Cargando...
El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden

Mundo > Máximo histórico

La inflación subió a un nivel récord en Estados Unidos

Trepó en mayo al 8,6% interanual, por encima de todas las previsiones, y es la más alta desde 1981. Joe Biden, en tanto, culpó a Vladimir Putin por la aceleración de precios

Tiempo de lectura: -'

10 de junio de 2022 a las 15:43

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) en los Estados Unidos registró una suba interanual del 8,6% en mayo, el nivel más alto desde 1981, según anunció este viernes la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) que depende del Departamento del Trabajo. Tras desacelerase al 8,3% en abril y luego del pico de 8,5% en marzo, el índice volvió a alcanzar un máximo histórico, al tiempo que la comparación mensual se situó en el 1%, siete décimas más que el mes previo.

El resultado, que se ubica por encima de todas las previsiones, se explica en buena medida por el aumento del precio de la gasolina, que se incrementó un 4,1%o en mayo, pero también por las alzas registradas en alimentos, vivienda, pasajes de avión y vehículos. Una dinámica que pone bajo presión a muchos hogares, que se ven obligados a destinar una cada vez mayor parte de sus ingresos en alimentos y alquiler, lo que reduce la demanda de otros bienes.

Según los datos oficiales, el poder de compra de los estadounidenses se está erosionando. El salario promedio por hora subió un 5,2% anual, más de tres puntos por debajo de la inflación, en un contexto donde los alimentos avanzaron 1,2% en mayo para redondear un ascenso interanual del 10,1%.

Según el BLS, tras caer en abril, el índice de precios de la energía volvió a subir un 3,9% mensual, lo que se traduce en un incremento anual del 34,6%, liderado por la gasolina, que escaló un 4,1% para marca una suba del 48,7% con relación a mayo del año pasado. El dato del precio en el surtidor condice con el índice que elabora la Asociación Americana del Automóvil. A mediados de mayo, el galón (3,7 litros) superó por primera vez los US$ 4, marcando ahora un nuevo récord de casi US$ 5, dos más que en el mismo período de 2021.

Aunque la inflación mensual y anual se reducen al 0,6% y 6%, respectivamente, si se toma la inflación subyacente -que no tiene en cuenta los valores volátiles de la energía y de los alimentos-, el resultado tampoco es alentador. Ambos números se ubican por encima de lo previsto.

Según los analistas, la inflación debería disminuir en la segunda mitad del año. Con ese objetivo, la Reserva Federal comenzó a desplegar una agresiva suba de sus tasas de interés de referencia. La estrategia, sin embargo, podría provocar una recesión en la medida en que aumente el costo de los créditos para consumo y enfríe la actividad, lo que supone un complejo equilibrio para el organismo que, según advirtió el economista Nouriel Roubini, deberá elegir entre las malas y las peores opciones.

El tema de la inflación en Estados Unidos, al igual que en otros países, está en el centro del debate. Las encuestas de opinión señalan que es la principal preocupación de las familias y que la mayor parte de los estadounidenses desaprueban la gestión del gobierno de Joe Biden en materia económica. Un tema que levantan los republicanos de cara a las elecciones de medio término y que obligó a la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, a reconocer la semana pasada ante el Comité de Finanzas del Senado que se equivocó sobre la evolución de los precios.

El mea culpa alcanzó rango institucional: “Estados Unidos afronta un nivel de inflación que es inaceptable”, admitió Yellen. Presionada por la oposición, la principal responsable de la política económica sostuvo que “el país requiere de una postura presupuestaria adecuada para amortiguar la presión inflacionaria y no socavar el nivel de actividad”. Sin embargo, rechazó que la inflación más elevada en cuatro décadas esté causada por los US$ 1.9 billones inyectados con el plan de Biden como estímulo ante el impacto de la pandemia.

En línea con el discurso de la Casa Blanca, Yellen sostuvo que el alza de precios, en especial de los alimentaros y la gasolina, se debe a la guerra entre Rusia y Ucrania, y puntualizó el conflicto aceleró una tendencia que estaba presente desde antes de la guerra. “Estamos viendo una inflación alta en casi todos los países desarrollados y en contextos de políticas fiscales muy diferentes. Así que no es el caso que la mayor parte de la inflación sea el reflejo de los estímulos”, afirmó.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...