Cargando...

Economía y Empresas > Relaciones laborales

¿Qué opina la patronal sobre el reclamo de las domésticas de tener categorías?

Liga de Amas de Casa consultó a empleadoras y las respuestas fueron contundentes; todavía no hay acuerdo salarial pero el retroactivo mensual mínimo que deberán pagar es de $ 649 

Tiempo de lectura: -'

05 de abril de 2019 a las 05:01

Amas de casa y empleadas domésticas continúan negociando los aumentos salariales para el sector que incluirán un pago retroactivo a enero de este año. Si bien el porcentaje del ajuste está casi acordado hay otro reclamo de las trabajadoras que desvela a las patronas: establecer distintas categorías para las tareas que se realizan dentro del hogar.

El convenio colectivo del sector doméstico venció en diciembre del año pasado. A partir de ese momento la Liga de Amas de Casa negocia con las trabajadoras sobre los nuevos ajustes salariales y también otros reclamos del sindicato. Uno de los aspectos que genera mayor discrepancia es el reclamo del sindicato de establecer diferentes categorías dentro del servicio doméstico.  Allí, empleadas tendrían sueldos diferentes según el trabajo que realice. Las categorías que plantean crear son: limpiadora, limpieza general, cocinera, cuidado de niños y cuidado de ancianos y discapacitados.

Definir tareas específicas para las trabajadoras quedó planteado  en el anterior convenio firmado en mayo de 2016. En ese documento no se logró, pero las dos partes dejaron constancia que continuarían trabajando al respecto. En uno de los artículos del escrito ambas delegaciones manifestaron su “compromiso de trabajar durante todo el período de este acuerdo en la búsqueda de definiciones de categorías para el sector, con la finalidad de que se plasmen en el próximo acuerdo”.

Pero las diferencias siguen y la Liga de Amas de Casa realizó una consulta a las empleadoras en su página web. Allí, les solicitó que expresaran sus comentarios sobre la creación de categorías. Y las respuestas fueron contundentes.  De unas 100 menos de 10 estuvieron de acuerdo con la diferenciación de tareas.

Dentro de las posturas contrarias hubo diferentes argumentos. Una de las empleadoras escribió que establecer categorías “va a generar problemas con nuestras empleadas cada vez que le solicitemos alguna tarea adicional y, por lo tanto, es para lío”, alertó. 

Otra opinión fue: “creo que armar categorías va en contra de los buenos vínculos de flexibilidad que pueden darse entre patrón y empleado”.

Hubo un comentario que fue tajante. “No me parece de ninguna manera. Basta de tirar la piola”.

En la misma línea alguien comentó que “si implementamos categorías el desempleo va a aumentar; me parece ridículo que se siga presionando con la situación actual”.

Una quinta respuesta apuntó que “las tareas relacionadas a un hogar son diversas. Es prácticamente imposible tener en el hogar empleada a una persona que dice esto sí o esto no me corresponde, o tener una empleada para cada tarea”.

La presidenta de la Liga de Amas de Casa, Mabel Lorenzo, escribió en la página que “lo recogido estos días demuestra que hay posiciones concretas sobre el punto”.

Añadió que se debe “acelerar el proceso, conseguir la redacción del nuevo convenio cuanto antes, teniendo claro que avanzar no es arremeter a toda costa sin valorar los pasos”.

Consultada por El Observador, Lorenzo informó que este lunes habrá una nueva instancia de negociación con el sindicato de trabajadoras domésticas. “Quizás habrá definiciones más concretas; hasta ahora hay cosas que se dirimieron y aceptaron y otras que quedan en el tintero”, señaló.

Retroactivo

Al no haber nuevo convenio salarial siguen rigiendo las remuneraciones que se actualizaron en julio pasado. Allí quedó fijado que el salario mínimo para las trabajadoras fuera de $ 17.313,6 por 44 horas semanales y 25 jornales al mes. En tanto, el valor por hora quedó en $ 91,09.

Para la actual ronda de Consejos de Salarios el Poder Ejecutivo repitió la fórmula de establecer  ajustes salariales para tres  sectores.  Uno fue denominado como en problemas, otro intermedio y el último como dinámico. Cada grupo tenía aumentos nominales diferentes.

En la anterior negociación de servicio doméstico en 2016, empleadoras y trabajadoras optaron por el intermedio para firmar el acuerdo con dos aumentos semestrales por año. Para el nuevo convenio tomarían el mismo camino. En eso no hay mayores diferencias. Pero las negociaciones se dilataron y las empleadoras deberán hacerle frente a un ajuste retroactivo a enero.

El grupo intermedio para el primer año marca un aumento de 7,5%. Por tanto, para el primer semestre debían abonar un adicional de 3,75% sobre el valor que rige desde julio. Tomando el salario mínimo del sector el ajuste tendría un piso de $ 649. Si el convenio se firmara ahora las empleadoras deberán pagar tres partidas de ese monto correspondientes a enero, febrero y marzo. La suma total es de $ 1.947. Si las partes no alcanzan acuerdo durante abril, serían cuatro pagos retroactivos. Allí el total asciende a $ 2.596.

Estas cifras son valores mínimos, ya que las pautas para los Consejos de Salarios también establecen correctivos por inflación y aumentos adicionales para sueldos sumergidos, por tanto, los montos de los retroactivos serán superiores a esos números ilustrativos mencionados anteriormente. 

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...