Cargando...
Llama olímpica

Mundo > Setiembre Negro

A medio siglo del sangriento ataque de Setiembre Negro que cobró la vida de 11 atletas israelíes

En setiembre de 1972 ocho comandos palestinos tomaron de rehenes a los deportistas israelíes que competían en las Olimpíadas; la policía alemana intervino y en el tiroteo murió un agente, cinco atacantes y 11 atletas

Tiempo de lectura: -'

05 de septiembre de 2022 a las 05:03

Por Eduardo Anguita.

En los Juegos Olímpicos de 1972, Alemania tenía que mostrar que esas competencias serían muy distintas a las de 1936, cuando Adolf Hitler quiso mostrar la superioridad racial aria en las competencias llevadas a cabo en Berlín.

Sin embargo, 36 años después, en plena Guerra Fría y con el conflicto árabe israelí en un punto álgido, aquella competencia deportiva se manchó de sangre promovida por el odio racial.

A medio siglo, aquella cita deportiva no puede ser recordada por las medallas y los talentos sino por la tragedia. A las cuatro de la madrugada del miércoles 5 de setiembre, ocho hombres de Setiembre Negro armados con pistolas, fusiles de asalto y granadas, saltaron una cerca de un par de metros y enfilaron hacia los apartamentos de los atletas israelíes en la Villa Olímpica de Múnich.

Eran las cuatro y media de un día templado cuando los atacantes abrieron la puerta del vestíbulo de las habitaciones de la delegación israelí. Al ingresar, algunos atletas se resistieron y dos de ellos fueron muertos al instante por los atacantes. Los disparos habían alertado a la seguridad y los miembros de Setiembre Negro se parapetaron tomando de rehenes a nueve israelíes, tanto deportistas como entrenadores.

Al rato, la prensa del mundo sabía que las exigencias no eran pocas: más de 200 prisioneros palestinos capturados por Israel debían ser liberados y a su vez los integrantes del comando debían ser llevados al aeropuerto para viajar a Libia. La seguridad de los atacantes era ir con los deportistas como escudo.

El plan de Alemania fue permitir el traslado pero intentar un rescate. Pero el intento fracasó y se desató una masacre en la que murieron los nueve miembros del comité olímpico israelí, un oficial alemán y cinco de los ocho palestinos.

Los otros tres, Adnan Al-Gashey, Jamal Al-Gashey y Mohammed Safady, capturados por la policía alemana, lograron su liberación ya que, en simultáneo, otro comando de Setiembre Negro había tomado un avión de Lufthansa. Los tres terroristas subieron al avión capturado por sus compañeros y la aeronave tomó rumbo a Trípoli, la capital de Libia.

En los meses siguientes, varios integrantes de esa organización fueron asesinados. Solo uno de los atacantes, Jamal Al-Gashey, sobrevivió.

Los Juegos no se suspendieron y el país más galardonado fue la Unión Soviética, con 50 medallas de oro. Estados Unidos finalizó con 33 y Alemania Oriental fue el tercero con 20.

La "Cólera de Dios"

Poco después de la tragedia, la entonces primera ministra de Israel, Golda Meir, declaró ante el Parlamento de su país la "guerra contra el terrorismo".

Creó un comité secreto para identificar a los responsables del ataque y le encargó al Mossad, buscarlos y terminar con sus vidas sin pasar por los estrados judiciales. Esto figura en documentos desclasificados por Israel en 2014.

"Tenían que pagar un precio por llevar a cabo un acto de terrorismo. No sólo se trataba de hacer justicia, no se trataba de ojo por ojo y diente por diente, sino de tratar de crear un efecto disuasorio", dijo a la BBC en una entrevista Efraim Halevy, jefe del Mossad entre 1998 y 2002.

El operativo de la inteligencia israelí se llamó “Cólera de Dios” y sus miembros actuaron tanto en Europa como en Medio Oriente sin autorización de las naciones donde iban a cumplir sus misiones. En total, fueron eliminados una docena de palestinos, algunos de los cuales tuvieron participación directa en la masacre de Múnich y otros no.

Un operativo israelí fue llevado a cabo desde barcos torpederos en el puerto de Beirut. Fue el más sangriento: mataron a tres líderes de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) además de un número importante de víctimas civiles. En en intercambio de fuego cayeron mortalmente heridos dos comandos del Mossad.

En su libro "Vengeance" (Venganza) de 1984, el escritor canadiense George Jonas investigó la operación "Cólera de Dios". Su fuente principal es Yuval Aviv, un oficial del Mossad que afirmó haber participado en la campaña.

El texto enumera las muertes que ocurrieron en varios países de Europa, antes y después del ataque en el paseo marítimo de Beirut. Apenas 45 días después de la masacre de Munich, el 16 de octubre de 1972, el traductor palestino Wael Zwaiter fue la primera víctima de la operación Cólera de Dios en Europa, según Jonas.

El Mossad sindicaba a Zwaiter como el jefe de Setiembre Negro en Roma. Dos agentes israelíes lo asesinaron disparándole 11 veces cuando regresaba a su apartamento en la capital italiana.

El segundo blanco habría sido Mahmoud Hamshari, el representante de la OLP en Francia, a quien Israel consideraba el líder de Setiembre Negro en aquel país. Le colocaron una bomba debajo de su teléfono el 8 de diciembre de ese año. Murió unas semanas más tarde.

Pasados cuatro meses, el 6 de abril de 1973, Basil al-Kubaisi, miembro del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), fue asesinado a balas en una calle de París.

Zaid Muchassi, representante de la OLP en Chipre, murió en la habitación de un hotel en Atenas, capital de Grecia, cuando explotó una bomba.

Mohamed Boudia, jefe de operaciones del FPLP en Europa, fue asesinado en un coche bomba en París.

Pese a esta ola de venganza, la inteligencia israelí nunca pudo encontrar al tercero de los atacantes, Jamal Al-Gashey, quien en 1999 participó del documental "Un día en septiembre", en el que reivindicó la masacre.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...