Cargando...
Pasó por el fútbol de España, Italia, Rumania, Perú, Chile y Australia

Fútbol > LOS DE ABAJO

Sebastián Gallegos, del confort de Atlético de Madrid a pelearla en Central Español

Con 17 años se fue sin pasar por la Primera de Danubio a Atlético de Madrid donde firmó un gran contrato por cinco temporadas, pero Sebastián Gallegos no explotó y su carrera prosiguió por Peñarol, equipos chicos de Europa y Sudamérica, Oceanía y actualmente en el palermitano

Tiempo de lectura: -'

24 de octubre de 2021 a las 05:00

En Treinta y Tres dormía con una pelota abajo del brazo. A los 14 se instaló en Montevideo para jugar en Danubio. A los 15, ya lo representaba Daniel Fonseca y su nombre comenzó a asociarse con equipos como Barcelona y Villarreal. A los 17, se lo llevó Atlético de Madrid y fue uno de los goleadores del Mundial sub 17 de Nigeria, un torneo que jugaron Neymar, Mario Götze, Isco y Álvaro Morata. Hoy, a los 29, Sebastián Gallegos disfruta del fútbol en Central Español. Anda en busca del ascenso y de una nueva oportunidad para jugar en el extranjero. 

En Central Español, suma 7 goles en 35 partidos desde el año pasado

Ya jugó en Italia, Rumania, Perú, Chile y Australia. Su carrera no fue sin dudas lo que asomaba cuando era un juvenil. Pero lejos de lamentarse, Gallegos disfruta adentro de la cancha como aquel niño que empezó pateando la pelota en Huracán, que luego se pasó junto a sus amigos a Yacaré y que con 11 años ya empezó a frecuentar las formativas de Danubio. 

Cuando mira atrás y ve a aquel botija al que le hablaban de la posibilidad de ir a Barcelona y su respuesta natural era ir a jugar al PlayStation con ese club, Gallegos busca una explicación. 

Se fue de Uruguay sin debutar en Primera

“Tal vez fue la comodidad. Las cosas se fueron dando tan rápido que de un día para el otro estaba entrenando junto a Diego Forlán, el Kun Agüero y Diego Godín. Tenía un contrato por cinco temporadas y en vez de pedir salir a préstamo para ir agarrando fútbol y ritmo me fui quedando. Si hubiera sido más grande capaz que me daba cuenta. Pero igual disfruto de mi recorrido y soy feliz en una cancha de fútbol. Cuando no lo soy no me importa el dinero. Agradezco las oportunidades pero me voy”, dice a Referí

Así fue en Cobresal en 2017. Así fue en su experiencia en el fútbol australiano en 2019. 

“Recién cuando pasó un buen tiempo me di cuenta de que necesitaba jugar y me cedieron a Badalona para agarrar ritmo, me quedaba un año más de contrato, pero me llamó Peñarol y no lo pensé dos veces. Era hincha de chico. Rescindí el contrato”, recuerda. 

Le hizo goles a Bella Vista y Liverpool en Peñarol (15 partidos en 2012-2013)

Fonseca denunció públicamente que percibía un suelo de $ 11 mil mensuales y la dirigencia de Peñarol salió a responderle. 

Gallegos, que quedó en el medio de una tensa relación, tenía contrato por dos años, pero terminada la primera temporada (2012-2013), poco antes de una gira por Canadá le avisaron que tenía que buscarse un nuevo destino. 

“Cuando me fui de Peñarol me dijeron que fue por el problema entre Fonseca y los dirigentes”.

El Tigre lo llevó a Como (2013-2014), su lugar de residencia en Italia, para jugar en la Serie C y al año tomó la decisión de abrirse de su representante para jugar en Petrolul de Rumania. 

“Fueron muchos años, había un desgaste de la relación y decidimos separar nuestros caminos pero en buenos términos, quedó todo bien”, expresa. 

Cuando llegó a Rumania (2014-2015) el presidente del club cayó en prisión acusado de lavado de dinero. Compartió equipo con Juan Ángel Albín y Rodrigo Pastorini y sufrieron atraso de pagos. 

“Era una ciudad fría, chica, estábamos a 40 minutos de Bucarest. A las 4 y media de la tarde ya era de noche”. Otra vez tenía dos años de contrato pero decidió pegar la vuelta. 

Estar más cerca de su cable a tierra que es Treinta y Tres. Sus padres tenían 17 años cuando lo trajeron al mundo. 

Sebastián Gallegos en su casa de Pocitos

“Mi padre trabajaba en una panadería y además salía a vender cosméticos. Mi madre atendía una peluquería en casa. Nunca nos faltó nada, pero no sobraba. Los zapatos de fútbol y los primeros equipos deportivos eran regalos de los amigos de sus padres. 

Gallegos estuvo entrenando un mes y medio en Fénix a la espera de una nueva oportunidad. “Me quedaba a patear tiros libres con Martín Ligüera, ¡qué jugador!”, dice. 

En Atlético de Madrid hacía lo mismo con Forlán y se asombraba de ver a Agüero entrenar y pasar totalmente desapercibido pero luego ir a los partidos y anotar de a dos o tres goles. Godín vivía a media cuadra y como entonces el zaguero estaba soltero compartía tiempo con Gallegos y su padre. Tiempos de asado y amistades que perduran hasta el día de hoy. 

“Con el tiempo se valora más. De chico uno es muy inconsciente de todo”, dice Gallegos. 

La Bota de Bronce del Mundial sub 17 por ser uno de los goleadores de Nigeria 2009 está en su casa de Treinta y Tres. 

Bota de Bronce del Mundial sub 17 de 2009

“Fue un torneo hermoso. Hacía un calor insoportable, siempre cerca de los 40 grados. Nos tuvimos que dar siete vacunas para llegar a Nigeria. La pobreza que veíamos nos impactó. Después de cada práctica se juntaban muchos niños y siempre intentábamos dejarles algo. Yo le di un buzo y mis canilleras a un niño”. 

Hizo cuatro goles en ese certamen. El más importante fue el 3-3 que llevó el partido con la España de Koke, Sergi Roberto, Muniain, Isco y Morata. La roja ganó por penales en cuartos de final.

Hizo 7 goles oficiales con la sub 17 en 2009

En Real Garcilaso de Perú (2016) tuvo su mejor rendimiento. “Es un país y una liga a la que me encantaría volver” y tras un fugaz pasaje por Fénix en 2019 llegó el año pasado a Central Español. “El inicio fue complicado porque quedamos pocos jugadores del año pasado. Pero desde que empezamos a entrenar en la Mutual como lugar fijo se ganó en grupo y nos hicimos más fuertes”, expresa. 

"En lo institucional el club está creciendo también con el proyecto de la SAD y cada tanto nos damos una vuelta por el Palermo para ver cómo avanzan las obras porque ya están por ponerle el césped". 

"Nuestro primer objetivo era salir de la parte de abajo de la tabla, la primera rueda no fue la deseada pero ahora, con la misma idea, llegaron los resultados. Logramos pequeños impulsos que nos alientan a ir partido a partido en busca del ascenso", dice. 

"No hay nada más lindo que acostarse sabiendo que al otro día te vas a levantar para ir a jugar al fútbol. Disfruto mucho en una cancha, en un vestuario. Cuando se termine voy a seguir vinculado y cuando tenga 30 me voy a empezar a preparar". 

La llama de ese gurí de pueblo que disfruta con la pelota en los pies jamás se apagó. Sebastián Gallegos pintaba para crack a los 17 pero nunca logró despegar para instalarse en la élite. Sin embargo, aún tiene magia por tirar. A fin de cuentas, en Europa o en el ascenso uruguayo, todo se trata de un juego. 

La trayectoria
Baby fútbol: Huracán y Yacaré de Treinta y Tres. "Es mi lugar en el mundo y eso era jugar con amigos"
Inferiores: Danubio. "Con 11 años empecé a venir a jugar en vacaciones y tanto Danubio como Peñarol fueron a jugar varios torneos a Treinta y Tres. Una vez vino a buscarme Welker para Peñarol, pero ya le habíamos dado la palabra a Danubio. Me fui con 14 años y tuve una pretemporada donde viví en una de las casitas para juveniles con Franco Torgnascioli, Fabricio Formiliano y Julio Ferrón. Muy lindos recuerdos. 
Atlético de Madrid B: "Un scouter me fue a ver al Sudamericano sub 17 de Chile, se me apersonó después de un partido, me habló y luego se contactó con mis representantes. Me fui después del Sudamericano". Firmó un gran contrato por cinco temporadas pero solo jugó seis partidos en el equipo B. Llegó en 2009 y se fue en 2012 a Peñarol. 
Badalona: En 2011 se fue a préstamo a Badalona, al ascenso de España disputando solo ocho encuentros. 
Peñarol: Disputó la temporada 2012-2013, metió dos goles en 15 partidos y fue campeón uruguayo. El contacto lo hizo a través de su compañero en Atlético de Madrid, Leandro Cabrera, hijo de Sergio Cabrera que entonces era ayudante de Jorge "Polilla" Da Silva. Declaraciones de Daniel Fonseca precipitaron su salida del club. 
Como: Disputó la temporada 2013-2014 en la Serie C de Italia, dos tantos en 10 partidos. "Querían que me quedara, pero preferí ir a otra liga". 
Petrolul: Se fue a Rumania en 2014-2015 donde solo disputó tres encuentros. "Cuando llegué el presidente fue preso por lavado de dinero y fue una temporada brava para cobrar, sufrimos atrasos en los pagos". 

La pegada, una de sus grandes armas ofensivas

Real Garcilaso: Mostró la mejor versión de su carrera jugando a 3.400 metros de altura. Hizo seis goles en 33 partidos siendo una buena figura en el equipo. "Teníamos un preparador físico argentino de la vieja escuela que nos mataba corriendo; en la pretemporada no tenía de dónde sacar aire por la altura. Esperé ofertas para poder dar un salto de calidad porque me había ido muy bien, pero no me llegó nada y ahí decidí irme a Chile". 
Cobresal: "No tenés idea a dónde estás yendo, ¿no?", le preguntó un jugador argentino con el que iba a compartir equipo. Gallegos llegó al equipo minero pero no se sintió cómodo y tras jugar 11 partidos y marcar un gol rescindió contrato. 
Atenas: Llegó para el final de la temporada 2017 y colaboró con dos goles en cuatro partidos para el ascenso de los carolinos. 
Hawckesbury City: Un contacto uruguayo lo llevó al fútbol de Australia para jugar en un equipo de tercera división. Impresionó bien y logró pasar a Sidney United de primera, pero una rotura en el hombro lo sacó del equipo. Para recuperarse se fue a jugar a Sidney Croacia donde decidió volver. "Sidney es una ciudad súper ordenada donde a las 5 de la tarde cierra todo y no hay nada para hacer y a las 5 de la mañana la ciudad ya está activa". 
Fénix: En 2019 disputó cuatro partidos en Fénix a donde lo llevó Juan Ramón Carrasco: "Es tremendo entrenador". 
Central Español: Suma siete goles en 35 partidos desde la temporada pasada, juega como volante interior y contra Albion, hace un par de fechas atrás, metió un golazo tras gran apilada. Todavía hay magia. 

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...