Nacional > POLÉMICA

Policías investigados por detención a mujer solicitaron afiliación a sindicato

Mientras transcurre la investigación ordenada por el Ministerio del Interior, los efectivos buscan asesoramiento legal

Tiempo de lectura: -'

26 de octubre de 2017 a las 11:12

Los dos policías a los que el Ministerio del Interior les inició una investigación administrativa por su actuación contra una panadera de Pocitos este martes solicitaron su afiliación al Sindicato Único de Policías del Uruguay (SUPU) para contar con su protección y asesoramiento legal.

Se estima que esta semana la comisión directiva del sindicato votará si incluirlos o no, pero no hay a priori impedimentos formales para que ello suceda, dijo a El Observador el secretario de Asuntos Legales del gremio, Miguel Barrios, quien a través de Twitter expresó su rechazo contra la condena social a la que consideró "sin pruebas" que recibieron los agentes, desde que se hizo viral un video que registró el hecho.


Embed


Allí puede verse cómo es detenida una mujer, luego de recriminar a dos agentes policiales que casi la atropellan por mirar a una mujer desde su patrullero, cuando intentaba cruzar la calle –Pagola y Berro– para dirigirse a la panadería donde trabaja. Los policías le impidieron el ingreso a su lugar de trabajo y una vez que la discusión se cargó de tensión, ella le dijo a uno de ellos: "Te me acercás y te rompo la cara". Su compañero reclamó a la mujer que filmaba la escena que registrara ese improperio. "Sí, estoy mirando cómo acosás a una mujer después de que casi la atropellás por mirar mujeres", le respondió ella.

La situación derivó en que los efectivos terminaran deteniendo a la trabajadora, en medio de los reclamos de los testigos en el lugar para que no se la llevaran, y en una denuncia que radicó el dueño de la panadería contra los policías.

Además, motivó un comunicado del Ministerio del Interior y la Policía Nacional en el que expresa: "No se comparte la conducta policial de involucrados tal cual y como se observa en el video difundido. Se entiende que existen irregularidades en el procedimiento y por tal motivo se dispuso una información de urgencia para adoptar la resolución sobre la parte administrativa y enterar nuevamente a la Justicia, haciéndose cargo de esta última acción la Dirección de Asuntos Internos por lo que se ampliará con resolución judicial y administrativa".

Embed


La investigación administrativa que se abrió de urgencia llamó la atención de Barrios, quien no adhiere a la posición que ya asumió el gobierno sobre la polémica, y a quien también acusa de, en este caso, no ofrecer garantías para los trabajadores. "El Ministerio es el encargado de encausar, analizar y juzgar a estos funcionarios. Por eso hablo de falta de garantías. SI ya saben que son culpables, ¿por qué se molestan en iniciarles un proceso sumarial?", cuestionó.

Pero, además, el SUPU tiene otra versión sobre lo sucedido. Aseguran que las acusaciones que se están haciendo contra los agentes policiales son "falsas" y carentes de pruebas. "Nadie conoce el motivo por el que llegaron ahí –dijo Barrios–. Llegaron por un llamado que denunciaba que había una persona afectando el orden público; el agente no estaba mirando a una mujer, sino buscando al sospechoso que se encontraba precisamente en el mismo lugar".

De acuerdo a este relato, los uniformados, mientras eran "increpados" e insultados por la trabajadora, procedieron primero a resolver el "mal mayor", que en este caso era retirar de la zona a un ciudadano que estaba promoviendo el desorden. "Y luego, hicieron lo que haríamos el 99% de los policías", dijo el sindicalista. Esto es, detener a cualquier ciudadano que estuviera desacatando a la autoridad policial. "Lo que la mujer hizo puede ser incluso atentado, como cuando manifiesta su odio diciéndoles que eran una escoria y otras cosas más".

Comentarios