El comportamiento en la vida cotidiana > COMPORTAMIENTO/ ROBERTO CAVA DE FEO

¿En la vida cotidiana se viven normas de protocolo y ceremonial?

Es bueno definir el significado de estos conceptos

Tiempo de lectura: -'

29 de diciembre de 2017 a las 05:00

Me parece que los términos "protocolo" y "ceremonial" producen, muchas veces, algo así como un rechazo. Parecería que son temas para ser vividos únicamente por algunas personas y en algunas circunstancias de sus vidas. Sin embargo, las normas del protocolo y las formas del ceremonial están presentes en todas nuestras vidas.

Por eso y didácticamente, bueno es definir sencillamente qué es protocolo y qué es ceremonial. Para los dos términos existen innumerables definiciones sabias y, por lo tanto,simples. Si observamos nuestro calendario, comprobaremos que en el día 19 de junio celebramos el Día de la Bandera en recuerdo del cumpleaños de Artigas. En esa fecha rendimos homenaje a nuestro prócer y a nuestro pabellón. Existe una norma que lo establece. Estamos frente al Protocolo, es decir a una norma. La forma se podrá concretar, por ejemplo, en un minuto de silencio, en unos discursos, en música, en danzas. Allí están el Protocolo y el Ceremonial.

Sucede con frecuencia que se le hace decir al Protocolo aquello que jamás ha dicho ni dirá. Ejemplos: "En las mesas de bodas los contrayentes se deben sentar junto con los testigos" o "de acuerdo, al protocolo el presidente de la empresa debe entregar las medallas conmemorativas" o "por protocolo las señoras vestirán de largo".

Son dichos que confunden. En todo caso se podría expresar que "los contrayentes podrán reunir en su mesa a aquellas personas más cercanas" o "el presidente de la empresa entregará las medallas conmemorativas". Pero jamás en nombre del Protocolo. Estas palabras introductorias vienen bien para que todos descendamos al llano en nuestro trato. El Protocolo -norma- indicará dónde se ubicará el presidente de la República en una ceremonia y el Ceremonial presentará las secuencias de un acto.

El Protocolo y el Ceremonial están presentes en nuestras vidas. Sin embargo, no nos enseñan a comer ni a saludar ni a comportarnos con corrección. Esos temas se presuponen como el valor que debe tener un cirujano para oprimir una tecla de un equipo de cirugía o el coraje necesario en el deportista que practica saltos hípicos. Ahora, cuando nadie quiere mencionar el comportamiento social y las normas de urbanidad, en España se acuñó una frase que es "saber estar". Saber estar en familia, saber esta con nuestros amigos, saber estar en el deporte, saber estar en la diversión y saber estar en el trabajo cotidiano.

El título de esta nota quizá haya sorprendido a los amables lectores de El Observador. Sin embargo, la redacté de intento porque en nuestra vida cotidiana nos encontraremos frente a situaciones muy variadas. En Protocolo y Ceremonial no se discrimina a nadie. Si la justicia es la constante y perpetua voluntad de dar a cada uno lo suyo, en la misma línea diré "que es la perpetua y constante voluntad de dar a cada uno lo suyo que no es igual a dar a todos lo mismo".

Comentarios