Cargando...
Pichulo, un apodo que lleva desde niño

Fútbol > LOS DE ABAJO

Pichulo Ferreira, el delantero que hace 200 kilómetros diarios para entrenar

Brahian "Pichulo" Ferreira vive en Fray Marcos y forjó su carrera viajando todos los días a la capital: pasó por Peñarol, fue goleador en Canelones del Este, subió con Sud América y ahora la rompe en Uruguay Montevideo

Tiempo de lectura: -'

02 de octubre de 2021 a las 05:00

A las 6 de la mañana el CITA pasa por Fray Marcos. Pichulo, que en la cédula se llama Brahian Ferreira, se levanta todos los días 5.30, desayuna y arranca a la parada, ubicada a seis cuadras de su casa, rumbo a Tres Cruces. Así lo hizo cuando jugó en Peñarol en 2018, cuando en 2020 estuvo Sud América y ahora lo hace en Uruguay Montevideo, la gran revelación de la Segunda División Profesional. Cien kilómetros de ida y cien de vuelta diarios persiguiendo sueños atrás de una pelota.

Pichulo anda por los 24 años y en el equipo de Pueblo Victoria explotó. Volvió a ser aquel jugador que en 2019 la rompió en la selección de Canelones del Este jugando como centrodelantero.

Tiene 24 años y una gran pegada de zurda

Llegó a préstamo de Sud América donde ascendió en 2020, pero donde este año, con el argentino Claudio Biaggio, no jugaba ni en los amistosos.

“Acá me volví a sentir jugador de fútbol, Uruguay Montevideo es un club donde de lo poco que hay no falta nada y me han tratado de maravillas”, dice a Referí.

Siempre jugó de 9, pero Gastón De los Santos lo puso de extremo izquierdo. El arranque del equipo no fue bueno y el DT fue sustituido tras la tercera fecha por Nicolás Vigneri quien pasó de delantero a entrenador del equipo. Vigneri lo puso de extremo derecho para jugar a perfil cambiado. Y así llegaron sus goles contra Rocha, Racing (golazo) y Villa Teresa que pusieron al celeste lejos del descenso y en zona de playoffs.

Hoy vive el momento que empezó a soñar jugando en los únicos equipos de baby fútbol que tiene Fray Marcos, una ciudad de 2.000 habitantes ubicada en Florida.

Suma tres goles esta temporada, igual que en 2020 en la IASA

Primero jugó en Atlético Fray Marcos y luego en La Coruña. Un tío lo apodó Pichulo y el apodo le quedó para toda la vida: "Nunca pregunté por qué", dice. Cuando tenía 15 años, su amigo Santiago Martirena se fue a probar a Juventud de Las Piedras y le pidió que lo acompañara. Se probó un par de semanas hasta que Marcelo Broli pidió que lo ficharan.

“No la pasé nada bien en la casita de Juventud, el equipo no estaba bien como está ahora, vivíamos con seis compañeros y no tenía plata para comprar algo extra a lo que nos daban”, recuerda.

Aunque estaba en Tercera con Amaranto Abascal y ya había subido a entrenar en Primera con Jorge Giordano decidió volver a los pagos. A jugar en la reserva de Atlético Fray Marcos.

De Fray Marcos a capital toda la semana

Hasta que un buen día lo llamó Giordano quien le presentó a un representante para que le diera una mano: Carlos Aguilera, el Pato, quien en 2018 lo colocó en Peñarol.

Algún día Pichulo le contará a los nietos que Jorge “Tito” Goncálvez lo hizo fichar y lo dirigió en Tercera del aurinegro donde compartió ataque con Darwin Núñez cuando este se recuperó de una lesión de rodilla. Que en Tres Cruces los levantaba Ángel Rodríguez para llevarlos a la práctica y que un día, en un amistoso en el Campeón del Siglo entre la Primera y la Tercera se lesionó un titular, cambió de equipo y le llenó el ojo a Leonardo Ramos, tanto que un par de días después lo subió a entrenar con el plantel principal.

Con la de Canelones del Este junto a Darwin Núnez

“No pude jugar porque no había cupos de contratos. Pero fue una experiencia increíble. En la cancha por haber entrenado con enormes jugadores y también afuera porque fui integrado totalmente y compartí asados en Los Aromos y hasta un día fuimos todos a la casa del Lolo Estoyanoff”.

El plantel campeón de 2018 en la casa del Lolo Estoyanoff

Hasta se quedó con una medalla de campeón uruguayo y posó con la copa de ese año, conquistada tras ganarle la final a Nacional 2 a 1. 

Con la copa del Uruguayo 2018 y el recuerdo de Peñarol

En Peñarol le pagaban $ 5.000 al mes, pero como suele ocurrir en los equipos grandes las oportunidades de jugar escasean. Por eso, en 2019 se fue a buscar protagonismo y minutos al ascenso, a Tacuarembó.

Anduvo poco y nada y otra vez volvió a refugiarse en sus afectos. En su madre y sus cinco hermanos. En Fray Marcos.

En La Coruña empezó a hacer goles que lo llevaron a Canelones del Este donde fue protagonista de un bicampeonato que lo devolvió al profesionalismo.

“No encontré mi mejor versión y me volví. A jugar en La Coruña y la verdad que me fue muy bien. Un día vino a vernos Omar Opstaleche, que en paz descanse, y me convocó a la selección de Canelones del Este. Hacía 33 años que no ganaba el título Regional Centro Este y lo ganamos dos años consecutivos. Hice 26 goles entre el club y la selección donde después llegamos a semifinales de la Copa Nacional de Selecciones”, dice.

“Vengo de una familia humilde. Humilde hasta por demás. Sin la ayuda de mi madre, mis hermanos, mis tíos, mis amigos, mi novia y su familia hoy no estaría acá. ¿Zapatos de fútbol? Todos fueron regalos...”, dice Pichulo y se emociona hasta las lágrimas. Vale la pena cada madrugada, los 200 kilómetros diarios y las frustraciones vividas. Hay talento en esa zurda y mucho camino por recorrer.

DE SOBREPIQUE
El único de Fray Marcos en el profesionalismo: Los equipos de Fray Marcos, ubicado en Florida, juegan en la Liga de Tala. “Soy el único en el profesionalismo pero hay un gurí que juega en la Quinta de Nacional, Thiago Rijo, que ojalá pueda llegar”.
El alto costo del boleto: En Juventud no cobraba, en la Tercera de Peñarol percibía un viático y en los equipos que defendió percibió y percibe sueldos de Segunda División. “Ahora, para ahorrar, me quedo algunos días en Montevideo en la casa de un tío porque sino en boletos tengo un gasto de casi $ 16 mil por mes”.
Medalla de campeón: En 2018 entrenó un semestre en Primera de Peñarol tras impresionar a Leo Ramos en una práctica. No pudo jugar porque el club tenía el cupo de contratos lleno, pero estuvo en los festejos del Campeonato Uruguayo y se llevó su medalla de campeón.

La camiseta y la medalla de campeón con Peñarol

Le fue mal en Tacuarembó: En 2019, cuando se fue a Tacuarembó FC, compartió casa con Douglas Vitencourt, Douglas Jardel y Pablo Borches. Jugó sus primeros nueve partidos como profesional pero no marcó goles. "No me encontré, no di mi mejor versión". 
Bicampeón en Canelones: Hacía 33 años que Canelones del Este no ganaba el Regional Centro Este. Omar Ospitaleche lo fue a ver en La Coruña y lo citó a la selección. Ganó un bicampeonato y anotó 26 goles entre el club y la selección. Además, llegaron a semis de la Copa Nacional de Selecciones donde terminaron invictos y perdieron contra Colonia por gol de visitante tras empatar 0-0 y 1-1. 

Campeón del Regional Centro Este con Canelones del Este

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...