Cargando...
Ceppelini Canobbio celebran el empate

Fútbol > EL ANÁLISIS

Peñarol pasó la prueba difícil y sigue primero en todo, como lo planeó Bengoechea

En la tarde más difícil del año (¡qué mal ligó en el Saroldi!) y sin cuatro titulares afectados a la selección, rescató un punto ante el siempre difícil River; Nacional y Plaza jugaron para los aurinegros, y Peñarol sigue primero en todo

Tiempo de lectura: -'

14 de noviembre de 2021 a las 21:32

Jugar sin cuatro futbolistas titulares, recurrir a los revulsivos que tiene en el banco de suplentes para jugar todo el partido, ligar tan mal que generó ocho situaciones de gol y convirtió una, recibir un gol increíble, y visitar al siempre difícil River Plate en el Saroldi, en cualquier circunstancia es una montaña difícil de trepar. Para Peñarol o para cualquier otro equipo que atraviese por ese camino, incluso en su mejor momento deportivo. Un triunfo hubiera tenido ribetes de hazaña y cualquier otro resultado (empate o derrota) forma parte de las salidas más naturales para esas circunstancias adversas.

Peñarol empató 1-1 ante River Plate en su partido de la duodécima fecha del Clausura, no pudo darle el golpe definitivo a Nacional en sus aspiraciones de conquistar el tricampeonato (después de perder 1-0 ante Deportivo Maldonado el sábado) y cedió parte del hándicap que le dieron sus principales rivales en las tablas del Torneo Clausura y en la Anual.

En la Anual, amortiguó las consecuencias porque Plaza empató con Fénix y el equipo de Colonia perdió la ocasión de igualar a Peñarol en el primer lugar de la Anual.

En el Clausura todavía debe esperar para medir los daños colaterales que puede sufrir por el tropezón en el Prado. Ahora tiene cuatro puntos de ventaja sobre su escolta, pero si Cerro Largo le gana este lunes a Rentistas, los arachanes quedarán a uno de Peñarol y el viernes a la hora 21.45, después de la polémica por la fijación de la fecha 13, jugarán una final adelantada por el título.

Larriera, el estratega que lleva a Peñarol a un cierre que promete el título al final de la temporada

¿Es tan malo el empate de Peñarol? Con todas las limitaciones que tuvo Mauricio Larriera para conformar el equipo el punto que rescató tiene valor superlativo porque mantiene el liderazgo en las dos tablas.

Lo que cambia la mirada sobre el resultado final para Peñarol, cuando el fútbol se analiza separado del contexto del partido, fue el desarrollo del encuentro, el gran primero tiempo que jugó, las seis situaciones de gol que generó en ese período y la mala liga que tuvo.

Porque nunca había tenido tanta mala suerte Peñarol este año, como este domingo. Alcanza con repasar dos jugadas para entender que el triunfo no estaba para los aurinegros:

1) Hay que buscar mucho en los archivos para encontrar una jugada en la que un remate (de Carlos Rodríguez) rebota en el palo derecho, la pelota sale para el medio del arco, pega en el rostro del golero y, finalmente, el balón sale apenas unos centímetros afuera del arco, al córners. Eso solo por señalar una de las ocho situaciones de gol que generó Peñarol y que tuvieron al golero Salvador Ichazo como figura, entre tantas atajadas y control del juego dentro del área.

Peñarol y River igualaron 1-1

2) En el primer ataque de River en la tarde, a los 16 minutos, Tiago Galletto corre del medio a la punta, toma a la defensa mal parada, ve que pica Pablo García y saca un remate que en ninguna circunstancia medianamente normal podía transformarse en gol. García, que llega solo (defiende muy mal Peñarol), le erra a la pelota, Volpi hace el gesto técnico para evitar el remate del delantero (que es lo que suele ocurrir cuando un atacante pisa el área y está solo frente al golero y el arco) y el balón, manso como venía, se cuela entre las piernas del golero. Eso se transformó en el 1-0.

Después de esas dos situaciones de juego, poco más queda para que Peñarol pudiera pretender que la suerte estuviera de su lado, al menos este domingo.

Más allá de la cuota de fortuna o no, Peñarol no debe olvidar que no tuvo a cuatro de sus figuras y que, así y todo, le hizo partido a un rival que suele ser dificilísimo en su cancha, que bajo la conducción de Gustavo "Chavo" Díaz alcanzó rendimientos altísimos, que está séptimo en la tabla y peleando por la clasificación a la Sudamericana.

Para este partido, Larriera hizo seis cambios, dos más de los obligados por las bajas, con relación a la última oncena: Neto Volpi por Dawson, Maxi Pereira por Giovanni González, Juan Manuel Ramos por Valentín Rodríguez, Walter Gargano por Damián Musto, Ignacio Laquintana por Facundo Torres y Ruben Bentancourt por Agustín Álvarez Martínez.

Pese a las variantes, Peñarol fue el de siempre en el primer tiempo. Incisivo. Profundo. Con un Canobbio que sigue rindiendo en su mejor nivel. Con un Bentancourt que encontró su lugar en el ataque, ante la ausencia de Álvarez Martínez, y volvió a ser un jugador determinante dentro del área. Le cometieron el penal que Ceppelini transformó en el gol del empate.

Canobbio en plena carrera

Peñarol volvió a demostrar su potencial para el juego en velocidad y las transiciones rápidas, y sigue reafirmando que va por buen camino.

Futbolísticamente está sólido, individualmente tiene futbolistas que están en buen nivel, anímicamente se muestra fuerte y absorbió el impacto del empate sin dramas. Volvió al partido, a seguir trabajando el juego con la misma disposición para buscar la igualdad.

Ramos se retiró lesionado

Además, los rivales siguen jugando para que Peñarol se quede con el título del Torneo Clausura y el Campeonato Uruguayo por adelantado. Nacional perdió en Maldonado, Plaza empató con Fénix y los aurinegros solo deben esperar por Cerro Largo este lunes de mañana.

De lo que no existen dudas es que con este nivel futbolístico de Peñarol y cuando refuerce su equipo titular con los cuatro jugadores de la selección, salvo que ocurra un evento extraordinario o bajas imprevistas, nadie le podrá quitar el título del Uruguayo (si no se confía) para el que empezó a prepararse en la adversidad, en enero, con el cambio en la conducción política con Ignacio Ruglio y en el área deportiva, con la llegada de Pablo Bengoechea y el respaldo para el trabajo de un entrenador.

Para entender por qué Peñarol está primero en la Anual a falta de tres fechas para el final de la temporada 2021, y es el gran candidato al título, alcanza con repasar los conceptos que Bengoechea le dijo a Referí en una entrevista que brindó el 28 de noviembre de 2020 en la campaña electoral sobre el Peñarol que quería si asumía como director deportivo. Porque nada es casualidad:

- "Me da un poco de vergüenza cuando hay futbolistas que se van de la institución y no se van contentos. Eso es lo que no quiero. Que se vayan porque llegó el momento de irse por lo deportivo, pero que el club cumpla con sus obligaciones, que los futbolistas también, lo mismo para los entrenadores, que tengan la calma para poder trabajar. Que el trabajo de alguien se analice cuando termine la temporada. Lo normal, lo sencillo del fútbol llevarlo a cabo. Lo que uno estaba acostumbrado en Peñarol. Yo estuve 11 años como jugador en el club y todos los entrenadores que empezaron el año, lo terminaron. O sea, se los juzgaba cuando terminaba la temporada. Todos sabemos que en el club con tanta obligación por títulos, es obvio que al que le toca ganar tiene más posibilidades de seguir y el que no sale campeón a fin de año, es más difícil que se mantenga en el cargo. Eso ocurre en casi todos los equipos grandes del mundo y Peñarol no es una excepción. Pero bueno, hay que darle tiempo para que pueda desempeñar su trabajo, como cualquier ser humano".

- "En vez de comprar tantos futbolistas, ir dándole lugar a los juveniles para que cuando lleguen, ya sepan que pueden tener las puertas abiertas del plantel principal y seguramente tener un lugar en el puesto en el que venían jugando".

- "Peñarol debe tener un plantel formado, como hacen todos los equipos a los que deportiva y económicamente les va bien en el mundo. No veo a las instituciones que funcionan bien, en cada período de pases formando un plantel nuevo. Es imposible para un entrenador y para los propios futbolistas que cada seis meses o un año se esté formando un equipo nuevo. ¡Es imposible que eso deportivamente sea bueno! Pienso que la institución tiene que tener un plantel conformado. Siempre hubo futbolistas a los que les fue muy bien y se van a mercados más importantes y otros que el club no está conforme y resuelve hacer variantes. Pero soy de la idea de que la base, que la mayoría de un plantel debe continuar en el club, si no se hace muy difícil que un equipo funcione correctamente".

- "Lo que siempre le digo a los dirigentes es que ojalá se puedan llevar de la mejor manera y que desempeñen su cargo de la mejor manera. Y que en la parte fútbol, hagan contrataciones, se tomen decisiones y que respalden el trabajo de los profesionales que eligen. Eso es lo único que deseo".

Peñarol está a cuatro o seis partidos (depende de cuántas finales jueguen) de llegar al lugar que Bengoechea pensó a fines de 2020. Eso es lo que hay atrás de este Peñarol candidato al título.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...