19 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
3 de junio 2023 - 5:02hs

El exvicepresidente Mike Pence podría ser el próximo republicano en unirse a una creciente lista de candidatos que intentarán desafiar al expresidente Donald Trump en la carrera a la presidencia en 2024.

Después de meses de especulaciones, se espera que Pence lance formalmente su campaña el 7 de junio en Iowa, hogar de muchos votantes de la derecha cristiana a los que espera cortejar. Su mayor desafío será salir de la sombra de Trump, su otrora compañero de fórmula, con quien ha cortado los lazos.

En declaraciones a la cadena CNBC había dicho que el Partido Republicano “va a tener mejores opciones” que el expresidente. Y en una entrevista con NPR en noviembre pasado, dijo que pensaba que Trump estaba “equivocado” al insistir en que ganó las elecciones de 2020 y que fue “imprudente” con sus palabras y acciones el día de la insurrección del 6 de enero en el Capitolio de Washington.

Más noticias

Como un destacado evangélico, Pence espera apelar a las opiniones de los conservadores religiosos sobre el aborto, la libertad religiosa y la educación. Ya lo está haciendo, promocionando su libro de memorias, Que Dios me ayude, en las principales iglesias de todo el país.

Otro aspirante es el gobernador de Florida, Ron DeSantis, quien es visto como el competidor más sólido contra Trump. Ganó su reelección por casi 20 puntos en 2022, lo que ayudó a impulsar una ola republicana en el otrora estado cambiante de Florida, a pesar de que los candidatos republicanos tuvieron un desempeño inferior prácticamente en todas partes en las elecciones intermedias. Pero está muy por detrás de Trump en las encuestas, y hay dudas sobre si puede realizar una campaña que se sienta distinta de MAGA pero que aún tenga suficiente atractivo general para tener éxito.

DeSantis ha estado cultivando cuidadosamente un perfil nacional durante años al hacer de Florida un lugar de formulación de políticas conservadoras que ha inspirado diversas iniciativas legislativas. Ha promovido posturas conservadoras populares en casi todos los temas de la guerra cultural, incluido el ataque a los derechos LGBTQ, la minimización de Covid-19, la restricción del acceso al aborto y la eliminación de partes de los planes de estudios escolares que se consideran demasiado liberales y está promocionando su agenda un “modelo” para Estados Unidos.

También se alinea en la competencia Tim Scott, el senador de Carolina del Sur durante tres períodos y el único republicano negro en la cámara, que ha enmarcado gran parte de su candidatura en rechazar las opiniones de los demócratas sobre el racismo sistémico y otras disparidades en Estados Unidos.  En los últimos años, ha citado repetidamente su propio éxito como negación de la idea de que los estadounidenses negros están en desventaja por el racismo sistemático y como prueba de que cualquiera puede salir adelante por sus propios medios.

En un video de abril que lanzó un comité para explorar su posible candidatura para 2024, Scott describe cómo creció en la pobreza, fue criado por una madre soltera en Carolina del Sur y se convirtió en miembro del Senado de los Estados Unidos.

 

“Saben que la verdad de mi vida refuta sus mentiras”, dijo Scott sobre los demócratas. “Sé que Estados Unidos es una tierra de oportunidades, no una tierra de opresión. Lo sé porque lo he vivido”.

En abril, también dio su señal de partida el exgobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, crítico de Trump desde hace mucho tiempo.

Hutchinson, un exfiscal federal que trabajó en la acusación del expresidente Bill Clinton, le dijo a ABC que pensaba que Trump debería retirarse de la carrera a la luz de los cargos penales que enfrenta en relación con los pagos de dinero secreto realizados a la estrella porno Stormy Daniels durante su campaña 2016. Pero Hutchinson también reconoció que Trump probablemente no hará eso y que nada le impide continuar.

“Quiero decir, en primer lugar, la oficina es más importante que cualquier persona individual. Entonces, por el bien de la oficina de la presidencia, creo que es demasiado espectáculo secundario y distracción, y necesita poder concentrarse en su debido proceso”, dijo Hutchinson.

Otra participante de la competencia es Nikko Haley, ex gobernadora de Carolina del Sur y embajadora de Trump ante las Naciones Unidas. Aunque anteriormente había descartado la posibilidad de postularse contra Trump si buscaba la reelección, anunció a mediados de febrero que se postulará.

Haley se describe a sí misma como una candidata moderada en relación con Trump y que puede ser competitiva en una elección general. “Los republicanos han perdido el voto popular en siete de las últimas ocho elecciones presidenciales. Eso tiene que cambiar”, dijo Haley en su video de anuncio. “Es hora de una nueva generación de liderazgo”.

Hija de inmigrantes indios, Haley está centrando su propuesta para la presidencia en la política exterior. En particular, sugirió que adoptaría una postura de línea dura contra los enemigos de Estados Unidos en el extranjero. Tenía uno de los índices de aprobación más altos que cualquier otro funcionario en la administración Trump y era muy respetada por sus pares en el Consejo de Seguridad de la ONU incluso cuando defendía decisiones políticas controvertidas, como la retirada de Trump del acuerdo nuclear con Irán, los acuerdos climáticos de París y el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Con menos expectativas, se sumó Vivek Ramaswami, hijo de inmigrantes indios, exfundador de Biotecnología y autor del bestseller Woke, Inc. del New York Times. Se hizo famoso criticando la inversión socialmente responsable en programas de noticias por cable. En los últimos años, ha sido apodado “el CEO de Anti-Woke, Inc.” por el New Yorker (Woke es el término con que se designa a la cultura anti racista y antidiscriminación. N. del R.) y ha publicado un segundo libro, Nation of Victims: Identity Politics, the Death of Merit and the Path Back to Excellence. Recientemente, estuvo en una gira que incluyó paradas en New Hampshire, el segundo estado en emitir votos en las primarias presidenciales.

En su video de anuncio de su candidatura llamó a combatir la “izquierda woke” y lo que denominó “nuevas religiones seculares como el covidismo, el climatismo y la ideología de género”.

“Esto es esclavitud psicológica, y eso ha creado una nueva cultura del miedo en nuestro país que ha reemplazado por completo nuestra cultura de libertad de expresión en Estados Unidos”, dijo en el video.

También el locutor de radio conservador Larry Elder, un presentador frecuente de Fox News, anunció su candidatura en mayo. Nunca ocupó un cargo político, pero lideró la carrera para reemplazar al gobernador de California Gavin Newsom, un demócrata, en una campaña de destitución fallida en 2021.

“Estados Unidos está en declive, pero este declive no es inevitable. Podemos ingresar a una nueva Edad de Oro estadounidense, pero debemos elegir un líder que pueda llevarnos allí”, tuiteó sobre su decisión de postularse para presidente.

Finalmente, se espera que el exgobernador de Nueva Jersey Chris Christie anuncie su candidatura el martes en New Hampshire. Ya ha demostrado estar dispuesto a enfrentarse cara a cara con Trump, criticando su renuencia a debatir, su falta de voluntad para aceptar los resultados de las elecciones de 2020 y llamándolo “cobarde” y “títere de Putin”. Dijo que no apoyaría a Trump incluso si gana la nominación republicana en 2024.

(Con información de agencias)

Temas:

Elecciones Estados Unidos 2024

Seguí leyendo

Te Puede Interesar