Opinión > OPINIÓN

La mala praxis del coeficiente de Gini y el derecho humano al déficit

La negación de los principios económicos elementales termina en la negación de los principios fundamentales de la libertad

Tiempo de lectura: -'

04 de junio de 2019 a las 05:04

En sus picos de hubris, Cristina Kirchner solía confundir los índices de pobreza con los de distribución de ingresos (Gini) y sacaba conclusiones que predicaba en las universidades y otros foros mundiales. La ahora candidata a vicepresidenta empoderada disfrutaba de una ignorancia de amplio espectro que lucía con orgullo, pero esa deliberada confusión responde al discurso que viene defendiendo el progrepopulismo en cuanto ámbito puede penetrar. 

A medida que la libertad de comercio fue reduciendo la pobreza a los niveles más bajos de la historia, el neomarxismo cambió el foco al coeficiente de Gini, que no mide la injusticia ni la inequidad ni la pobreza, sino que es un índice de distribución de los datos de la curva del ingreso. Pero es mucho más efectista llamarlo “el índice de inequidad”, aunque no sea cierto. 

Los organismos internacionales –finalmente burócratas empleados públicos sublimados– lo ponen como un marcador de bienestar, que no lo es, y lo que es peor, tratan de forzar la realidad para lograr optimizar ese índice, mediante el simple recurso de gravar a los que generan más ganancias y repartirlas entre los que generan menos. Comunismo del más simple, en otras palabras. 

Al usar un modelo estadístico para sacar conclusiones económicas, se cae en la trampa matemática. Simplificando, si el coeficiente se acerca a uno, implica que hay gran disparidad en los ingresos (o en cualquier cosa que se mida) y si se acerca a cero, se arrima a la igualdad perfecta. En una población donde todos ganasen US$ 200 y unos pocos ganasen 200.000, por ejemplo, el resultado sería cercano a uno, lo que según esta lógica sería nocivo. Si en cambio todos los habitantes ganaran US$ 100, el resultado sería cero, con lo que supuestamente todos estarían muy felices al haber logrado ganar la mitad que antes. Si el umbral de pobreza fuera 130 por ejemplo, todos serían pobres en el segundo caso, ¿pero felices?

Empero, si bien el sistema de medición es malo, tiene algunas virtudes. Permite alardear a ciertos gobiernos de tener un coeficiente más bajo que los países del primer mundo, por ejemplo; o pregonar la equidad y usar el resentimiento como argumento de campaña. O mejor, es una buena excusa para proponer impuestos sobre la renta diferenciales, así los jerarcas se quedan con el mazo de cartas para repartir a su antojo. (Esto vale mundialmente).

Cuando el trotskismo sindical habla de las nuevas tendencias globales en este aspecto, en rigor habla de las viejas ideas: sacarle ingresos a los sectores que producen y repartirlos entre el proletariado. Por eso, aún el propio sacrosanto e inútil índice de Gini, que antes se aplicaba sobre los ingresos, ahora se usa también para medir las tenencias, o sea el ahorro acumulado. La excusa perfecta para repartir también el capital, de modo de alcanzar el cero absoluto. No hay un solo cálculo, una sola prueba, que muestre que la riqueza legítima de algunos provoque la pobreza de otros, al contrario. 

Tratando de corregir el resultado de la ecuación, se termina logrando que en la práctica todos ganen US$ 100 o menos, como en el ejemplo.

Porque ya no hay producción, ni inversión, ni turismo, ni mérito, ni se genera riqueza alguna. Uruguay lo está empezando a notar, aunque no lo digiera aún. Véase el triste ejemplo de la destrucción del negocio turístico diezmado por la inseguridad, los impuestos y el sabotaje sindical sistemático, un tiro en el pie, como en el caso Buquebús. 

Ni una sola inversión en el mundo se define por el coeficiente de Gini. Por suerte. Pero paradójicamente, las inversiones bajan la pobreza y aún acercan el coeficiente a cero. Lo que no se puede es hacerlo de prepo, con impuestos, porque sería una manipulación de los índices, como el Indec falso de Cristina. 

Hablando de falsedades, el otro argumento igualmente mentiroso e irresponsable que se escucha en estos días es que el déficit no lo es todo. Que el bienestar de la sociedad es más importante que unas décimas o unos puntos de desequilibrio presupuestario. Se ve que el ejemplo de Argentina ha caído en saco roto. El nadismo gradual, el ajuste postergado, la convicción de que “la pobre gente” merece un poquito más de déficit y endeudamiento, termina en la pérdida de crédito y finalmente con el sufrimiento mayor de “la pobre gente” que se quiso proteger. Claro que así no se ganan elecciones. Por eso se acusa a Macri de neoliberal, cuando en verdad su gobierno se pareció mucho más al peronismo o al frenteamplismo. 

El déficit sistemático es otro modo de falsear estadísticas, o de falsear la realidad. Es el ingrediente central del populismo y la demagogia. Es la improvisación irresponsable de quien gobierna y de quienes lo toleran o usufructúan. 

Aquí se suele argüir que los países más desarrollados tienen un déficit y endeudamiento sistemático. Y además de la irresponsabilidad se cae entonces en el error estratégico. Las economías pastoriles, de escaso valor agregado y tomadoras de precio, no se pueden dar el lujo de copiar las sandeces de las economías mayores, que los diluyen en el tiempo, las pseudoguerras y los salvatajes estatales. 

Los regímenes como Cuba o Venezuela, y aún como el kirchnerismo, no empiezan como un proyecto de esclavitud social o antidemocracia.

Empiezan con despropósitos económicos que quieren cambiar la realidad por cualquiera de los métodos coercitivos conocidos y que, a medida que van fracasando, llevan al totalitarismo económico primero, y a la supresión de todas las libertades después. Prohíbase, exprópiese, confísquese, amordácese, tiranícese. Pero el Gini oficial tenderá a cero, seguramente, y el déficit a 10.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...