27 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,30 Venta 39,70
4 de agosto 2023 - 11:12hs

El análisis publicado por el real instituto Elcano ofrece una visión alternativa a la concepción del desencanto de la democracia en la región impulsado por el estancamiento económico. Los autores afirman que existe otra visión además de la que se caracteriza por la fragmentación y polarización del sistema político y una frágil gobernabilidad.

Los autores afirman que en desarrollo democrático y respeto por los derechos humanos, América Latina ocupa el primer puesto entre las regiones emergentes.

Más noticias

El apoyo a la democracia como régimen político sigue siendo ampliamente mayoritario respecto a otras alternativas. Un 67% de los ciudadanos latinoamericanos cree que “la democracia puede tener problemas, pero es el mejor sistema de gobierno”.

En este sentido aseguran que aunque la izquierda o la derecha radicalizan su oferta política la autopercepción del electorado se mantiene en el centro. “Un 68% de los latinoamericanos se autodefinen como de centro, centroizquierda o centroderecha”, afirman.

El análisis del excanciller da cuenta de que “los retrocesos políticos de los últimos años son más coyunturales que estructurales y podrían revertirse si se producen cambios en el contexto político global o si la economía de la región retoma el crecimiento”.

El artículo habla de una década latinoamericana caracterizada por el estancamiento económico prolongado, la frustración de expectativas que provocan el descontento y el malestar ciudadano, el desencanto con la democracia, desafección con los partidos establecidos y con la élite política tradicional, movilizaciones sociales de protesta, voto de castigo, fragmentación y polarización del sistema político, frágil gobernabilidad, inestabilidad, y debilidad de los gobiernos para encarar agendas reformistas y baja inversión y persistencia del estancamiento económico.

Perspectivas para la región

“Para millones de personas el futuro no fue como lo habían imaginado en 2013”, establece el análisis. Y ejemplifica con el PIB (producto interno bruto) per cápita que es un 20% menor al que se esperaba para este momento en 2013.

Voto castigo

Talvi y Martínez explican que esa discrepancia entre la realidad imaginada y la real generó la frustración de expectativas que está en la base del malestar ciudadano.

Este malestar y el estancamiento económico tuvieron su correlato en la política y provocó que el apoyo a la democracia haya caído 10 puntos y la satisfacción sea apenas un 27% para el promedio de la región, según el estudio.

Ernesto Talvi y Juan Pablo Martínez definen que el voto castigo “no ha sido piadoso con quien ocupa el poder” y se refiere a las 19 elecciones presidenciales —sin sospechas de fraude— realizadas entre 2018 y 2022, de las que 13 fueron ganadas por la oposición al gobierno de turno y destaca como ejemplo al Frente Amplio en Uruguay y al kirchnerismo en Argentina, entre otros.

“El voto de castigo explica el giro a la izquierda experimentado en la región desde 2018”, dicen Talvi y Martínez. Sin embargo enfatizan que donde gobernaba la izquierda, como Ecuador en 2018 y Uruguay en 2019, resultaron electos gobiernos de derecha. “El voto de castigo se ejerce contra los que ejercen el poder, no por razones de giro ideológico del votante”, sostienen. 

Confianza en la política

El artículo escrito por Talvi y Martínez toma que según el Latinobarómetro, la confianza en el presidente, en el gobierno y en los partidos políticos ha caído de manera significativa desde el comienzo de esta fase y se ubica en los niveles más bajos desde que se llevan registros.

Además de motivar protestas en los distintos países esto ha llevado a que se opte por alternativas políticas con discursos antisistema como es el caso de Javier Milei en Argentina. A la larga esto lleva a la fragmentación y a la polarización.

“La fragmentación lleva a que los presidentes electos inicien sus gobiernos con un reducido capital político”, continúa el estudio. Entre esta capacidad política limitada y la falta de recursos económicos, los autores enfatizan que esta base lleva a que no se cumplan las expectativas del electorado y nuevamente aparezca la frustración.

El relato alternativo

El estudio de Talvi y Martínez subraya que la regresión política actual “no sólo está relacionada con el ciclo económico sino también remite a los niveles de retroceso observados durante el estancamiento anterior al de la última década, del quinquenio 1999-2003”. A propósito señala que más allá de ciertas impresiones “se trata de un fenómeno circunstancial que habrá de revertirse cuando la economía de la región comience a andar”.

En tanto aseguran que a pesar del retroceso de los últimos años, América Latina sigue siendo la región emergente más democrática del mundo.

Finalmente Talvi y Martínez afirman que “el éxito electoral de los proyectos más radicales está más relacionado con su condición de antisistema que de radical”.

Temas:

Erneso Talvi

Seguí leyendo

Te Puede Interesar