. Hace siete años, TV Ciudad no estaba en la comunicación diaria. Hoy la gente sabe que existe. Espero que no vayan por ese lado.

¿Qué tan lejos estamos de lograr un sistema como el de Deutsche Welle, con miembros honorarios de distintas organizaciones sociales que designan al directivo?
Lejísimo. El modelo europeo tiene otra cabeza. Surge más desde el nacionalismo. En España lo primero fue la televisión pública y después vinieron los canales. Ya está asumido que son productos que tienen que estar, y se financian con el cobro de un impuesto. Se fueron creando modelos fuertes, consolidados, autónomos. Contrapuesto a eso tenemos el modelo latinoamericano: vaivén político, dependencia total de las decisiones políticas y cambios de gobiernos.

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...