Estilo de vida > MODA

A desempolvar las prendas vintage, los 90 se apoderan de las calles

Llegó el momento de sacar la pollera escocesa, los tacos cuadrados y el jean 501 que guardaste el siglo pasado

Tiempo de lectura: -'

26 de agosto de 2019 a las 05:00

Una y otra vez, sobre finales de los años de 1990 y principios de los 2000, los capítulos de Sabrina, la bruja adolescente se repetían constantemente en canal 10. En aquel momento, una niña –entre tantas a las que probablemente les pasó lo mismo– miraba los looks de la protagonista y contaba los días para crecer y poder usar esa ropa que, por supuesto, era para adolescentes. Pero unos 10 años más tarde cuando esa persona ya tenía la edad de la bruja, las polleras a cuadros, los vestidos con remeras o poleras debajo y los zapatos de taco cuadrado eran cosa del pasado y rozaban el mal gusto.

Sabrina la bruja adolescente

De repente, a fines de 2018 salió The Chilling Adventures of Sabrina, una nueva versión de la serie basada en el cómic homónimo de Archie Cómics. Más oscura, pero igual de atrapante en sus vestuarios. La nueva Sabrina y el resto del elenco usan prendas que recuerdan a la antigua serie y que, gracias al movimiento cíclico de la moda, se parecen a muchas de las tendencias que se pueden encontrar en cualquier vidriera de shopping. Y, por supuesto, muchas de las personas –como aquella niña devenida ahora en adulta– que eran jóvenes en la época de la Sabrina que interpretó Melissa Joan Hart, aplauden de pie todo esto. Que solo quiere decir que regresaron las tendencias que marcaron la década de 1990. 

The Chilling Adventures of Sabrina

Y resulta que reconocer retazos de un tiempo pasado en Uruguay –único país del mundo donde la nostalgia se celebra– adquiere cierto peso emocional extra.

Si Sabrina fue para algunos una referente de estilo, Rachel en Friends, Cher en Clueless o Julia Roberts protagonizando Mujer bonita a principios de los 90, lo fueron aun más. Sin embargo, para Rosario San Juan, productora de moda, las tendencias de esos años en Uruguay se vieron más influenciadas con la música y con los productos audiovisuales argentinos que con los estadounidenses o europeos.

Clueless

Rachel en Friends

En la moda todo vuelve y eso no es novedad. Pero para una generación de jóvenes adultos esta es la primera vez que retornan tendencias que ya vivieron antes. Porque los 50, 60, 70 y 80 reflotaron en la industria textil varias veces. Pero casi a fines de la segunda década del siglo XXI marcas de lujo como Burberry, Prada, Balenciaga, Christian Dior y Gucci llevan a sus pasarelas estilismos y prendas de los 90 adaptados a los tiempos que corren.

Que las firmas textiles más importantes del mundo, seguidas por las tiendas de fast fashion, decidan ahora retomar prendas noventosas responde en parte al momento social que atraviesa el mundo. “Los 90 se caracterizaban por un espíritu juvenil de inconformidad individual”, dijo el diseñador textil y docente Guzmán Bergereau y distinguió que ahora las demandas sociales encabezadas por los jóvenes tomaron gran protagonismo, pero desde un lugar más colectivo.

En ese sentido, el diseñador distingue que “la búsqueda de un estilo propio vuelve a estar de moda” pero frente a la certeza “de que es necesario reconocer nuestra pluralidad y diversidad”.

Los 90 significaron, además, un quiebre en la división estricta de la moda. Según explicó Bergereau, esa década dio paso a la ultraaceleración de los ciclos de tendencias que se extiende hasta la actualidad y a la convivencia de varios estilos superpuestos, como el grunge y su manifestación de inconformidad con el sistema, el minimalismo glamuroso de las supermodelos y el estilo deportivo.

La diseñadora uruguaya Matilde Pacheco contó que el retorno de los 90 en la moda la entusiasma, porque en aquella época ella, que tiene 34 años, era adolescente y ahora ve madurar esas tendencias junto con ella. Para Pacheco, la moda de los 90 está caracterizada por un aire liberador, pero a la vez inmaduro. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

So tell me what you want, what you really really want!!

Una publicación compartida de Spice Girls (@spicegirls) el

“Era algo más experimental, ahora esa moda está más definida, fue madurando y aunque todos se pueden vestir como quieran, hay como un poquito más de armonía”, opinó Pacheco.

La diseñadora y docente Valentina de Llano distinguió que, a diferencia de los más adolescentes que replican la moda noventosa, los que ya vivieron esa época la incorporan de otra forma. “Para nosotros no era una moda sino el estilo de vida que elegíamos tener, que correspondía a una actitud, tenía incorporada una estética e intentaba dar un mensaje. Había muchos estilos y se cumplían a rajatabla, no tenías ochocientas prendas como ahora. Eran armarios chicos, cada pieza tenía un significado y una importancia, ya que no era fácil acceder a ellas”, reflexionó.

En la calle

Para San Juan, la moda de los 90 “está en la calle y al alcance de cualquier mano”, porque las prendas con esta influencia se ven por todos lados y están disponibles en casi todas las marcas comerciales, como H&M, Daniel Cassin y Magma.

Aunque la tendencia noventosa fue adoptada por todo el fast fashion porque se vende, Pacheco dijo que en Uruguay se da la particularidad de que hay una camada de jóvenes más puristas y fieles a la moda de los 90 que se visten con ropa que pertenecía a sus padres o que consiguen en una tienda second hand, por ejemplo.

San Juan y Pacheco coincidieron en que son pocas las marcas de diseño independiente locales –como Pastiche, la marca uruguaya encabezada por las hermanas Florencia y Lucía Ottonello– que tienen influencias en las tendencias noventosas. 

Lucía Ottonello contó que el hecho de que Pastiche tenga elementos de las décadas de los 80 y 90 tiene que ver con que ella y su hermana nacieron en 1982 y 1984, respectivamente, y cargan con varios recuerdos de su infancia de distintos programas de televisón que inconscientemente reflotaron. Además, la diseñadora dijo que ambas son amantes de la ropa vintage. En Pastiche las colecciones no se arman exclusivamente con base en ciertas épocas, sino que picotean por distintos lugares –moda, arte, música, cine–, meten todas esas ideas en una batidora y ahí largan algo nuevo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

~ Sábado de sol

Una publicación compartida de P A S T I C H E (@pastiche_jeans) el

“En la moda hay un come back muy fuerte sobre lo vintage, el reivindicar lo antiguo y aggiornarlo al día de hoy. La moda de hoy es toda retro, pero nueva”, dijo la diseñadora y ejemplificó que ahora a un corte noventoso se le cambia la tela y el colorido y se crea una prenda con un toque verde lima fluorescente.

Para la emprendedora de Pastiche, la marca tiene una fuerte presencia de los 90, sobre todo en el estilismo, en la forma en que plantean los looks que suelen ser bastante relajados, simples y cómodos. Pastiche se caracteriza por la fuerte presencia del jean, que fue el protagonista de fines del siglo pasado, y coquetea también con el estilo deportivo.

Más diversa
Bergereau destacó que actualmente la industria de la moda está siendo interpelada y señaló que el vínculo entre la moda y el racismo está siendo replanteado y la tendencia hacia lo unisex se ha consolidado con propuestas que desdibujan los límites entre géneros. Además, el docente señaló que “un gran cambio con respecto a las modas originales de los 90 es que el ideal de delgadez extrema que imperaba en la época ya no resulta tan vigente, y existe una tendencia desde la industria a representar una mayor variedad de cuerpos”.

La prevalencia del jean –y del jean sobre jean, los pantalones, polleras y blazers a cuadros, el uso de prendas sobre prendas, la amplia gama de modelos de championes de suela grande, el furor de las riñoneras de todo tipo y color, la llegada del flúo en las colecciones del próximo verano, las horquillas con brillos, los borcegos y varias prendas y accesorios más viajaron desde los años 90 y se instalaron con fuerza entre el 2018 y 2019. Todo indica que el 2020 va a seguir el mismo rumbo. A continuación, se destacan algunas de esas tendencias.

Jean y más jean

La vuelta del jean de tiro alto ya viene desde hace algunos años, pero ahora se nota una fuerte presencia del llamado mom jeans (jean de mamá). Aunque San Juan indicó que, en Uruguay, los jeans que más se usaban eran los de tiro bajo o medio. La productora de moda agradeció que el tiro bajo no haya vuelto en esta nueva ola y afirmó que esa era realmente la tendencia en los 90, y se veía mucho en íconos de estilo como Gwen Stefani y Winona Ryder que llevaban los pantalones a la cadera.

Britney y el clásico tiro bien bajo de fines de los 90 y principios de los 2000

El jean baggy, de tiro medio bajo, ligeramente flojo en la cintura y más estrecho en el tobillo, sería según San Juan la tendencia más noventosa en pantalones que está presente y ejemplificó que uno de los más valorados era el modelo 501 de Levi's.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

The 501® Original Cropped. All you need to pack for your 3-Day weekend plans. 📷: @ashgongiveit2ya

Una publicación compartida de Levi's (@levis) el

Otras de las prendas de jean que hace un tiempo volvieron a las canchas son el enterito y las polleras con botones adelante. Además, es tendencia usar jean con jean. Y, por supuesto, las camperas denim –oversize o con corderito por dentro– son la pieza por excelencia de varios fashionistas.

Mónica en Friends con un mom jeans

Buenas bases

Desde el año pasado los championes fueron ganando terreno en el mundo de la moda y hoy nadie se cuestiona si está mal usar un lindo vestido o un buen pantalón para salir con este tipo de calzado.

Los championes gruesos de suela grande y altos –también conocidos como ugly sneakers o dad sneakers– surgieron sobre fines de los 80 y fueron furor en la década de los 90. Pero en sus orígenes, este tipo de zapatos no era precisamente tan cool como lo fue después, eran literalmente championes que usaba un padre.

Modelo Aztrek ahora

En 2018 los championes de suela poderosa se instalaron con fuerza por todos lados: marcas deportivas, marcas de fast fashion y marcas de lujo. Ciertas firmas de renombre reversionaron modelos de championes que ofrecían en sus catálogos tres décadas atrás. De esa forma, Nike lanzó modelos como las Monarch, Airmax 97 y Airmax 98; Reebok, los clásicos Aztrek, y Adidas trajo al mercado nuevamente la serie de modelos Yung. Además, marcas que fueron furor en los 90 y luego perdieron protagonismo volvieron a las canchas. Tal es el caso de Fila que estuvo perdida en el olvido una buena cantidad de años y ahora está entre las marcas deportivas más caras y valoradas. En Uruguay, el modelo Disruptor II –cuyo original nació en 1996– llegó hace algunos meses y se puede encontrar en locales de Stadium a precios que rondan los $ 4.000.

El éxito de la vuelta de Fila tiene mucho que ver también con la logomanía que está experimentando la moda ahora. En los 90 los logos de las distintas marcas se exhibían en todo tipo de prendas y accesorios, pero después comenzó a verse como algo de mal gusto y marcas como Chanel y Prada, por ejemplo, comenzaron a incluir sus logos de forma más discreta.

Balenciaga, Louis Vuitton y Prada

Por su parte, las pasarelas más importantes del mundo fueron recorridas por ugly sneakers creados por firmas de lujo, como Gucci, Balenciaga, Louis Vuitton y Prada, que venden sus championes a precios que pueden llegar a los US$ 1.500.

Por otro lado están los borcegos, que son de los zapatos que mejor se adaptan a cualquier tipo de look. También llamadas combat boots, estas botas se adoptaban mucho por el estilo grunge. 

Combat boots Dr. Martens

Los cuadros

Desde el conjunto a cuadros amarillo de blazer y minifalda que llevó puesto Cher en Clueless, hasta las polleras y pantalones cuadrillé con las que marcó tendencia Jeniffer Aninston en Friends, la textura a cuadros dominó la década de los 90 y volvió con fuerza en pleno 2019.

Además, muchas de esas niñas que vestían polleras escocesas que sus madres obligaban a usar son las mismas que se compran en el shopping una falda a cuadros, la combinan con unas combat boots, una campera de jean XXL y se van a un boliche.

Pantalones a cuadros, blazer oversize, y gargantilla: el look de Millie Bobby Brown para la tapa de The Roolling Stone

Abundan los modelos de polleras, pantalones y blazers que pueden encontrarse en distintas marcas, sobre todo de fast fashion. Y combinar la chaqueta con la parte de abajo es una tendencia bastante osada a la que cada vez se animan más personas. 

Por otro lado está presente el uso de camisas a cuadros en hombres y mujeres, que viene de la influencia del grunge.

Estilos que se mezclan

Al mismo tiempo que fue surgiendo el movimiento grunge “irreverente e inconformista, a medio camino entre una actitud nihilista y soñadora”–como lo describió Bergereau– con incidencias en la moda de referentes musicales como Nirvana con Kurt Cobain a la cabeza o Pearl Jam; la década de los 90 tuvo mucho también de la movida de la electrónica y las fiestas rave. Accesorios que volvieron ahora, como las riñoneras, y la fuerte presencia de las telas en colores flúo, eran propias de ese momento.

Lo que sucede es que muchos de esos elementos se volvieron a adoptar pero ahora no pertenecen a personas con un único estilo sino que la misma persona que usa una camisa atada a la cintura con combat boots un día, puede andar con una remera amarillo flúo y una riñonera plateada al otro. En ese sentido, San Juan ejemplificó que ahora un vestido de satén se puede usar perfectamente con una campera de jean XXL, mientras antes eso solían usarse en looks distintos.  

La actriz Candela Vetrano con un look sporty y gorro pescador flúo

A su vez, la ropa deportiva resurgió con fuerza y no precisamente para hacer ejercicio, sino que se pueden combinar perfectamente calzas Adidas con una camisa larga y una campera de jean, por ejemplo.

Looks para salir

San Juan señaló que el estampado liberty (con pequeñas flores) volvió y se ve mucho en vestidos. Por otro lado, los vestidos de satén que algunos asociarán enseguida con Kate Moss, también resurgieron. Y, como en los 90 que prevalecía el uso del pieza sobre pieza, varios modelos de vestidos se volvieron a combinar ahora con una remera debajo.

Por otro lado, volvieron a usarse los zapatos de taco cuadrado y punta cuadrada con tiritas. 

Pieza sobre pieza y riñonera en la actriz Zendaya Maree Stoermer Coleman

Otras prendas y accesorios que volvieron

  • Crop tops
  • Remeras con escote bote
  • Prendas de un solo hombro
  • Microbikinis
  • Guillerminas (aunque en Uruguay esa tendencia difícilmente se instale)
  • Chokers o gargantillas
  • Horquillas y broches con brillos, gomitas de pelo grandes
  • Labiales mate en tonos marrones
  • Conjuntos de un mismo estampado
  • Indumentaria con personajes de Disney
  • Los bucket hats (sombreros de pescador)

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...