Polideportivo > YACHTING

Una historia de amor en el mar

Pablo Defazio y Mariana Foglia se conocieron en 1998 navegando y se casaron diez años después; en 2009 llegó Paula y en 2012 empezaron a competir juntos en snipe, donde el domingo ganaron el Nacional

Tiempo de lectura: -'

29 de mayo de 2012 a las 20:36

Punta del Este es un lugar mágico para Pablo y Mariana. Allí se conocieron en 1998 y ahí retomaron su historia de amor en 2007. Pero no fue solo un sitio en el mundo lo que los encontró en la vida sino también una pasión común: el snipe.

Cada cual por su camino cosechó logros históricos para esta clase náutica.

Pablo Defazio se inició en la clase en 1995 como tripulante y un año después tomó el mando como timonel.

Con Eduardo Médici ganó el Hemisferio 2006 en Miami. Además fue plata en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro 2007, con el mismo tripulante, y bronce en Guadalajara 2011, con Manfredo Finck.

Mariana comenzó a correr en la clase en el año 2000 y junto a su hermana Andrea ganó dos campeonatos mundiales femeninos: Noruega 2004 y Punta del Este 2006.

“Yo no la conocía mucho del optimist porque ella navegó poco. Un verano que andaba danto vueltas por el Yacht Punta del Este nos conocimos. Estuvimos de novios hasta 2001”, contó a El Observador Defazio.

Terminaron en buenos términos. “Imposible pelearse cuando íbamos juntos a todos los viajes por la clase”, comentó Pablo a las risas.

En 2002, estando en Asunción para disputar un Sudamericano, se animaron a correr juntos en la categoría mixta. Y fueron campeones.

Y en otro Sudamericano, el de Punta del Este 2007, volvió el amor.

“Ahí corrimos el Sudamericano mixto en Florianópolis 2008, terminamos terceros o cuartos”, dijo Defazio sin poder recordar.

Poco después Mariana quedó embarazada. Así y todo, con cinco meses, corrió el Mundial de España con Andrea.

En diciembre se casaron y en febrero de 2009 llegó Paula para cambiarles la vida.

Luego Mariana se dedicó a estudiar (es bióloga) y a trabajar en la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama).

Pablo se hizo profesional. Lo contratan de Chile para correr en la clase Soto 40 donde es táctico, un rol clave en la desarrollar la táctica de cada regata.

Pero el snipe, lento ante los bólidos que son olímpicos, tira y apasiona. Y si a eso se le suma la posibilidad de competir en pareja, más todavía.

Defazio le quería dedicar sus fines de semana libre a su clase preferida y Mariana quería volver.

Empezaron en verano en una etapa del ranking nacional, en Punta del Este. Pero el gran desafío llegó el pasado fin de semana en el Nacional. ¿La razón? Defazio había ganado los últimos siete. De 2005 a 2007 con Médici; de 2008 a 2011 con Finck.

Se sumaron otros 13 botes a la competencia, incluidos los hermanos Ricardo y Roberto Fabini.

Ricardo fue campeón mundial en Japón 1989, un logro histórico para el deporte uruguayo.

Se disputaron seis regatas en dos días. Defazio y Foglia fueron cuatro veces primeros y dos terceros. “El sábado fue muy complicado con poco viento e inestable, las regatas fueron difíciles; el domingo ganamos tranquilos la primera y tocamos una boya en la segunda, quedé muy caliente por el error, fuimos terceros. En la última ya teníamos el campeonato asegurado”, contó Defazio.

Este triunfo los clasificó al Hemisferio que se llevará a cabo en Buenos Aires entre el 18 y 25 de noviembre.

“Con Mariana nos conocemos muy bien y en competencia dejamos de ser la pareja de casados y corremos. Cada uno con su tarea. Tenemos mucha confianza y nos podemos decir cualquier cosa”, contó Defazio.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...