Nacional > Un año de escándalos

Miles de kilos: los casos que burlaron controles uruguayos para sacar cocaína del país

Se realizaron al menos cuatro operaciones con origen en Uruguay que no fueron detectadas por las autoridades

Tiempo de lectura: -'

11 de septiembre de 2019 a las 11:11

Un español viajó en enero desde Montevideo a través del Aeropuerto de Carrasco con dos valijas y 47 kilos de cocaína. Esto permitió que las autoridades españolas desmantelaran una banda organizada que se encargaba de trasladar la droga desde diferentes países de Sudamérica, según informó un comunicado de la Guardia Civil de ese país.

Según supo El Observador, hasta el momento no se iniciaron investigaciones sobre la incautación a nivel de Aduanas ni Policía Aérea.

Este caso se suma a otros que ocurrieron en el último año, en el que se capturaron cerca de cinco toneladas de droga en el exterior procedente de Uruguay, que no fue detectada por las autoridades. 

"El mayor cargamento de cocaína de la historia": así catalogaron las autoridades alemanas a las 4,5 toneladas de cocaína camufladas en bolsas deportivas y transportadas por un barco contenedor que salió del puerto de Montevideo y fue interceptado en Hamburgo en agosto. Funcionarios aduaneros revisaron el cargamento, que según su documentación, transportaba semillas de soja. 

Esta droga –cuyo destino final era la ciudad belga de Amberes– tiene un valor en el mercado negro que ronda, según las estimaciones de las autoridades alemanas, los US$ 1.100 millones.

Por esta incautación, la fiscal de Estupefacientes, Mónica Ferrero, activó una investigación penal contra el empresario uruguayo Martín Mutio, dueño de diversas empresas y entre ellas una exportadora de granos, por un delito de asistencia al narcotráfico. La fiscal solicitó como medida cautelar la prisión preventiva por 120 días.

La investigación da cuenta que el contenedor con droga fue cargado en el puerto de Montevideo el 11 de junio de 2019. Los precintos que poseía el contenedor eran los originales, de color blanco, pertenecientes a la empresa naviera, y de color verde, perteneciente al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP). Estaban intactos al arribo del buque a Hamburgo, lo cual indica que el contenedor no fue abierto en tránsito luego de haber sido cargado en Montevideo. La empresa exportadora cargó en el buque tres contenedores con soja a granel, habiendo los dos primeros sido cargados en la planta de la empresa ubicada en la localidad de Los Cerrillos en Canelones y el último y el que poseía la cocaína incautada en el silo ubicado San José.

Ahora, las investigaciones intentan determinar cómo ingresó la droga a Uruguay, dijo Ferrero a El Observador.

Una operación similar aunque de diferentes dimensiones fue desmantelada en abril, cuando la Aduana de Alemania incautó 440 kilos de cocaína de un barco que llegó al puerto de Hamburgo con un cargamento de arroz uruguayo. La droga estaba distribuida en 17 bolsas de lona. 

El buque había salido del puerto de Montevideo y su destino final era Freetown, en Sierra Leona. Antes de llegar allí, de manera oficial haría dos paradas: primero en Hamburgo –donde fue detenido– y luego en la ciudad de Amberes, en Bélgica.

En este caso, la información que manejó la Brigada de Drogas de la Policía es que el barco solo iba cargado con arroz cuando partió de Montevideo y que los 440 kilos de cocaína fueron ingresados en algún puerto de Brasil. 

Por otra parte, en setiembre de 2018, personal de la Armada incautó un contenedor con 400 kilos de cocaína escondidos en fardos de lana que estaba a punto de salir de Montevideo con el mismo destino de las operaciones anteriores, en Bélgica. 

En aquella oportunidad, el cargamento no había sido controlado por la funcionaria de la Aduana que tenía la responsabilidad de revisar la mercadería, a pesar de que pesaba sobre ese contenedor un nivel de riesgo rojo. Por esa razón, la mujer fue imputada por un  delito de omisión y contumacia de los deberes del cargo.

Por avión

Las drogas procedentes de Uruguay también llegaron a Europa por aire. En julio, el medio francés Le Parisien informó de un operativo en que un cargamento de 600 kilos de cocaína partió desde el aeropuerto Internacional de Carrasco en un jet privado y fue incautado el 16 de mayo en un aeropuerto francés ubicado próximo a Suiza. La incautación es, también, una de las más grandes registradas en aeropuertos europeos en la historia.

Las autoridades europeas estiman que el cargamento incautado tenía un nivel de pureza del 90%, y su valor en el mercado asciende a los US$ 180 millones. Los investigadores estiman que la droga tenía por destino Suiza, Alemania y los Balcanes. La incautación millonaria fue el resultado de una investigación de más de un año llevada adelante por Europol y la DEA, la agencia antidrogas de Estados Unidos, según informó el medio francés. 

Para evitar levantar sospechas, el avión tenía falsos pasajeros. Pero para ese entonces, la policía ya sabía que el avión estaba cargado de droga, por lo que lo dejaron descender con el objetivo de capturar a sus ocupantes y a los integrantes de la banda que aguardaban la droga. 

El medio francés informó que el avión hizo una escala en Niza antes de seguir a Mulhouse. En esa parada bajaron los falsos pasajeros, por lo que al momento en que el avión llegó a Mulhouse, solo los pilotos se encontraban en la aeronave. 

Mientras la policía los observaba, los pilotos y un cómplice cargaron los bolsos con la droga en dos autos alquilados. Los efectivos no esperaban detenerlos en ese lugar, según detalla Le Parisien, sino seguirlos de modo de reunir más pruebas en su contra. Por este operativo fueron detenidas 11 personas en Europa y cinco en Asia.

En agosto, un funcionario de policía aérea, otro de Interpol y una mujer fueron imputados por la fiscal de Ciudad de la Costa, Patricia Rodríguez. 

Tanto el policía aéreo como el funcionario de Interpol tendrán prisión preventiva por 180 días a la espera de un juicio. La expareja del policía aéreo tiene arresto domiciliario por un plazo de 90 días.

En la audiencia se reveló que el policía de Fuerza Aérea recibió US$ 30 mil. Por su trabajo habitual, tendría que estar revisando los bolsos que pasaban por la cinta de los vuelos regulares, pero ese día se alejó de su puesto para ofrecer su servicio en la sala VIP, aunque nadie le había ordenado ir a prestar servicio. 

A la expareja del policía aéreo se la encontró con US$ 24 mil en su posesión que, presuntamente, es parte del pago realizado a su pareja. En su casa se hicieron obras desde junio las cuales, presuntamente, se pagaron con la coima. En una llamada con su ex marido dijo que se sentía “apretada” y él le contestó: “No tienen prueba de nada”. El policía de Interpol es suboficial mayor y hacía 23 años que trabajaba en el aeropuerto. Fue él quien le entregó los US$ 30 mil al funcionario de Policía Aérea para que no cumpliera con su función.

Este caso y la incautación de las 4,5 toneladas de cocaína, que salieron a la luz pocos días de diferencia, provocaron que el entonces director de Aduanas, Enrique Canon, renunciara a su cargo el 2 de agosto. Sobre este caso del aeropuerto Canon se había referido en una conferencia de prensa, en la que aseguró que la Dirección Nacional de Aduanas no iniciaría ninguna investigación administrativa porque no había detectado ninguna irregularidad por parte de sus funcionarios. 

Operación detectada

En enero de este año, personal de la Prefectura de Colonia y de la Subprefecutra de Carmelo logró desarticular y detener a varios narcotraficantes durante una recorrida de rutina por la zona del Paraje “Los manzanos”, entre la ciudad de Conchillas y Martín Chico.

Según informó Subrayado en ese entonces, el personal que cumplía tareas de vigilancia divisó una embarcación, dos vehículos en la costa y cuatro personas y dio la voz de alto. Los hombres realizaron maniobras con la finalidad de fugarse y personal naval realizó disparos de advertencia al percatarse que uno de los sospechosos tenía un arma de fuego, y tres fueron detenidos.

En esa oportunidad, fueron dos ciudadanos uruguayos y un argentino, con embarcación de bandera argentina, que trasladaban bolsos cargados con 30 kilogramos de cocaína. 

Sin información

La Operación Despegue Madrid, por la que se detuvo en la capital española a un hombre que transportaba cocaína desde el aeropuerto de Carrasco, determinó que la banda estaba integrada por dominicanos y españoles que vivían en Madrid, Valladolid y Palma de Mallorca. 

Una vez que la droga llegaba a Madrid, se distribuía en vehículos "de doble fondo" hacia otras partes del territorio. Por este caso quedaron detenidos siete hombres y una mujer, dominicanos y españoles. Pero las autoridades uruguayas no han dado información sobre este caso. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...