Salud > Alimentación

Las dietas bajas en carbohidratos no matan, pero tampoco son una buena idea

Un estudio hecho entre 1999 y 2010 en Estados Unidos mostró que ingerir poco pan o fideos, entre otros alimentos que contienen hidratos de carbono, aumenta el riesgo de muerte

Tiempo de lectura: -'

30 de agosto de 2018 a las 13:28

Un nuevo estudio preliminar sugiere que las dietas bajas en carbohidratos podrían aumentar la probabilidad de muerte prematura. El hallazgo fue anunciado el martes en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología en Viena (Austria), informó el medio Live Science.

El estudio aún no ha sido publicado, pero los investigadores señalan que hacen falta investigaciones adicionales antes de que los médicos aconsejen comer más pan y pasta. Tuvo a 25.000 sujetos experimentales que participaron en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de EEUU (NHANES, por su sigla en inglés) entre 1999 y 2010.

Al finalizar el período de seguimiento de seis años, los investigadores descubrieron que en el caso de los sujetos que seguían una dieta baja en hidratos de carbono había un 32% más de probabilidad de morir durante este período. Y, lo que es más llamativo, en el transcurso del período de seguimiento se dieron más probabilidades de que estos sujetos murieran debido a una enfermedad cardiovascular, cerebrovascular o de cáncer (51%, 50% y 35%, respectivamente). Al cruzar los resultados con los datos de otras investigaciones, el autor del estudio, Maciej Banach, llegó a la conclusión de que lo ideal sería evitar dietas bajas en hidratos de carbono a largo plazo.

El investigador polaco de la Universidad de Medicina Lodz señaló que su estudio tiene ciertas limitaciones. El período de seguimiento duró únicamente seis años, de manera que es difícil decir si eso cuenta como un plazo lo suficientemente significativo. Además, se usaron datos de un autorregistro, y es complicado determinar lo que cuenta como niveles de carbohidratos suficientemente bajos para que ello suponga un riesgo para la salud.

Los investigadores descubrieron que en el caso de los sujetos que seguían una dieta baja en hidratos de carbono había un 32% más de probabilidad de morir

La directora del Laboratorio de Nutrición Cardiovascular en la Universidad Tufts, Alice Lichtenstein, pone en tela de juicio los resultados del estudio llevado a cabo por Banach. De acuerdo con esta experta, "la asociación no muestra necesariamente la relación causa-efecto". Los datos suministrados por los sujetos experimentales no permiten saber si tenían inicialmente problemas de salud que pudieran haber sido la verdadera causa de la muerte.

Lea también: Huevos en el desayuno, la clave para aliviar el estrés

Como ejemplo, ella menciona que lo más probable es que la gente que ya tenía problemas cardiovasculares estuviera siguiendo una dieta baja en hidratos de carbono precisamente debido a su mal estado de salud. Así, los niveles de mortalidad podrían deberse en mayor medida a los sujetos mismos en vez de a la dieta. Lichtenstein también destaca que a partir de estos datos tampoco se puede saber si los sujetos estaban de verdad siguiendo estas dietas.

A pesar de ello, la experta también desaconseja seguir dietas bajas en hidratos de carbono, pero por otros motivos. Según explica, son dietas que son difíciles de seguir y limitan la vida social, ya que la gente empieza a preocuparse por las tentaciones a las que pueda enfrentarse.

Durante el seguimiento se dieron más probabilidades de que estos sujetos murieran debido a una enfermedad cardiovascular, cerebrovascular o de cáncer (51%, 50% y 35%, respectivamente)

Para la mayoría de la gente, una dieta saludable no se basa en niveles bajos de grasas o hidratos de carbono, agrega la nutricionista. En realidad se necesitan muchas frutas y verduras, cereales y pescado acompañados de niveles bajos de azúcares y grasas saturadas. Todo ello dentro de los límites calóricos, concluye Lichtenstein.

Fuente: Sputnik

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.