Nacional > ENTREVISTA A VALENTÍN GOLDIE

"Sueño con muchachos que sean capaces de vencer el aislamiento" de la pobreza

Asumió el lunes la dirección del liceo Jubilar; su prioridad será derrumbar las barreras sociales

Tiempo de lectura: -'

14 de junio de 2018 a las 05:00

Hace ocho años que Valentín Goldie es sacerdote y poco más de tres que viajó a Roma a realizar un doctorado. Cuando ya pensaba en su regreso a Uruguay, una propuesta del cardenal Daniel Sturla le rompió los esquemas. Su aspiración era ejercer el sacerdocio en una parroquia, pero la providencia le tenía preparada la dirección del liceo Jubilar. Este lunes 11 Goldie estrenó el cargo, que hasta el viernes 8 ocupó el sacerdote Ricardo Villalba, luego de cinco años frente a la institución. En diálogo con El Observador, confiesa que la fragmentación social es una de sus principales preocupaciones y advierte que no entiende a quienes cuestionan el sistema de gestión público privado de centros educativos. "Hay que poner el foco en los mu – cha – chos", enfatiza.


Estaba estudiando en Roma, llegó hace pocas semanas y ya desembarcó en el Jubilar. ¿Qué estaba estudiando?

Estaba haciendo un doctorado en Teología. Estuve tres años y tres meses. El aterrizaje fue difícil. Nunca me imaginé ser cura de colegio. Cuando monseñor (Daniel) Sturla me propuso el cargo, en Roma, fue un shock grande. Yo me imaginaba una función más clásica, sacerdote en una parroquia.

¿Qué planes tiene para el Jubilar en sus años de gestión?

Uno de mis planes es potenciar todo lo que tenga que ver con que los estudiantes de este liceo puedan relacionarse con jóvenes de otros barrios porque eso propicia el derrumbe de falsas concepciones, de estigmas que llevan los chicos por venir de este barrio y de los que nuestros chicos tienen sobre jóvenes de otros barrios que no conocen. Todo lo que sea motivar que ellos conozcan personas diferentes a las del barrio – actividades deportivas, religiosas u otras- para mi va a estar dentro de las prioridades. Estamos en camino de desintegración. Quiero que el liceo Jubilar sea la punta del puente desde Casavalle hacia otros barrios.

El liceo ya tiene algunos programas que van en ese sentido, ¿no?

Sí, tenemos el Espacio de Permanencia y Acompañamiento (EPA), donde los muchachos después de terminar el ciclo básico empiezan a hacer el bachillerato en otras instituciones (privadas y públicas). El compromiso del Jubilar es ir apoyando ese camino de bachillerato, que no es fácil porque implica empezar a relacionarse regularmente con gente de otros barrios.

¿Le preocupa la fragmentación social?

Absolutamente. Siempre que uno educa, educa desde un modelo de sociedad que quiere construir. Para nosotros y para la iglesia Católica, un mundo mejor es un mundo más integrado, donde nadie esté condenado por nacer en un determinado barrio y existan instancias de enriquecimiento mutuo.

Hace poco los obispos uruguayos dieron a conocer un documento sobre la fragmentación social en nuestro país. ¿Lo leyó?

Sí, estaba en Roma. Me llenó de alegría cuando lo leí. Creo que es un tema que nos duele a todos los uruguayos porque crecimos escuchando a nuestros abuelos sobre la sociedad hiperintegrada de la década del 50. No tenemos la máquina del tiempo para volver atrás, pero podemos apostar a un camino de integración. En ese sentido, creo que la educación católica y este liceo tenemos algo para aportar al conjunto de la sociedad.

En estos 16 años del liceo, ¿cuáles son los aportes que ha hecho el Jubilar a la educación uruguaya?

El liceo Jubilar viene a hacer un aporte impresionante. En primer lugar, a este barrio. Este es el primer liceo de Casavalle. Después se sumaron otras experiencias, algunas también privadas como Impulso, y también se inauguraron liceos públicos. Entonces, el primer aporte del Jubilar es ofrecerle a los chicos de este barrio un horizonte más allá de la escuela.

liceo jubilar
El liceo Jubilar se vistió de espíritu mundialista con múltiples banderines
El liceo Jubilar se vistió de espíritu mundialista con múltiples banderines


El Jubilar también fue el primer liceo de gestión público – privada, sistema que ha generado controversias a nivel parlamentario. ¿Piensa que deberían haber más liceos como el Jubilar?

Me cuesta mucho encarar este tema porque nunca entendí las objeciones. Uno tiene que ver la realidad: los jóvenes concretos que van haciendo un camino, que egresan de aquí pudiendo servir mucho mejor a la sociedad. Entonces, siempre me cuestioné dónde está la dificultad de que se sigan dando estas experiencias, dónde está la dificultad de que el estado también haga sus aportes. Se ve que para algunos sí es problemático. Yo no lo entiendo.

Lo que se pone en cuestionamiento son las donaciones y las exoneraciones fiscales que realiza el Estado a las empresas que aportan. Se señala que ese dinero debería ir a la educación pública.

Lo relevante es que sea en beneficio de los mu – cha – chos. Los mu-cha – chos, que necesitan que la sociedad en su conjunto les dé una mano, canalizando recursos. Si la institución que hace esas cosas bien pertenece al estado, genial. Y si no pertenece al estado y también hace las cosas bien, dónde está la dificultad. Acá hay que poner el foco en los mu – cha – chos.

¿Cómo hacer para reenamorar a los jóvenes con el liceo para que no abandonen?

En este liceo desde el primer día que llegué me encontré con jóvenes súper entusiasmados de estar acá. Incluso, ellos mismos compusieron hace un año una canción del liceo Jubilar, donde básicamente lo que dicen es qué bien que estamos aquí. Entonces, lo primero es que sea un lugar de contención, donde se sientan queridos.

¿Qué sueña para los alumnos y exalumnos del Jubilar?

Sueño con exalumnos que sean verdaderamente ciudadanos, que sepan jugársela por este país. La pobreza en cualquiera de sus sentidos es fundamentalmente la incapacidad de relacionarnos fluidamente con el que es de un entorno distinto. Por eso sueño con muchachos que sean capaces de vencer ese aislamiento.



PERFIL

Valentín Goldie

41 años

Sacerdote del clero

Licenciado en Economía y doctor en Teología.

El liceo Jubilar tiene 200 alumnos en Ciclo Básico, 105 en espacios para exalumnos y 120 en liceo para adultos.




Comentarios