Consultor Tributario > CONSULTOR TRIBUTARIO / CARLOS LOAIZA

Los retos de la economía digital y la singularidad de cada modelo de negocios

Uruguay ha regulado expresamente plataformas como Netflix, Spotify, Uber o AirBnB

Tiempo de lectura: -'

06 de agosto de 2018 a las 05:00

En octubre del año pasado tuvimos ocasión de comentar en este mismo espacio la relevancia de la economía digital y el desafío que supone para los sistemas tributarios del mundo; desafío que ha llevado al G20 a mandatar a la OCDE para que desarrolle fórmulas a la altura de los tiempos en materia fiscal frente a nuevos fenómenos como las plataformas digitales.

Como repasábamos entonces, estos esfuerzos de la OCDE cristalizaron en la primera de las acciones del ambicioso proyecto BEPS (Base Erosion Profit Shifting), que pretende evitar la deslocalización artificial de bases imponibles, pero no lograron hasta ahora resolver los retos de la economía digital. De hecho, la organización ha sometido sus documentos al respecto a la opinión de los particulares, alertando al hacerlo sobre los peligros que los brotes soberanistas y unilateralistas entrañan para el alto propósito de construir un sistema tributario global, que el proyecto BEPS busca. La llamada tasa Google, y otros fenómenos similares, van en la línea contraria a la que el G20 pretende y dejan al descubierto las dificultades para lograr consenso en un tema tan sensible.

Nuestro país, por su parte, ha regulado expresamente plataformas como Netflix, Spotify, Uber o AirBnB, no sin sobresaltos, algo que también tuvimos oportunidad de comentar en Consultor Tributario.

Pues ahora recibimos con profunda gratitud el preciso aporte de nuestro amigo José Miguel de la Calle, socio de Garrigues en Colombia, a propósito del fenómeno Netflix, que consideramos muy valioso para comprender la singularidad de su modelo de negocios entre distintas aplicaciones que suelen confundirse y están generando como viene de decirse debates cruciale s en el mundo de los impuestos.

Que disfruten esta nueva edición de Consultor Tributario.

Netflix: Un nuevo modelo de negocios que cambió las reglas de juego

Por José Miguel De la Calle
@jmdelacaller

Netflix empezó en 1997 como un pequeño proveedor de servicios de alquiler de DVDs y así se mantuvo por algunos años, hasta que se transformó en una plataforma de acceso a contenido audiovisual por vía de streaming (descarga continua de multimedia). Hoy en día, la compañía se ha convertido en el único proveedor de televisión con alcance global, como lo explica una reciente edición de The Economist (the tech giant everybody is watching, junio 30, 2018).

Para la publicación, la clave del éxito de este gigante universal en el ámbito audiovisual- por encima de los estudios de Hollywood, e incluso de Facebook, Google, Amazon- se compone de al menos cuatro factores: Para empezar, su capacidad para producir contenidos es mucho mayor que la de cualquiera de sus competidores. En el año que cursa, Netflix sacará al público más de 700 shows exclusivos y más de 80 películas de estreno, mientras que Warner Brothers, el estudio más grande de Hollywood, apenas superará las 20 películas. En segundo lugar, sus extraordinarias inversiones en tecnología le han permitido construir más de 2.000 perfiles diferentes de preferencias de consumo, lo que abre la posibilidad a ofertas personalizadas, que se acomodan a todos los gustos en el planeta y que llegan incluso a nichos de especialistas. Tercero, a diferencia de las redes sociales típicas, Netflix se ha mantenido al margen del negocio de las noticias, pues su modelo se limita a la entrega de entretenimiento audiovisual a cambio de un pago mensual, lo que lo aleja de los problemas de las fake news y los escándalos de manipulación electoral. Además, su modelo de negocio no se sustenta en la venta de la información personal de los usuarios, lo que le atenúa las cargas regulatorias y las presiones políticas asociadas al cumplimiento de normas de protección de datos. Por último, se le reconoce como un magnífico acierto su enfoque internacional, que le ha servido no solo para aumentar sus ganancias, sino además para facilitar las relaciones políticas con los diferentes países en los que hace presencia. Por fuera de Estados Unidos, el crecimiento anual de suscriptores es superior al 48% y se producen series de TV en más de 20 países.

Hoy en día Netflix cuenta con más 125 millones de suscriptores y destina más de 20 billones de dólares anuales a la generación de contenidos. Su valor de mercado es superior a los 170 billones de dólares, y a ella corresponde más del 20% del total de descargas de video en el mundo.

La llegada de Netflix cambió por completo la industria de la televisión y de la generación y distribución de contenidos audiovisuales. Incluso, se puede decir que su accionar ha provocado cambios profundos en todo el negocio del entretenimiento. Por ello, para enfrentar de mejor manera las nuevas exigencias de los consumidores, AT&T se ha visto obligado a juntarse con Time Warner y Comcast, el mayor proveedor de banda ancha en el mundo, ha hecho lo propio con 21st Century Fox.

Amazon, Instagram, Youtube, Apple y Facebook están modificando su modelo de negocio para darle cabida a mayores esfuerzos en materia de desarrollo de contenidos, todo con una idea central en la cabeza: competirle a Netflix. La llegada de este gigante ha generado un nerviosismo sin precedentes a nivel mundial en toda la industria que ha provocado la revisión radical de los planes de negocio a corto y mediano plazo de muchas compañías, lo cual se exacerba por el hecho de que hoy los consumidores mas jóvenes (menos de 24 años) ha disminuido el consumo de televisión paga tradicional en un 50%, como lo señal el mismo reporte de The Economist en mención. Lo más interesante es que todo esto se hecho sin mayores disrupciones regulatorias.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...