El comportamiento en la vida cotidiana > COMPORTAMIENTO/ ROBERTO CAVA DE FEO

Las fotografías de bodas de antaño y hogaño

Tiempo de lectura: -'

09 de marzo de 2018 a las 05:00

"Pasan los años y Uruguay mantiene sus rasgos típicos". Esa era la frase que escuchábamos con frecuencia por la radio hace más de sesenta años. La recuerdo y viene a mí en este momento cuando intentaré pintar un tiempo muy nuestro. Vuelvo la mirada con el corazón a las fotografías familiares de antaño y allí están las bodas de mis bisabuelos, las de mis abuelos y la de mis padres.

En nuestro país existe una larga tradición de fotografías. Hubo excelentes fotógrafos y los tenemos hoy también. Años atrás dejé a un lado la definición de matrimonio de nuestro Código Civil. Hoy repito las palabras que nos dicen que "el matrimonio es la unión permanente, con arreglo a la ley, de dos personas de distinto o igual sexo".

Para que el matrimonio sea válido es necesaria la presencia de los contrayentes, cuatro testigos y el Oficial del Estado Civil. La ley es clara y habla de los edictos previos a la ceremonia. Es aquí donde el Ceremonial acude puesto que nos encontramos ante un acto en el cual dos personas se unirán en matrimonio. ¿Qué es una ceremonia? Es un acto humano rodeado de determinadas formalidades. Entre ellas están las mencionadas en este mismo párrafo.

Por otra parte, están las ceremonias religiosas. En ellas se exigirán también algunos requisitos. De las ceremonias civiles y religiosas quedan los recuerdos visuales a través de la fotografía y de los actuales modos de la tecnología. Todos atesoramos sin duda las imágenes de innumerables matrimonios. En las antiguas, en las de años atrás y en las actuales, están reflejadas la moda, la manera de vestir y de embellecerse.

Una boda no es una fiesta de carnaval. Es algo muy serio que requiere atención. Es muy lógica la presencia de la alegría, pero una alegría contenida porque se está festejando la unión de dos personas y su unión permanente. A mí me apena cuando observo algunos desatinos.

El Ceremonial está presente en las celebraciones de bodas. Si se ofrecerá un agasajo deberá determinarse cómo será. Si es una cena no es posible que la música invada todo y no permita a los invitados mantener una conversación. Habrá después mucho tiempo para la música y el baile. Pero cada cosa en su sitio. La equilibrada colocación de los invitados en las mesas logrará una amable interrelación.

Las personas muy jóvenes me considerarán de siglos atrás. No lo soy y animaré siempre a hacer celebraciones con gusto y decoro. No es para poner una nota trágica. Sin embargo, en Buenos Aires, unos jóvenes muy alegres lanzaron al aire a un contrayente en la fiesta de boda. Todo terminó con un velorio y entierro. Otro buen amigo se presentó en silla de ruedas en la iglesia. En la despedida de soltero también lo arrojaron al aire, cayó violentamente y con fracturas múltiples.

Antiguamente los amigos del novio le ofrecían una cena de despedida de soltero. Hay fotografías que no engañan y nos permiten ver a unos señores con aspecto de muy mayores -y no lo eran- sentados elegantemente en la mesa. Un arreglo floral bueno la adornaba. Más tarde se lo hacía llegar a casa de la desposada. Las señoritas eran despedidas con un "shower tea". Unas bromas amables eran hechas y así, la futura desposada, podía ser conducida por la calle seguida por sus amigas. Así fueron antaño las despedidas de solteros. Los españoles dicen "de soltería".

Comentarios