Economía y Empresas > Comercio

Temer llamó a Vázquez por los lácteos y descomprimió tensión

La industria automotriz denuncia violación en tratado bilateral que perjudica a Uruguay

Tiempo de lectura: -'

14 de octubre de 2017 a las 05:00

Cuando parecía que la suspensión temporal a los lácteos uruguayos –que había resuelto aplicar en forma unilateral el ministro de Agricultura de Brasil, Blairo Maggi– se volvía un dolor de cabeza para el gobierno y un tema que tenía en vilo a toda la cadena láctea, una inesperada llamada del presidente brasileño Michel Temer a última hora de este viernes a su homólogo Tabaré Vázquez, terminó por descomprimir la tensión.

En diálogo con El Observador, el presidente de la República dijo que Temer lo telefoneó personalmente para pedirle "disculpas" y le indicó que fue una "desinteligencia" la decisión que tomó su ministro de Agricultura el pasado miércoles de suspender la liberación de nuevas licencias de importación de productos lácteos uruguayos.

"Temer me pidió disculpas y me prometió que la situación se normalizará en breve", contó el mandatario. Según transmitió Vázquez, el presidente de Brasil le indicó que la solución puede demorar unos días y que optó por llamarlo personalmente porque de lo contrario "se iba a seguir agrandando un circo mediático".

Además, Temer le informó que mantuvo un contacto con su canciller, Aloísio Nunes Ferreira, y con Maggi para resolver el diferendo.

El mandatario brasileño le aseguró que la "voluntad" de Brasil es la de "solucionar los problemas". Por ello está previsto que en cuestión de horas arribe una misión de técnicos del Ministerio de Agricultura de Brasil (MAPA) para intercambiar información con las autoridades uruguayas.

Por otra parte, el presidente de Brasil se excusó por no poder asistir a la Conferencia Mundial sobre Enfermedades No Transmisibles, que se realizará en Montevideo, debido a compromisos gubernamentales. Ambos presidentes quedaron en conversar en los próximos días, a los efectos de coordinar la convocatoria para la siguiente reunión del Mercosur.

El canciller Rodolfo Nin Novoa destacó a El Observador la solución "diplomática" a la que arribaron ambos países e indicó que la misión brasileña arribará a Uruguay este lunes 16.

En ese sentido, el presidente del Instituto Nacional de la Leche (Inale), Ricardo de Izaguirre, dijo anoche a El Observador que el organismo ya elevó un informe completo a la cancillería donde queda "ratificado" que Uruguay no realiza ningún tipo triangulación en sus ventas de lácteos a Brasil, como acusó Maggi.

Las autoridades del Inale recogieron los datos de producción, así como de exportación e importación de productos lácteos para que la misión brasileña del MAPA que llegará a Uruguay no tenga dudas sobre las sospechas que sembraron actores privados de la cadena láctea brasileña.

Luego de un episodio en la jornada del jueves donde Brasil demoró por unas horas unos camiones de quesos en la frontera, que fue respondido por Uruguay en el mismo sentido con la mercadería que pretendía ingresar a territorio uruguayo, este viernes la actividad comercial en los pasos de frontera fue normal.

Los camiones que trasladan quesos uruguayos ingresaron a Brasil este viernes sin inconvenientes, informó un despachante de aduana del Chuy a El Observador.

"Pasaron todos los despachos (de lácteos y otras mercaderías) que estaban programados para allá y para acá, no tenemos paro de nada. En realidad, nunca tuvimos, se está actuando con normalidad", confirmó una fuente de la Administración de Aduanas de Chuy. Fuentes diplomáticas explicaron a El Observador que en el caso de los lácteos no hubo problemas porque fueron licencias de importación que ya habían sido liberadas por el MAPA con anterioridad a que Maggi anunciara la suspensión por tiempo indefinido.

Frente automotriz

Sin embargo otras ramas de la producción como la industria automotriz sostienen que el gigante norteño no está cumpliendo con los acuerdos vigentes.

En diciembre de 2015 Uruguay y Brasil modificaron un acuerdo de compensación de comercio, por el cual a partir de enero de 2016 los vehículos fabricados en el vecino del norte dejaron de pagar aranceles para ingresar al país.

Uruguay accedió a otorgar ese beneficio a cambio que las autopartes de fabricación local fueran tratadas como piezas brasileñas y dejaran de pagar 30% de impuestos, pero eso hasta ahora no se ha cumplido. La negociación también implicó que Uruguay resignara el cobro de US$ 70 millones por aranceles de unas 26.000 unidades, según la Cámara de Autopartes del Uruguay.

El acuerdo vigente hasta 2015 implicaba que las exportaciones autopartistas de Uruguay se multiplicaban por un coeficiente y eso daba el monto de dinero que Brasil podía ingresar en vehículos al país sin pagar aranceles.

Pero las exportaciones uruguayas no alcanzaban para cubrir la cuota que Brasil necesitaba. Entonces la opción era que Brasil pagara el arancel por lo que excediera ese monto o que cada año se le diera un crédito, con la promesa de que en años siguientes las exportaciones uruguayas aumentarían.

El crédito fue creciendo y Brasil no llegó a comprar autopartes uruguayas como para cubrir la deuda. A fin de 2015 Brasil propuso condonar el pago por las 26.000 unidades y dejar la cuenta en cero, lo que fue aceptado por Uruguay.

A dos años del nuevo acuerdo, los autos fabricados en Brasil entran libres de aranceles y su participación en el mercado local crece de manera exponencial, pero las autopartes uruguayas siguen gravadas porque el vecino del norte hasta ahora no cumplió con lo que prometió.

"Desde el principio estuvimos en contra de que se firmara el acuerdo, porque no estaba claramente explicitado. Ya van dos años y (las autopartes) no han sido tenidas en cuenta como productos brasileños", dijo a El Observador, el presidente de la gremial del sector, Marcelo Graniero.

Incluso cuando se negociaba el nuevo acuerdo, integrantes de la gremial autopartista norteña advirtieron a los empresarios locales que no se firmara porque en Brasil "nunca darían lo que en teoría establecían", relató Graniero. La producción uruguaya paga un impuesto denominado IPI en el marco del programa Innovar-Auto que ya fue denunciado por países europeos y deberá ser suspendido, según una resolución de la Organización Internacional del Comercio (OMC).

Pero Brasil ya prepara otro programa de estímulo y protección de su producción que regirá desde enero de 2018 denominado Rota 2030. En junio representantes de la gremial y del Ministerio de Industria concurrieron a Brasil para analizar el asunto y se les informó que "era mejor" tratar el tema en diciembre, según relató Graniero.

"Hoy a Brasil le interesa el mercado automotor, quiere terminar con China y meter todos los autos que pueda aquí. Por eso ha bajado los valores y son competitivos. Este es el momento de presionarlo porque cuando queramos hacerlo va a tener el 80% del mercado y ahí prácticamente no vamos a tener mucha posibilidad de presión", añadió el empresario.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...