Ciencia > BIOLOGÍA

¿Sos un "búho" o una "alondra"?: la importancia de la luz en nuestro reloj biológico

El nuevo trabajo de del equipo de científicos del grupo Cronobiología Uy de la Udelar explica rápido, fácil y de forma animada los ritmos circadianos, la melatonina y el cronotipo

Tiempo de lectura: -'

12 de noviembre de 2020 a las 14:48

Cronobiología Uy es un grupo de investigación interdisciplinario de la Universidad de la República (Udelar) que se ha propuesto estudiar los fenómenos cíclicos de los seres vivos. 

Durante la mañana del 11 de noviembre este equipo de científicos presentó en la Biblioteca de la Facultad de Ciencias (y también virtualmente) su nuevo trabajo, realizado junto con la Comisión Sectorial de Investigación Científica de la Udelar.

Se trata de una serie de videos animados titulados "La luz y el tiempo", en los que se explican diversas cuestiones relacionadas con los "relojes biológicos" de los seres humanos y la influencia de la luz en estos, así como algunas recomendaciones para tener una correcta regulación de nuestro reloj interno. 

¿Qué es el "reloj biológico"?

Se trata de un mecanismo interno de los seres vivos situado en una zona de nuestro cerebro llamada "hipotálamo" que informa a nuestro cuerpo del paso del tiempo. Este reloj coordina procesos que ocurren en ciclos de 24 horas: los ritmos circadianos. Son cambios físicos, mentales o conductuales que siguen un ciclo diario. 

El equipo científico da varios ejemplos de ritmos circadianos: el hecho de que nuestro estado de alerta sea mayor por las mañanas, o que la temperatura corporal aumente en las tardes.

El tiempo entra por los ojos

Los cambios de luz son un factor fundamental para regular nuestro reloj interno. Esto se debe a diversas cuestiones. Por ejemplo, la melatonina, la hormona principal del sueño, producida por la glándula pineal, que forma parte del sistema de señales que regulan el ciclo circadiano. La luz frena la secreción de este hormona, mientras que la oscuridad estimula su producción. 

Sabiendo la importancia de la luz, se debe tener en cuenta que la forma en que las personas nos exponemos a la luz difiere en función del contexto. No solo entre países, incluso la zona en la que vives dentro de un país influye en esta cuestión. Por ejemplo, las ciudades disminuyen el contraste de luz al que nos exponemos entre el día y la noche. Esto se debe a que hay menos exposición a la luz natural durante el día, y mayor exposición a luces artificiales y pantallas durante la noche.

El equipo de investigadores, ante esta situación, recomienda evitar luces intensas durante la noche, además de usar luces cálidas y filtros de luz en las pantallas. En la medida de lo posible se debe intentar que el lugar para dormir esté oscuro. 

¿Eres un "búho" o una "alondra"?

Otra de las cosas que controla nuestro reloj biológico es el "cronotipo", que es el momento del día en que preferimos estar activos o dormir se denomina. Existen dos cronotipos principales: las alondras y los búhos.

El equipo de Cronobiología Uy define las alondras como aquellas personas que se levantan temprano y con energía, que prefieren hacer sus actividades durante el día y acostarse temprano. A los búhos les cuesta levantarse temprano, y su energía aumenta a medida que avanza el día. Prefieren hábitos nocturnos y acostarse tarde.

Los científicos afirman que la mayoría de las personas estamos entre esos dos extremos. Además, el cronotipo no es algo estable, sino que varía en función de algunas cuestiones, como, por ejemplo, nuestra edad. Así, en la niñez somos más alondras, en la adolescencia nos hacemos más búhos y a medida que envejecemos volvemos a ser cada vez más alondras. La recomendación en este caso es sincronizar nuestras actividades diarias con nuestro cronotipo. 

Tiempo de dormir

A lo largo del último siglo el sueño promedio se ha ido reduciendo, concretamente unas dos horas. Los investigadores explican este fenómeno en relación los cambios en la exposición a la luz. Además, explican que las actividades entre semana pueden limitar la duración del sueño, generando una "deuda" que a veces se compensa durmiendo más en los días libres.

La falta de sueño no es una cuestión menor. Está relacionada con diversas consecuencias negativas, como un mayor riesgo de padecer obesidad, trastornos del humor, e incluso influencias en el desarrollo y rendimiento académico de niños y adolescentes.

Cronobiología Uy recomienda prestar atención a cuánto y cuándo dormimos. También aconseja ajustar nuestras actividades para alcanzar la duración de sueño adecuada para nuestra edad. 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...