Cargando...

Nacional > Imputados con prisión

"Por lo que perdimos": lo que motivó a un preso a matar a hincha de Nacional

El fiscal de Homicidios Juan Gómez envió a la cárcel a los responsables del asesinato de Lucas Langhain, aunque el caso sigue y hay más involucrados 

Tiempo de lectura: -'

23 de diciembre de 2019 a las 05:02

El cuerpo de Yamila se puso rígido. Su mirada se congeló y sus ojos se fijaron en la puerta del fondo por donde ingresan los imputados. Por el vano de esa puerta asomaba la cabeza de María Soledad Álvez, la mujer que estaba con el hombre que asesinó a su novio a las 21.54 del domingo 15. Yamila estaba con Lucas Langhain cuando cayó al suelo en 8 de Octubre y Presidente Berro, luego de recibir un disparo que provocó su muerte 15 minutos después. Una de las seis balas que disparó Gaby Esteban Costa perforó incluso la campera de ella, aunque no la lastimó.

Pero ahora solo miraba a esa mujer que esperaba la orden del juez Huberto Álvarez para pasar a la sala, en donde también esperaba el fiscal Juan Gómez, quien iba a lograr la imputación por un homicidio muy especialmente agravado para Álvez y Costa, en calidad de cómplice para ella, y de autor para él. Y 180 días de prisión preventiva para los dos.

La respiración de Yamila empezó a acelerarse, y sus hombros comenzaron a subir y bajar. Estaba convencida de que esa mujer no era la misma que corrió hacia avenida Italia luego del ataque contra la hinchada de Nacional, que se dirigía a 18 de Julio para festejar el campeonato ganado.

"La veo en la calle y le parto la cabeza. Ay, me va a pagar", gritó la joven y rompió en llanto. La puerta del fondo fue cerrada de inmediato, pero no alcanzó para detener su angustia. Gómez le pidió que se tranquilizara. "Así no podés estar", le dijo. Pero no hubo caso. Yamila tuvo que salir de la sala. Sus gritos siguieron escuchándose afuera, acompañados por golpes.

"Ella piensa que es otra persona, pero son cuestiones de las redes sociales que largan bolazos para todos lados", dijo Gómez a El Observador, cuando la audiencia ya estaba por comenzar, y los imputados finalmente entraron a la sala.

Costa, que pasó primero, se sentó al lado de la abogada defensora Gabriela Machado, y dio un largo bostezo. Este hombre de 27 años, adicto a la droga, mató a Langhain a cambio de "tres tizas de pasta base". Tiene antecedentes penales por narcotráfico y hurto, y acató las órdenes dictadas desde la cárcel por parte de Erwin Parentini Flores, conocido como el Coco, uno de los líderes de la barra brava de Peñarol.

Álvez, de 21 años, tiene un antecedente de comienzos de este año por tráfico interno de armas y su uso en lugares públicos. Por momentos, sobre todo cuando escuchó que iba a ir a la cárcel como medida preventiva mientras Gómez prepara el juicio oral, lloró y se tomó la cabeza con sus manos.

Ellos o nosotros

Costa no era hincha de Peñarol. Ni siquiera le importaba el fútbol. Solo pertenecía al grupo de "perros" −como se utiliza en la jerga criminal para denominar a quienes siguen las órdenes de delincuentes con jerarquía− a los que recurre el Coco Parentini desde el penal de Libertad. Este líder de la barra brava de Peñarol −el autor intelectual del asesinato, que también será imputado por este caso en las próximas horas, según fuentes del caso− se contactó por primera vez con Costa el sábado a la tarde. Llamó a un celular perteneciente a una persona de su confianza que hasta este domingo se encontraba libre, y que también es indagada por las autoridades, entre otros sospechosos de la investigación que aún no culmina.

La policía detuvo a esta persona pocas horas después de la audiencia, y se trata de nada menos que la novia de Parentini. Esta mujer tiene 34 años y 12 procesamientos con prisión.

Parentini tuvo varios intercambios con el encargado de matar a quien fuera de Nacional, por el solo hecho de ser del otro equipo. Durante la audiencia, sin nombrarlo, Gómez dijo que Parentini justificaba de esta forma lo ocurrido hace exactamente una semana: "Por lo que pasó, por lo que perdimos, porque son ellos, porque somos distintos a los demás".

Las fuentes cercanas a la investigación dijeron a El Observador que el Coco se refirió a esa fundamentación durante los interrogatorios a que fue sometido en la mañana del domingo.

El Coco siguió de cerca que su plan se cumpliera como estaba estipulado. Cuando Costa llegó a las inmediaciones de la sede de Nacional y comenzó a caminar junto con Álvez por 8 de Octubre, volvió a contactarse con el sicario mediante videollamadas para presionarlo. Si no se animaba a disparar, de acuerdo a la confesión del propio homicida, "lo iba a mandar matar".

Entonces se animó.

Los alfajores y el lamento

El testimonio de Álvez y Costa acerca de cómo fueron los hechos coinciden en lo medular, aunque difieren en algunos detalles y, en las últimas horas, esas diferencias se acrecentaron. Ambos fueron interrogados también horas antes en la mañana, y ahí las versiones se distanciaron un poco más, aseguraron los informantes.

Los dos relataron que se tomaron un taxi en Carlos María Ramírez y Bogotá −en el Cerro−, que se bajaron en 8 de Octubre y Comandante Braga cuando ya había terminado el clásico, y que caminaron junto a los parciales tricolores durante un rato, sin mezclarse con ellos, minutos antes del ataque mortal.

Ella dijo en cambio que no sabía a qué iba porque supuestamente Costa le pidió que la "acompañara a hacer un mandado". También declaró que se sorprendió cuando el hombre sacó el arma para disparar.

Difieren también a la hora de explicar cómo fue su huida. Ella sostuvo que escaparon por separado, pero él que lo hicieron juntos. De acuerdo al testimonio de Costa, los dos se tomaron un ómnibus de la línea 370, con dirección al Palacio Legislativo y que en ese punto se bajaron. 

"Allí se compraron alfajores y una coca cola. Estuvieron un rato y se tomaron un taxi de vuelta al Cerro", contaron las fuentes.

Días después, cuando ya había confesado lo que hizo, Costa declaró lo siguiente ante el perito psiquiatra, tal como fue citado por Gómez ante el juez: "Una cagada que una familia se quede sin su hijo para las fiestas".

Reclamo
El juez Álvarez accedió a todo lo que solicitó la fiscalía. Costa y Álvez fueron imputados por el asesinato, con el agravante por alevosía y uso de armas de fuego, y ambos fueron enviados durante seis meses a prisión preventiva. En conferencia de prensa luego de la audiencia, Gómez dijo que, al menos en el caso de Costa, la Justicia puede determinar al fin del juicio oral una condena de entre 15 y 30 años de cárcel
La abogada de los imputados, Gabriela Machado, reclamó que sus defendidos fueran interrogados sin su presencia desde el viernes, cuando fueron detenidos, en el entendido de que esa era una práctica ilegal. Gómez sostuvo que el nuevo Código del Proceso Penal permite esa salvedad, a la que recurrió debido a la "trascendencia púbica del caso", y el juez no tuvo reparos sobre el asunto. Además, las fuentes indicaron, por su parte, que los imputados dieron sus declaraciones en forma voluntaria.
Confianza

Cuando Gómez salió de la audiencia, afuera, visiblemente más calmada, estaba Yamila. El fiscal fue directamente a su encuentro en la sala de espera. Pero fue ella la primera que habló.

—No es muy flaca como en las fotos —dijo en voz baja y entrecortada.

—No te dejes guiar por las redes. Estoy seguro. Te puedo mostrar lo que ella dijo —respondió el fiscal, con su característica habla lenta y pausada.

—¿Y el loco estaba ahí? —preguntó ella, pero Gómez no la escuchó, porque estaba abriendo la carpeta de la investigación para mostrarle el lamento de Costa por la pérdida de un hijo. Y le acercó la hoja para que la leyera.

—¿Entendés? Nadie puede decir eso si es ajeno al hecho. Quedate tranquila. Vamos a seguir.

—¿Van a seguir y ta?

—Vamos a seguir y (resolver el caso) mucho más pronto de lo que ustedes creen. Yo me quiero ir el 24 tranquilo de que hablé con usted, le di mi palabra y cumplí, ¿ta?

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...