Nacional > Discusión presupuestal

La metáfora del “pollito” de Zubía y el “realismo mágico” de Interior, según diputada del FA

La Cámara de Diputados discutió sobre la asignación de recursos al Ministerio del Interior entre acusaciones cruzadas de la frenteamplista Bettiana Díaz y el colorado Gustavo Zubía 

Gustavo Zubía

Tiempo de lectura: -'

13 de octubre de 2020 a las 21:24

La asignación presupuestal al Ministerio del Interior (MI) fue motivo de debate este martes en la Cámara de Diputados. Mientras que la frenteamplista Bettiana Díaz advirtió de la dificultad de implementar algunas medidas que se proponen en el proyecto de ley, como la construcción de cuatro cárceles y la contratación de mil policías retirados, porque “no tienen plata atrás”, el colorado Gustavo Zubía dijo que le “congratula” el presupuesto presentado.

Díaz señaló que existe “realismo mágico” ya que hay ministerios, como el del Interior, que “tienen un plan y no tienen cómo ejecutar ese plan". "No no saben cuándo lo van a poder ejecutar y con qué plata y si en algún momento lo van a poder ejecutar”.

La diputada frenteamplista alertó que para que sea posible crear las cárceles “lo que se va a hacer es vender inmuebles”, algo que es “engorroso”. Pero además, según sostuvo, no existe  “ni siquiera la confirmación de que el Ministerio del Interior vaya a contar con los fondos de los inmuebles que va a vender para construir esas cárceles” porque el artículo 64 del presupuesto establece que solamente el 25% de los recursos obtenidos por la venta de esos inmuebles sean destinados a los ministerios y un 75% al Plan de Mejoramiento de Barrios.

Agregó que “en las líneas de base del presupuesto al Ministerio del Interior se le prohibió, dicho por la gerencia financiera del ministerio, aumentar el combustible”. “No me puedo explicar si es que van a patrullar como Pedro Picapiedra porque cómo van a hacer para patrullar y aumentar el patrullaje sin incrementar los gastos de combustible. Inexplicable”, señaló.

Bettiana Díaz

Zubía dijo que compartía “cien por ciento las apreciaciones de la diputada Bettina Díaz en cuanto hacía referencia al realismo mágico”. Pero enseguida aclaró: “En materia de seguridad vivimos realismo mágico”. Para explicar el concepto, señaló: “Creemos que ese pollito, tan saludable que llega a nuestro plato para comerlo, ha venido de un lugar donde corría con otras aves del jardín y disfrutaba de la vida. Mentira. Vino de un sistema de luz eléctrica, de hormonas y de absoluta limitación de su capacidad de movimiento y eso es lo que nosotros comemos”. 

El colorado aclaró que “la vaca no estuvo alegre cuando la mataron” y que “sufrió” y trasladó ese concepto a la discusión por la seguridad. “¡Así parece que es lo que estamos manejando en materia de seguridad! Parece que hablamos de ilusiones, felicitamos a los gobiernos anteriores cuando en 2002 teníamos 6.000 rapiñas y en el 2019 dejamos el país con 29 mil rapiñas! ¿Pero de qué estamos hablando? Estamos hablando de que la delincuencia se ha apropiado de nuestro país”, dijo eufóricamente.

Para Zubía el “realismo mágico” se pudo ver en la condena al sindicalista Marcelo Balcedo, que “lavó millones de dólares y recibió como pena aflictiva siete meses de prisión”. También en la situación carcelaria, en donde “delincuentes conocidos hacían yoga, murga o canto coral” en vez de “recuperar a individuos que están con la mente cien por ciento dedicada al delito”. “La solución es control, control, represión en su caso y sobre todo desbaratar las bandas que siguen operando porque no puede este gobierno hacer milagros en las cárceles uruguayas”, manifestó.

A su vez, reclamó que las cárceles uruguayas “deben incluir muchos más presos” –hoy son “12.800”–, en base a un cálculo que hizo con “regla de tres”. “Haciendo nada más que una regla de tres con el año 2002 con el número de delitos cometidos en ese año, las cárceles uruguayas hoy tendrían que tener 20.300 presos. ¡20.300 nada más que para mantener aquella estadística!”, aclaró. Es que para el diputado “el uruguayo está desnorteado y repite y repite como una mecánica de autoconvencimiento que al delincuente lo tenemos que tratar bien y que no tenemos que ser severos”, por lo que insistió en poner más énfasis en las políticas carcelarias y de seguridad.

Luego de la exposición de Zubía, Díaz le aclaró que se refería a “realismo mágico” con la idea de “hacer parecer lo irreal como algo cotidiano” y no a “facturas ideológicas”. La diputada explicó que no estaba debatiendo sobre “la seguridad en general”, sino del “inciso del Ministerio del Interior y de la asignación presupuestal que se hace para que se pueda llevar adelante una parte de la política de seguridad”. “No se puede hablar de todo cuando estamos mezclando chorizo con velocidad”, remató.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...