Nacional > ASALTO EN SAYAGO

Vecino que ayudó a apagar incendio en Redpagos: “A las gurisas las quemaron como ratas”

Dos delincuentes que intentaron robar sin éxito el comercio, prendieron fuego el local y dejaron gravemente heridas a dos empleadas 

Tiempo de lectura: -'

04 de junio de 2019 a las 15:07

Esteban y Marcela abrieron su almacén del barrio de Sayago como lo hacen todos los días. Con el cielo todavía oscuro, tranquilos y tomando mate. Pero este martes algo inesperado rompió la monotonía. Sobre las nueve de la mañana, el dueño del local tuvo miedo de morir de un balazo en la cabeza después de ser golpeado por un ladrón a mano armada.

Luego de ser atacado, el comerciante le salvó la vida a otras dos mujeres que estaban ardiendo en llamas debido a que el mismo delincuente prendió fuego el local de Redpagos que está pegado a su comercio.

“No tuve tiempo ni de mirarlo a los ojos. Solo vi que tenía un pasamontañas negro que le cubría la cara”, contó Esteban a El Observador (quien prefirió no dar su apellido) todavía nervioso y con la voz entrecortada, mientras relataba cómo empezó el robo del almacén de la calle Molinos de Raffo. Tirado en el piso, el delincuente le apuntó con un revólver en la cabeza y lo amenazó. “El tipo me gritó que si no le daba la plata me iba a matar de un balazo. Sentí el arma en el cuello y creí que ya estaba muerto”, recordó aterrorizado.

Marcela, su pareja, le pidió al delincuente que se tranquilizara, que la plata la tenía ella, que estaba atrás del mostrador. Sin poder pensar mucho, le dio $ 2.000 que tenían en la caja y el ladrón salió a la calle. Ellos corrieron para resguardarse en el patio del local, acompañados por un cliente que, paralizado por el miedo, no llegó a comprar el pan que fue a buscar para el desayuno.

Esquina de la calle Molinos de Raffo y Ariel.

Todo pasó demasiado rápido. Escondidos en el fondo, todavía les temblaban las piernas y aunque el corazón les latía a todo lo que da, agradecían a Dios que los tres estaban vivos. Pensaron que lo peor había pasado. Y se equivocaron.

“De repente escuchamos una brutal explosión”, dijo Esteban y la adrenalina se disparó otra vez. Parecía que había estallado una bomba. El dueño del almacén se asomó hasta la puerta a ver qué era y se encontró con una inmensa nube de humo negro que salía desde la puerta del Redpagos, el local de al lado. “No se podía ver nada para adentro. Solo se escuchaban gritos de ayuda”, agregó el hombre.

“Se estaban quemando vivas”

La mujer que vende tortafritas en esa esquina vio todo lo que pasó. Un joven que la ayuda a cocinar, también. Ambos contaron a El Observador que un Chevrolet Spark, color negro y sin matrícula se estacionó justo enfrente del local. Cuando escucharon la explosión, vieron el humo y sintieron los gritos. Captaron el momento en que el delincuente salió del Redpagos con las manos vacías y se subió al auto, donde lo esperaba su cómplice. Arrancaron de golpe y doblaron por la calle Ariel, en dirección a Garzón. Nadie supo más nada de ellos.

Según los relatos, después de que el ladrón robó en el almacén, ingresó en el local de cobranzas con ánimos de llevarse un botín. Adentro había una pareja que intentaba pagar sus cuentas, pero el asaltante prendió fuego el comercio antes que de pudieran hacerlo. Ambos, heridos, salieron a pedir ayuda a la mujer que vendía las tortafritas. “Les di agua, la gurisa estaba con los pelos y la cabeza quemada y al novio se le había prendido fuego la campera. Los dos se fueron para Casa de Galicia a que los atiendan”, contó la vendedora a El Observador, quien tampoco quiso que su nombre se publicara. 

La puerta del almacén y la puerta del Red Pagos.

El delincuente exigió que le dieran el dinero del Redpagos, pero las trabajadoras que atendían detrás de la mampara de vidrio se negaron, relató la mujer. “La pareja que salió herida me dijo que, como las empleadas no le dieron la plata, el chorro les tiró algo que explotó adentro. Creemos que era una bomba molotov”, agregó.

Esteban contó que las mujeres, de 20 y 30 años aproximadamente, no podían salir del cubículo hermético que se estaba prendiendo fuego. Nadie podía entrar a sacarlas porque ese sector del local dispone de un sistema de seguridad bastante complejo, de doble puerta y cerraduras que solo ellas pueden manipular. “Imaginate los nervios de las gurisas, se estaban quemado vivas. Y la puerta por donde podían salir estaba ardiendo en llamas”, dijo el dueño del almacén.

Todavía se desconoce a ciencia cierta de qué manera se pudo desencadenar tanto fuego. Estaban presume que por la rendija del mostrador, prevista para deslizar los billetes y facturas, el delincuente volcó nafta o algún otro inflamable. “No se podía respirar. Solo sentías un olor muy amargo. Todavía tengo ese mismo gusto amargo en la boca. Era una jaula de humo y fuego. Yo tenía que salir a la vereda, respirar y volver a entrar para intentar apagar las llamas con el bomberito. No aguantabas más de unos segundos ahí adentro. Imaginate ellas, que estaban encerradas, sin aire”, dijo el hombre que logró apaciguar el incendio. 

Finalmente las dos mujeres pudieron abrir las puertas y salieron. Marcela dijo que las vio arrastrarse por el piso hasta llegar a la vereda, donde se acostaron para poder respirar. Desde el almacén se gastaron todos los bidones de agua intentando aliviar las heridas. La imagen fue terrorífica: tenían la cabeza y la cara quemadas. Las manos y las piernas, también. Olían a cuerpo quemado, contó Esteban. "Las gurisas tenían la piel derretida, se les caía de los dedos. Les veías las heridas abiertas a flor de piel. Fue horrible. Hasta la ropa se les había pegado al cuerpo, deshecha”, contó el hombre con los ojos llenos de lágrimas. Al rato, llegaron los bomberos y las ambulancias.

Según pudo saber El Observador, a las víctimas las trasladaron al Centro Nacional de Quemados, y una de ellas fue trasladada a Cuidados Intensivos por las graves lesiones que sufrió. “Las quemaron como ratas. No se llevaron ni la plata del local e igualmente las prendieron fuego. Fue una salvajada. Si yo no hubiera llegado con el bomberito, no sé qué pasaba, esas gurisas se morían calcinadas”, agregó Esteban. Su pareja acotó que él les salvó la vida.

Los vecinos aseguran que el barrio cada día está peor. La inseguridad no los deja trabajar ni pasear tranquilos por la zona. Que por semana hay dos o tres asaltos, violentos, ya sea a comercios o a personas que caminan o andan en bicicleta. Nadie se anima a estar solo por la noche. Y mucho menos cruzar la plaza Líbano, que se encuentra a unos pocos pasos del Redpagos, porque creen que de seguro alguien les robará. “Ahora los chorros se fueron y no los van a encontrar. Mientras nosotros casi nos morimos”, remató Marcela con tono de bronca y tristeza. 

Plaza Líbano, a pocos pasos del Red Pagos.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...