Economía y Empresas > VALOR AGREGADO

¿Cómo trabajan las fundaciones de empresas?

Las fundaciones Banco República, Itaú, Prosegur, Telefónica-Movistar, Tienda Inglesa y María Tsakos cuentan sus desafíos y planes para este año 

Tiempo de lectura: -'

25 de febrero de 2020 a las 21:08

En Uruguay existen muchas fundaciones dedicadas a los más diversos fines, desde sociales y ambientales, hasta educativos y culturales. Todas proveen servicios en forma gratuita, en procura del desarrollo de las comunidades, lo que también repercute positivamente en las empresas que representan.  

Generalmente, la meta es aportar valor agregado y alcanzar mayor número de destinatarios. Y el desafío que con frecuencia comparten es el manejo adecuado de los recursos financieros; esto es, cómo conseguirlos, distribuirlos o cómo hacerlos rendir.  

Café y Negocios contactó a algunas de ellas como forma de mostrar un panorama de este tipo de organizaciones.  

Muchas compañías cuentan con un área de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), a través de la cual canalizan sus iniciativas de desarrollo social, pero cuando crean una fundación es porque quieren ir más allá con sus propuestas.  

La fundación, en comparación con las áreas de RSE, suele tener una identidad más definida y mayor visibilidad, además de desarrollar mayor cantidad de actividades con las comunidades.

Hoy en día, las fundaciones se enfrentan a procesos de transformación digital, a fin de no quedarse atrás. Las que se dedican a temas sociales y ambientales han asumido el desafío de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sustentable de la ONU, por lo que han adaptado sus programas en esa dirección.  

Un tema que preocupa es que Uruguay cuenta con poca experiencia en procesos y sistemas de evaluación de los proyectos sociales y culturales, lo que ha llevado a que algunas fundaciones estén trabajando en el desarrollo de metodologías de evaluación propia. 

Fundación Tienda Inglesa

Es una de las fundaciones más recientes de Uruguay, al haber sido creada a mediados de 2018. Su fin es impactar a las comunidades con formación que promueva la inserción laboral de jóvenes en situación de vulnerabilidad, además de acciones de voluntariado y apoyos a instituciones benéficas.“Llevamos adelante el Programa de Inserción Laboral en conjunto con el Centro Educativo Providencia y otras organizaciones sociales”, comentó María Marta Mugnolo, directora de la Fundación Tienda Inglesa. Dicho programa consta de diez semanas de capacitación que terminan en la posibilidad de que algunos participantes se integren a la plantilla de la cadena de supermercados. 
“En este año y medio del programa, hemos tenido más de 5.000 candidatos inscriptos. El 85% de los participantes en la capacitación recibieron una oferta laboral para trabajar en Tienda Inglesa, y todos adquirieron herramientas que mejoran sus posibilidades de inserción laboral en el mercado”, dijo Mugnolo.  

“Quienes trabajan en la fundación, lo hacen forma voluntaria. Contamos con más de cien voluntarios de Tienda Inglesa, incluyendo siete mentores y un equipo de coaches. Cada miembro tiene un rol y, con mucho entusiasmo y guiados por el deseo de generar  un impacto positivo en las comunidades, desarrollamos las iniciativas”, agregó.Los mentores pertenecen a las áreas más representativas de la operación diaria de la compañía, y aportan sus conocimientos para la formación teórica. Los coaches acompañan a los chicos en cada local donde realizan la capacitación para asegurar una inserción laboral exitosa.  

En 2019, la fundación incorporó la política de inserción laboral de personas con discapacidad con acompañamiento especial por parte de las instituciones de las que provienen y el apoyo de coaches de Tienda Inglesa. Este año continuarán en la misma línea. Asimismo tienen programados seis grupos del Programa de Inserción laboral, dirigidos a 350 participantes. 

Fundación Itaú

La Fundación Itaú fue creada en 1989, con el fin de promover proyectos vinculados a la cultura y a la transformación social.  

La casa matriz en Brasil cuenta con la Fundación Itaú Social y el Instituto Itaú Cultural, con los que la fundación en Uruguay trabaja en cooperación, sobre todo en cuanto a transferencia de metodología de trabajo.

“Apoyamos la generación de conocimiento, la formación técnico-profesional y la implementación de producciones artísticas y educativas”, dijo Lucía Cabanas, que se desempeña como directora ejecutiva de la Fundación Itaú y gerente de Marketing y Sustentabilidad del Banco Itaú. 

El programa cultural de la fundación nació en 1989, mientras que el programa social fue creado en 2012, con propuestas dirigidas a poblaciones en contextos vulnerables.  

La fundación también cuenta con un centro de capacitación que ofrece tres cursos: Diploma en gestión cultural, Gestión de la producción artística, y Periodismo cultural. Hasta el año 2019 sumó más de 2.000 egresados.

“Quisiera destacar nuestro apoyo al proyecto Desafío Educación de Socialab, el cual, a través de una convocatoria abierta a la ciudadanía, recoge diseños de soluciones innovadoras para atender problemas críticos de la educación”, señaló.

La ejecutiva contó que también apoyan a artistas nacionales en el desarrollo de sus creaciones. 

En 2019, pusieron énfasis en proyectos dirigidos a niños y jóvenes en contextos críticos, como el programa Leé para un niño”. 
Para este año 2020, la Fundación Itaú se dispone a poner foco en proyectos que promuevan la equidad de género y soluciones innovadoras.  

La directora ejecutiva de la Fundación Itaú y gerente de Marketing y Sustentabilidad del Banco Itaú. comentó que gracias a los 
beneficios fiscales que establecen algunas leyes o fondos de incentivo cultural (se refiere sobre todo a las leyes 18834 y 17930), se ha logrado que los proyectos al servicio de la comunidad tengan mayor alcance. 

Fundación Prosegur 

Esta institución cuenta con un equipo dirigido desde Madrid por Helena Revoredo, presidenta de la empresa Prosegur y de su fundación.  

Esta última nació orientada al mecenazgo artístico y cultural en 1983, y se redirigió al ámbito social en 2005, coincidiendo con la expansión internacional de la compañía. 

Desde entonces, desarrolla proyectos propios en los campos de educación, cultura, inclusión laboral de personas con 
discapacidad intelectual y desarrollo del voluntariado corporativo. 

Entre sus programas se destacan el de Cooperación al Desarrollo Piecitos Coloradas dirigido a la formación de jóvenes; las Becas Talento para los empleados de la empresa y sus hijos; y el proyecto Planeta Limpio, que es una apuesta por la educación medioambiental. 
El patronato de la Fundación Prosegur está integrado por representantes del Consejo Directivo y de la Comisión Ejecutiva de la compañía,

que promueven las actividades en las regiones donde opera la empresa, a través de responsables locales. 
Augusto Aristegui, responsable de la Fundación Prosegur en Uruguay, explicó que “en el año 2019, la fundación impactó a más de 34.100 personas a nivel global. 

En cuanto a las actividades de voluntariado, se incrementaron en 11% en 2019 en relación a 2018”. 

Las escuelas uruguayas adscritas a los nuevos programas de Cooperación al Desarrollo están en los departamento de Canelones, Paysandú, Salto y Tacuarembó, “donde la fundación ha impulsado el aprendizaje en tecnología digital, en alianza con la Fundación Créate”, agregó el responsable de la Fundación Prosegur en Uruguay. 

Asimismo, han propiciado talleres de iniciación al arte y brindado apoyo económico para la construcción de bibliotecas y laboratorios de ciencias en escuelas. 

Para 2020, harán énfasis en el concepto de educación 4.0, a través de la robótica educativa, talleres de tecnología y programas de emprendimiento. 

Fundación Telefónica-Movistar

“Somos el lado social de la transformación digital, buscamos que la tecnología contribuya al desarrollo de personas”, aseguró José Pedro Derrégibus, director de la Fundación Telefónica-Movistar, quien trabaja allí desde su creación en Uruguay hace 20 años. 

La fundación reporta a Movistar en Uruguay y a la Fundación Telefónica en España.  

Aquí la integran nueve personas, abocadas a cuatro ramas: educación tecnológica, empleabilidad, cultura digital y voluntariado. El 80% del personal de Movistar (la plantilla en este país es de 600 empleados) participa en las actividades de voluntariado de la fundación. 

Entre los cursos y actividades de la fundación, José Pedro Derrégibus destaca “ProFuturo, que es un programa global para reducir la brecha educativa de 10 millones de niños en África, Asia y América Latina, para este año”. 

En Uruguay, la fundación impactó a 12.000 niños y jóvenes, y a más de 6.000 docentes, con sus programas de educación gratuitos en 2019. 
“Trabajamos en clases de programación y robótica, inclusión de tecnología y herramientas digitales en el aula, y en el acercamiento de metodologías pedagógicas innovadoras a los docentes”, detalló. 

Tienen acuerdos con Codicen, Ceibal, Universidad Católica del Uruguay (UCU), Instituto Nacional de la Juventud (INJU), entre otras organizaciones.   

“No solo damos dinero, sino que establecemos objetivos, programas, metodologías y hacemos seguimiento”, explicó Derregibus.

Sobre los planes para 2020, Derrégibus respondió: “Pondremos foco en nuestros programas de empleabilidad para jóvenes y para la franja etaria de mayores de 50 años, que necesitan reinventarse o emprender”.  

Fundación Banco República 

Seguramente muchos uruguayos han visto las obras de arte ubicadas en la sede principal del Banco República (BROU), durante los paseos de los Días del Patrimonio. Esa iniciativa es parte de un conjunto de propuestas culturales de la Fundación BROU, como las que se organizan en el Museo del Gaucho, el teatro, el coro, talleres y cursos que promueven.

“Nuestra misión es generar, apoyar y patrocinar acciones en el campo de la educación, cultura, salud, deporte, ciencia, tecnología y medio ambiente, con énfasis en colectivos vulnerables”, explicó Rosana Odizzio, coordinadora ejecutiva de la Fundación Banco República. 
La entidad nació en 2013 e integra el conglomerado Banco República. 

Su equipo consta de diez personas, al que se suma el voluntariado del banco y técnicos externos contratados para proyectos específicos. La fundación reporta a un Consejo integrado por los directores del BROU.

“Trabajamos en cinco pilares: la responsabilidad social, el espacio cultural, la biblioteca, el voluntariado y la educación financiera; siempre de la mano con las comunidades.

En materia de capacitación, tienen alianzas con la Universidad Tecnológica (UTEC) y con el programa “Yo estudio y trabajo” del Ministerio de

Desarrollo Social (MIDES), entre otras instituciones. Hoy en día llevan adelante conversaciones para otros convenios con el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (INEFOP).

Desde 2018 la fundación está abocada a su nuevo posicionamiento. Esto es, rediseño de su logo y de su web (ahora más moderna e interactiva) y a generar estrategias para darse a conocer más ante el público general. 

Para este año, pondrán especial énfasis en la educación financiera, dirigida a los jóvenes que comienzan a trabajar.  

Ante la pregunta ¿esperan cambios con el nuevo gobierno nacional?, su coordinadora ejecutiva Rosana Odizzio respondió: “Realmente no, tenemos un plan ya aprobado y todo funciona bien”.

Fundación María Tsakos 

A inicios de los ´70, el capitán Panagiottis Tsakos fundó el Grupo Naviero Tsakos, en Grecia. Hoy en día cuenta con una flota de más de 70 buques y presencia en Grecia, Reino Unido, Estados Unidos, Singapur, Ghana, Japón, Corea y Uruguay. 

Fue en 1974 cuando el grupo adquirió el paquete accionario de la firma Regusci y Voulminot en el Puerto de Montevideo. La empresa naciente fue llamada Tsakos Industrias Navales. Algunos años después, en 1978, fue creada la Fundación María Tsakos, también en Montevideo.  

“El capitán Tsakos fue el gran creador del proyecto de la fundación para difundir la cultura y lengua griega en Uruguay. Actualmente ofrecemos cursos de idioma griego, literatura y filosofía griega, historia del arte, cocina griega, cultura helénica, danzas y coros”, explicó Margarita Larriera, directora de la fundación desde sus inicios.  

La entidad cuenta con ocho administrativos y diez profesores. Unos 7.000 uruguayos han pasado por sus aulas, con un promedio de más de 400 alumnos al año. Todos los cursos son gratuitos, luego de abonar una matrícula anual de $ 1.100. 

¿Cómo funcionan? “Estamos dirigidos por un Consejo Directivo en Montevideo y a la vez reportamos a la empresa madre en Grecia”, respondió Larriera. 

De los países donde el Grupo Tsakos tiene presencia, la empresa creó una fundación cultural solo en Uruguay. Existe una Fundación Tsakos en Grecia, pero no es cultural, sino que se dedica estudios marítimos. 

Todos los años, participantes de la fundación viajan a Grecia para la organización del Festival Heleno-iberoamericano de Literatura en Atenas (Festival LEA).  

Es centro examinador en Uruguay para exámenes de idioma griego del Ministerio de Cultura de Grecia. Y también es miembro fundador del grupo EUNIC (Institutos Nacionales de Cultura de la Unión Europea) en Montevideo.  

Este año participarán en Montevideo Comics, que es el mayor festival de historietas, animación y juegos en esta ciudad, 
respaldado por la EUNIC.  
 

 

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...