Temas

¿Cómo estimular al bebé dentro de la panza?

Tiempo de lectura: -'

10 de marzo de 2016 a las 23:05

Para cada etapa del embarazo se pueden poner en práctica diferentes técnicas de estimulación.

Cuando una pareja busca un hijo, desea lo mejor para esa nueva personita. Más allá de las costumbres, los recursos y las creencias de cada familia, suele encontrarse un objetivo común: que la criatura crezca y se desarrolle en todo su potencial. Es bueno tener en cuenta que desde el vientre materno el niño puede ser estimulado; ya desde las primeras etapas sus papás pueden entablar una comunicación con él.

La estimulación prenatal es el proceso que promueve una mayor capacidad de aprendizaje en los bebés, mientras están dentro del útero materno. Se trata de un conjunto de actividades que realizadas durante la gestación enriquecen al niño en su desarrollo intelectual, sensorial, físico, emocional y social. Esto se logra a través de una comunicación afectuosa y constante entre el bebé y sus papás desde el momento de la gestación.

Para cada etapa del embarazo se pueden poner en práctica diferentes técnicas de estimulación.

• Ejercicios para el primer trimestre de embarazo

Durante este período la estimulación prenatal es muy importante, aunque no se sientan aún los movimientos del bebé. El niño ya es capaz de experimentar sensaciones y comienza a comunicarse con su mamá.

En estos primeros meses se puede comenzar una estimulación a través de ejercicios de relajación y visualización. Se aconseja realizar alguna actividad como yoga para embarazadas y trabajar la respiración.

Hay muchos ejercicios de relajación y de visualización que pueden realizarse en casa y que resultan muy beneficiosos. Se llevan a cabo en cualquier momento del día. Se elije una música adecuada y, si la mamá lo desea, se enciende alguna vela. Se propone comenzar cerrando los ojos, para concentrarse en la respiración (que debe ser lenta y pausada). Luego cuando se alcance un estado de relajación, se aconseja a la mamá visualizar a su bebé: imaginarlo dentro del vientre, cálido y seguro, y allí expresarle de alguna forma el amor que se le tiene. Cuando se haya terminado, se vuelve a prestar atención a la respiración, se mueven lentamente los pies y las manos, y poco a poco se abren los ojos. Se recomienda hacer estos ejercicios por lo menos una vez al día. Son beneficiosos tanto para la mamá como para el bebé y sirven para reducir el estrés y la ansiedad.

Es aconsejable ir fortaleciendo el vínculo afectivo con el niño mediante una buena comunicación; se puede iniciar llamándole por su nombre o de alguna manera cariñosa. El objetivo es que el bebé se sienta aceptado y querido desde su concepción, para que su desarrollo emocional y afectivo sea adecuado.

Otro estímulo que es placentero para el bebé, es que la mamá le hable, con un tono muy suave, dulce y melódico. Esta actividad se puede acompañar con música instrumental.

• Ejercicios para el segundo trimestre de embarazo

Los ejercicios de estimulación que se sugieren en esta etapa le permitirán al bebé comunicarse con sus padres a través de movimientos; lo estimularán a reconocer sonidos, ruidos y música; lo ayudarán a aprender a asociar, es decir, a establecer relación entre ciertos estímulos y ciertas respuestas; aprenderá a prestar atención y a desarrollar su memoria.

Durante la gestación, el bebé tiene la capacidad de ver, oír y sentir, por esto, lo que realizan sus papás desde que está en el vientre materno se transforma en un importante estímulo para su desarrollo.

Durante este segundo trimestre de gestación, el cerebro se encuentra en pleno desarrollo; estimularlo correctamente supone una gran ventaja de cara al futuro. Se estará actuando sobre la formación de la estructura neuronal justo cuando es más maleable, cuando las células nerviosas se conectan entre sí para formar los diferentes órganos y sistemas.

Durante esta etapa del embarazo el bebé tiene mayor desarrollo sensorial, especialmente del oído. Los cantos y las charlas son un excelente estímulo para él. Se debe recordar que el oído es el primer órgano que se desarrolla, alrededor del cuarto mes y medio, y por eso, a través de este sentido se debe establecer el primer contacto del bebé con el medio exterior.

La estimulación auditiva es una de las más importantes. Para alimentar esta estimulación, se debe tomar conciencia de la presencia del niño en el vientre como una persona a la que se le pueden contar las actividades que se realizan en el día (las rutinas, lo que se va a hacer). Es cierto que no es sencillo hablarle a un interlocutor que no responde con palabras, pero es un beneficio real para el desarrollo de ese bebé que viene en camino. Se aconseja tener esta actitud de diálogo de forma asidua.

Tanto papá como mamá pueden leer cuentos, así se acostumbrará al timbre de voz de cada uno y se calmará con mayor facilidad en aquellos momentos de llanto inexplicable.

La lectura del cuento o la interpretación de una canción, debe hacerse de forma rutinaria, repitiéndose a diario, a una hora determinada durante el embarazo. Es importante recalcar que esta canción o cuento que se elija, será una poderosa herramienta para calmar al bebé fuera de la panza, cuando esté muy inquieto.

Para estimular la audición del feto, las mamás pueden, además de hablarle, colocar cerca de su vientre música suave y melodiosa. Escuchar música durante el embarazo es bueno para el bebé. Parece existir una preferencia particular por la música clásica, pero se puede cambiar el sonido con el tiempo, de manera que el niño no se acostumbre a escuchar siempre lo mismo. Se considera que dos sesiones de una hora al día, son suficientes para proporcionar una buena estimulación.

También se puede establecer una comunicación mediante el tacto; es decir, cuando se sienten esas "pataditas", mamá puede acariciar la panza, con diferentes intensidades y hablarle a la vez. Cuando esté presente el papá, se le puede pedir que haga lo mismo, procurando que su boca quede muy cerca del vientre de la mamá.

Durante este período también se pueden seguir haciendo los ejercicios de relajación. Para relajarse, se debe escoger una postura cómoda, a una temperatura agradable, con luz y música suave, en un ambiente distendido. Una vez que se está confortable, se cierran los ojos, se acaricia el vientre y se hacen círculos desde el pubis hasta el ombligo. Si el bebé está inquieto, se continúa con los masajes hasta que se tranquilice. Si lo desea, la mamá puede contarle las actividades del día y lo que siente por su llegada, los temores, las ansiedades y, sobre todo, el gran amor que tiene por él.

La relajación mejora el trabajo de parto, evita posibles depresiones, calma miedos y nervios durante el embarazo, fortalece el vínculo de apego, pero sobre todo beneficia el desarrollo físico y sicológico del bebé.

• Ejercicios para el tercer trimestre de embarazo

Los ejercicios de estimulación que se sugieren para el último trimestre de embarazo serán importantes para ayudar al bebé a comunicarse con sus papás antes de que nazca. Le enseñarán que los sonidos tienen significado (de esta forma comienzan los primeros pasos hacia el desarrollo del lenguaje, asociando palabras y significados). Entrenarán al bebé para enfocar su atención y ejercitar su memoria.

Un buen ejercicio es pronunciar una palabra y enseguida ejecutar la acción. Por ejemplo, frotar el vientre mientras se dice "frotar, frotar, frotar". Se puede hacer lo mismo con "palmear", "apretar" (sin presionar demasiado el abdomen), "acariciar", etc. Para que estas actividades sean efectivas, deben practicarlas al menos dos veces al día y no olvidar hablar en voz alta para que el bebé escuche.

En los últimos meses del embarazo, el bebé seguramente ya se chupa el dedo, tiene hipo y percibe los cambios del exterior. Es un excelente momento para estimular su sentido visual.

Si se quiere estimular la visión del bebé, se puede jugar a iluminar bien la habitación donde está la mamá - por unos 30 segundos - y luego apagar la luz. En verano se puede destapar el vientre al sol por unos 30 segundos y luego se vuelve a cubrir con ropa oscura. El objetivo es dar la sensación de luz y oscuridad.

A partir del quinto mes, se puede usar una mecedora para estimular el sentido del ritmo y del equilibrio.

Estos ejercicios estimularán la inteligencia y la socialización. Los bebés estimulados de esta manera se han mostrado más alertas, atentos, relajados y amigables.

Es fundamental recordar que un buen embarazo requiere de un conjunto de factores: una dieta balanceada, ejercicios físicos, estabilidad emocional, un seguimiento adecuado por parte del médico, y la felicidad de la espera. Todo contribuye a que el bebé nazca sano y tenga un desarrollo pleno.

    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...