Ministerio de diseño > Deco | Interiores |

Imperfecto... ¡perfecto!

¿Viste cuando entrás a un lugar y te querés llevar todo-todo? Eso es lo que sucede al ingresar en esta obra integrada por piezas de arte utilitarias o decorativas que deslumbran

Tiempo de lectura: -'

14 de mayo de 2014 a las 00:00

¿O cuando conocés a una persona por fuera y te encanta pero cuando te cuenta de su vida te deslumbra?. Bueno, eso parecido, suele suceder al ver la obra de Carolina Iotti. Y cuando te cuenta cómo llega a plasmar sus ideas y el camino que recorrió, da más valor aún a esas piezas de arte, utilitarias o decorativas, que definitivamente impactan...y enamoran.
Por lo simple pero elaborado, por las referencias nórdicas, africanas o japonesas. Una noche debe haber soñado con Marimekko, Yayoi Kusama y Missoni y a la mañana sale algo así, lleno de referencias estéticas internacionales o geográficas de todos los tiempos.
Estoy segura de que si uno las viera en la tienda del MoMa se las traería ipso facto. Viéndolas en la web en Facebook o instagram acá con fotos divinas, y muy cuidadas también, redefinimos el concepto de "¿con cuál me quedo?".
El apellido Iotti (y el espíritu artístico de la familia por lo visto) viene entre otros, de su abuelo, que tenía una sastrería muy conocida en los años ´50 y ´60 . De ese negocio familiar y de convivir desde chica con grandes diseños en la mesa o en la cocina: Churba, Alessi, o muebles escandinavos, es que su mente pensó que, de dedicarse al diseño sería imposible acercarse a esa perfección, por lo cual bautizó su marca "Imperfecto Iotti".
Esa declaración de humildad más la herencia familiar y un espíritu inquieto en diversos campos artísticos tiene este resultado que parece invocar a los dioses para conformar una colección que también es un poco así: contemporáneo y artístico pero con reminiscencias de otros años dorados de diseño internacional.
Carolina es ex bailarina de tango argentino, The Tango Lesson de Sally Potter, de ballet y danza contemporánea. También estudió diseño de modas, ilustración y dibujo.
En el 2010 largó todo y comenzó una nueva etapa donde volcó su creatividad en la cerámica y decoración. Con su taller en Chacarita, provincia de Buenos Aires, su producción es completamente hecha a mano entre un alfarero y su terminación de infinitas variables.
Además las exhibe y fotografía con un ojo que le hace competencia a sus otros talentos, una maravilla atrás de otra!
La cerámica es un arte milenario, con muchos exponentes pero no siempre renovando la temática o actualizado a tendencias, me encantó esto por lo fresco, divertido y elegante a la vez.
Olviden el shabby chic o la vajilla de la abuela por un rato, e imaginen la infinidad de puestas de mesa o conjuntos decorativos que podrían crearse : todo distinto pero con una coherencia de estilo a más no poder.
En inglés lo llamarían "statement tableware": hablan por sí solas de su creadora y de quien las invite a su hogar.
¿Qué opinan?

Comentarios