Cargando...
Messi y Neymar el pasado domingo en el partido suspendido

Fútbol > MIRÁ LOS VIDEOS Y LOS CASOS

Peleas, corridas, frases: el escándalo de Brasil - Argentina se suma a la lista de papelones históricos en las Eliminatorias

Jugadores que simularon ataques y lesiones, un ecuatoriano que escapó de la policía en pleno partido, batallas campales y una frase histórica de Maradona; mirá los videos

Tiempo de lectura: -'

07 de septiembre de 2021 a las 17:13

El escándalo que protagonizaron las selecciones de Brasil y Argentina el pasado domingo en San Pablo se sumó a la lista de grandes papelones que se han registrado en las Eliminatorias mundialistas sudamericanas, un torneo que por la paridad de las selecciones y por lo que está en juego, suele tener duelos muy calientes.

El jugador ecuatoriano que quiso huir de la policía en pleno partido

En las Eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018 se vio un hecho increíble en el Quito, en pleno partido entre Ecuador y Chile, cuando el volante Enner Valencia tuvo una llamativa salida de la cancha en el minuto 82, cuando los locales ganaban 3-0, que desató especulaciones.

“Superman” Valencia, contra quien la justicia había dictado una orden de prisión por adeudar unos US$ 17.000 por pensiones alimenticias de una hija de seis años, destacaba en el partido y estaba muy cerca de ampliar la goleada. Pero inesperadamente se desplomó al filo de la media luna, frente al área chilena, lo que derivó en que fuera retirado del gramado en el carro médico, sobre el que con una mascarilla en su rostro fue conducido a una ambulancia que lo retiró del estadio Olímpico Atahualpa.

Varios policías corrieron detrás del coche médico tratando de alcanzarlo. Tampoco evitaron que fuera puesto en la ambulancia, según imágenes de televisión y de aficionados.

El corte de Julio Cruz en La Paz

“El Jardinero” Julio Cruz, delantero de la selección argentina, fue protagonista de otro escándalo en Eliminatorias, en 1997, durante la visita del equipo que dirigía Daniel Passarella a Bolivia en La Paz en el camino al Mundial de Francia de 1998.

El partido había tenido una previa caliente porque el DT albiceleste, autor de la frase “la pelota no dobla” en la altura, había calificado como “inhumano” jugar en la capital boliviana. En el final del encuentro, que Boliviia ganó 2-1, Cruz fue a buscar una pelota y fue agredido por el chofer del ómnibus del equipo local, recordó TyC.

El atacante recibió un golpe en uno de sus pómulos y fue retirado en camilla sin rastros de sangre. Luego, Argentina abrió el vestuario a los periodistas y el delantero apareció con un corte, pero en la otra mejilla. “Nunca quedó del todo claro lo que pasó con el atacante surgido en Banfield. Cuando la coartada albiceleste quedó expuesta en las imágenes, se intentó convencer de que el jugador se había caído camino a los vestuarios. Lo cierto es a pesar del paso del tiempo nadie quiere hacer demasiada referencia acerca de aquel bochornoso acontecimiento”, recordó TyC Sports.

“El Cóndor” Rojas y la bengala en Maracaná

“Fui un estúpido”, dijo e El Gráfico el exarquero de Chile, Roberto “Cóndor” Rojas, al recordar el hecho que protagonizó en las Eliminatorias para Italia 90 cuando los trasandinos visitaron a Brasil en el Maracaná, obligados a ganar para seguir en carrera.

En un momento del partido, cuando perdían 1-0, una bengala cayó cerca del golero y este se tiró al piso, como si hubiera sido impactado. No se levantó y fue retirado en camilla, y el partido quedó suspendido, con la incertidumbre de una posible quita de puntos para los brasileños. Pero mediante documentos gráficos se comprobó que la bengala no lo había tocado y no había ocasionado la lesión de Rojas. La FIFA entendió que hubo una simulación, sancionó a Chile por dos años, no pudo jugar las Eliminatorias para EEUU 1994, y al arquero de por vida.

Nueve meses después, Rojas se confesó a La Tercera: “Yo me hice la herida. El ayudante del médico me dio en el vestuario el bisturí y, en el segundo tiempo, me lo puse en el puño de la camiseta. La bengala nunca me tocó. Rodé hasta el humo e hice un solo corte profundo. Me la jugué por Chile, no por dinero”, dijo el arquero que fue cuestionado en su país y al que lo perdonaron años después.

El limonazo de Venancio Ramos

La selección uruguaya también tiene sus perlitas. En las Eliminatorias para el Mundial de 1986, la celeste se jugaba la clasificación ante Chile en el Centenario y en un tiro libre que iba a ejecutar Aravena en la hora, Venancio Ramos le arrojó un limón a la pelota para desviar el balón.

Ramos recordó a Referí aquel episodio. “Le pegaba muy bien y ya nos había hecho un golazo de tiro libre en la ida. En la impotencia, fui a hablar con el golero como para decirle “en tus manos está la clasificación” y Rodolfo (Rodríguez) me dijo: “Mirá que si pasa la barrera es gol”, como diciendo, “dejate de joder”. Lo llamé para el cumpleaños en febrero y recordamos esa instancia. Agarré un limón que había en la cancha, la toqué apenas con un movimiento necesario para que esa pelota que tenía un significado muy importante, pudiera salir lejos del arco, y así fue. Mis compañeros recién se enteraron de noche cuando lo vieron por la tele. En el festejo en el Hotel Oceanía con la familia lo hablamos”.

Paolo y el Chengue en el Pachencho Romero

Uruguay también tiene en su historial dos peleas entre futbolistas y allegados en el marco de las Eliminatorias. Una de ellas fue en Venezuela el 4 de junio de 2005, más precisamente en la manga del Pachencho Romero de Maracaibo por la 14ª fecha de las Eliminatorias para Alemania 2006.

“Antes de empezar el partido recibo un gancho en el estómago y cuando miro era el Chengue. Me dice que soy un muerto de hambre, pero yo hablo cinco idiomas y él sin el fútbol no sabe lo que hacer”, dijo el zaguero venezolano Alejandro Cichero, que jugó en Uruguay en Cerro y Nacional, sobre Richard Morales.

Andreé "Varilla" González, ex Peñarol, fue suplente en ese partido por Venezuela y por entonces contó: “Vengo a separar y me encajan un piñazo. Fue el Chengue que tiene varias de estas. Él es grande pero no es guapo. Yo digo que es un cobarde que pega de atrás y le digo que el 10 estoy en Uruguay”.

Por su parte, el entrenador de la vinotinto, Richard Páez, culpó del incidente al capitán uruguayo, Paolo Montero: “Es un pendenciero que inició todo este problema. La verdad que no sé qué pretendió demostrar con todo esto”.

Cuando terminó el partido, Montero salió como un bólido rumbo a los vestuarios. Los jugadores venezolanos acusaban a los uruguayos de haber agredido a un alcanzapelotas. El Pato Sosa fue el primero en socorrer a Montero. La manga comenzó a moverse para todos lados, de afuera les daban patadas los futbolistas locales y desde las tribunas bajaban particulares para agredir, mientras el venezolano Jorge Rojas les tiraba proyectiles a los uruguayos.

Paolo y el Chengue

“Negro de mierda, terminaste en cana en Uruguay y acá querés hacer lo mismo”, le gritó Cichero al Chengue ya en zona de camarines.

¿Pero qué pasó antes en esa manga? En el libro Chengue: La Vida de Richard Morales, Paolo Montero reveló: "Sucedía que cuando nos tocaba jugar con países del norte, las mangas se llenaban de gente que no tenía que estar ahí. Esa gente nos gritaba cualquier cosa, pero después de lo que pasó con Colombia en la Copa América, cuando también tuvimos algún incidente, el Chengue se agrandó. Nos hacía sentir local en cualquier lado. Arrancaba a gritar por Uruguay de una forma que te juro me erizo de acordarme. Y si escuchaba a algún rival decir 'A estos los comemos', o algo por el estilo, ahí si lo encaraba directamente. '¿A quién vas a comer vos?' 'Vos no le podés pegar a nadie, te voy a pegar acá, en Uruguay y acá, soy guapo en tu país y te lo voy a mostrar cuando termine el partido'".

Morales, por su parte, contó en esa obra: "¿Cómo no me voy a acordar si el lío lo armé yo?" Si el de Colombia fue bravo este fue un infierno". El Chengue fue derecho a buscar a Cichero: "Le di un garrón en las costillas, lo arruiné. Los jueces no me vieron, la pudrí antes de empezar. Le pegué y nadie dijo nada, se quedaron todos quietitos como impactados".

Al terminar el partido, Morales afirmó que Cichero hizo que la Policía esperara a los jugadores uruguayos: "Fue un lío de aquellos, lo bueno fue que todos fuimos al frente. Muchos que pensé que no se iban a animar remaron como locos. Caían al piso de casco los milicos, era terrible... Cuando la situación estaba tranquila, el Pollo Olivera embocó de atrás al comisario y lo tumbó, para colmo, en la caída, Darío Silva lo agarró de tres dedos y lo levantó de una patada. Y arrancó otra vez, todo el plantel celeste contra la Policía venezolana".

Uruguay – Costa Rica en el Centenario

En las Eliminatorias en 2009, en el repechaje ante Costa Rica que Uruguay ganó en el Estadio Centenario, volvió a darse un altercado en pleno partido, entre integrantes del banco de suplentes visitante y periodistas uruguayos de TV que trabajaban a nivel de campo de juego. El hecho ocurrió cuando los ticos empataron el partido 1-1 y por la trifulca el juego estuvo detenido cinco minutos.  

El periodista de VTV, Miguel Pastorino, fue uno de los involucrados y negó que el episodio fuera armado para enfrían el encuentro. “No fue nada inventado”, expresó y agregó que todo se desató “cuando un integrante del banco de Costa Rica se agarró los genitales e insultaron a la gente cuando convirtieron el gol del empate”, según la nota de Fútbol.com.uy. Agregó que él estaba “con micrófono y auriculares mirando para la cancha”. “Cuando miro para el costado se viene un maroma de tipos que se viene pegando entre sí”, sostuvo.

Por su parte, el técnico tico, René Simoes comentó: “La malicia estuvo todo el tiempo”. “Diego Lugano hablando con el árbitro y nosotros les habíamos dicho a los nuestros que no le hablaran. Eso es malicia”, agregó. “Está bien, pero lo que pasó en nuestra banca se pasó de la raya. Los jugadores me dijeron que gente de la prensa los agredieron y que por eso fue la reacción de ellos. Pasó a mis espaldas y no quise reaccionar porque no quería que me expulsaran de nuevo".

Las frases de Maradona

También por aquellas Eliminatorias y en el Centenario, Diego Armando Maradona fue protagonista de una frase que quedó para la historia tras el partido Uruguay – Argentina en la previa al Mundial de Sudáfrica.

Los albiceleste habían logrado la clasificación con el triunfo 1-0, con el que Uruguay fue al repechaje, y tras la consagración, el 10 explotó en los festejos. Primero fue en el campo de juego, junto a Carlos Salvador Bilardo, su técnico en los Mundiales de México 86 e Italia 90, y en ese entonces era el coordinador de selecciones de AFA.

Luego, la polémica siguió en la conferencia de prensa con una de sus frases más fuertes. “Para los que no creyeron, con perdón de las damas, que la chupen, que la sigan chupando”, dijo a los periodistas que lo habían criticado. "Vos, también, Pasman. Vos también la tenés adentro”, le dijo a uno de los periodistas argentinos, con otra frase que quedó en la historia.

 

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...