Nacional > UDELAR

La superpoblación en las facultades: motivo de deserción, corridas y violencia

Consejeros estudiantiles creen que el problema de la superpoblación universitaria se hubiera gestionado si el gobierno cumplía con la promesa de dar el 6% del PBI para la educación

Tiempo de lectura: -'

06 de marzo de 2019 a las 05:01

Corridas a las siete y media de la mañana en busca de un lugar en el salón, estudiantes sentados en el pasillo sacando apuntes sin ver al profesor, alumnos entrando por la ventana desesperados por llegar a tiempo. La situación de superpoblación en algunas facultades de la Universidad de la República se repite. El panorama, salvo excepciones, no cambia desde hace varias décadas.

El video que mostró la caótica corrida de estudiantes del turno matutino de la Facultad de Ingeniería en busca de lugares en los salones volvió a poner sobre la mesa un tema que preocupa a las autoridades de la mayoría de las facultades y que tiene como principal culpable, según delegados estudiantiles de los centros más numerosos (Ingeniería, Medicina, Derecho y Ciencias Económicas), al gobierno nacional y su incumplimiento de la promesa electoral de otorgar el 6% del PBI para la educación.    

Sin embargo, ninguno de los que reclama el cumplimiento de esa meta explica cuántos recursos se requeriría para solucionar el problema de espacio ni existe certeza que el aumento presupuestal se usaría para eso fines.

Derecho 

A Diego Riveiro, representante de la agrupación Brum,  le tocó vivir una de las situaciones que mejor representan el problema mientras cursaba el tercer año de la carrera. En 2018 se abrieron 500 cupos  para la materia Administrativo I y el salón dispuesto para las clases tenía capacidad para 70 estudiantes. "Era una locura la sobrepoblación en ese salón. Yo tuve una clase antes y no me pude quedar porque si quería quedarme tenía que estar a cinco metros de la puerta y no escuchaba nada", recordó a un día del comienzo de un nuevo año lectivo en la facultad.

"Pasa que hay muchísimo estudiantes en el piso incluso afuera de los salones, sin ver, simplemente escuchando y sacando apuntes. Ha pasado y van a seguir pasando casos de estudiantes entrando por las ventanas de los salones como locos para conseguir lugar. Incluso pasa de gurises que se vuelven para la casa porque no quieren tener clases donde no pueden entrar ni ver al profesor. Y es algo que no solo pasa en primer año. Yo hice tercero el año pasado y el salón más grande de la facultad se sobrepasó de gente", contó Riveiro quien cursa abogacía.

Agustín Marchesano, consejero de la Corriente Gremial Universitaria (CGU) en la facultad, dijo a El Observador el 20 de febrero que están colaboraron con el Decanato de la facultad en la búsqueda de salones para alquilar.

De todas formas, Riveiro entiende que esa es una medida paliativa que no ataca al problema de raíz. "Alquilamos el IMPO, el teatro Stella, el Grupo Cine, pero vamos a volver a tener el mismo problema. Entonces es importante buscarle una solución concreta al asunto, invertir en un edificio, por ejemplo, y no tomar medidas a la carrera e improvisadas, sobre un asunto que perjudica el aprendizaje de los estudiantes", dijo.

Riveiro, que considera que la masividad en las clases es "una de las grandes razones que lleva a la deserción de la facultad" porque "desmotiva", también presenció el año pasado corridas de alumnos de primer año en busca de lugares en los salones. 

Para el consejero de la agrupación Brum "es un problema inevitablemente vinculado a políticas de gobierno nacional". "Nosotros como estudiantes venimos luchando por el 6% (del PBI para la educación). Eso ayudaría mucho en cuanto a tener espacio para estudiar", añadió.

Ingeniería

Sofía Senatore, delegada de esta agrupación de estudiantes, contó a El Observador este lunes que el tema fue planteado en el consejo de la Facultad y hablaron de buscar diferentes soluciones logísticas. El movimiento de horarios y salones son algunas de esas medidas que se están evaluando, pero según cree Senatore, "el problema de la masividad tiene una causa presupuestal" que también ajudica a la administración de Tabaré Vázquez.

"Estaba la promesa del 6% (del PBI para la educación) y no se ha cumplido. Con el poco presupuesto que se tiene estamos viendo soluciones más desde la gestión. En la ultima Rendición de Cuentas a la universidad se le dio menos del 5% del total que había pedido. En 2008 había nueve alumnos por docente, en 2017 hubo 13,5. A pesar de la buena voluntad de las autoridades de la facultad, se presentan condiciones externas que nos limitan", dijo la representante estudiantil.

Senatore aclaró también que las soluciones a estos problemas no pueden ser pruebas de ingreso o medidas que limiten la inscripción a la facultad. "La universidad es un derecho fundamental y trabajamos en ese sentido. No hay que limitar el ingreso sino generar más presupuesto", sostuvo.

En relación a OpenFing, un proyecto de la facultad cuyo cometido es filmar clases teóricas y luego subirlas a un sitio web donde los estudiantes pueden acceder y ver una y otra vez lo dictado, Senatore aseguró que es una herramienta más que los estudiantes tienen como apoyo pero "bajo ningún concepto puede sustituir a la clase presencial".  

Medicina

Una estudiante de la Facultad de Medicina agredió a una compañera el martes 9 de octubre de 2018 en medio de un teórico de Cardiología, luego de que las dos estudiantes discutieran por un lugar en el salón de actos de la facultad, que estaba repleto. 

Para Cecilia Ríos, delegada del Frente de Participación Estudiantil de la Facultad de Medicina, la situación desde hace años es compleja y se ha agravado en los últimos tiempos. 

https://www.elobservador.com.uy/nota/una-pelea-en-la-facultad-de-medicina-por-un-asiento-termino-con-la-policia-en-la-puerta-201810101798

"Hay un aumento de la matrícula estudiantil y un no aumento de la plantilla docente. Los primeros tres años de Medicina son los que están peor en esta situación, se ve concretamente en los anfiteatros donde se dan las clases teóricas, están siempre llenos, la gente tiene que ir una hora o más antes para conseguir lugar", dijo Ríos en diálogo con El Observador

También en este caso los dardos van para el gobierno y la interpretación de falta de dinero para la educación. "Eso no pasó y tiene las consecuencias concretas a la vista", apuntó. 

Ciencias Económicas

El panorama más alentador lo describió Rodrigo Nicolau, representan de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEEU) en la Facultad de Ciencias Económicas. Aunque admite que el "problema de la masividad no es ajeno" al centro de estudios por ser "una de las facultades más grandes", contó a El Observador que la problemática disminuyó luego de que en 2016 se finalizara de construir un aulario en frente a la facultad.

Ese nueve edificio tiene con entre ocho y nueve salones grandes, llegando algunos a tener espacio para trescientas personas. "Que se haya terminado de construir el aulario terminó con ese problema de entrar a clases a las corridas", señaló. 

"En lo que sí sufrimos la masividad es en el impacto de pasar de tener treinta compañeros en el liceo a  tener una clase con trescientas personas en la facultad. No son condiciones óptimas para aprender. Es mejor tener una clase reducida, donde puedas hacerle preguntas a los profesores, donde te puedas sentir cómodo", añadió el estudiante. 

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...