Estilo de vida > Autos y fanatismo

Adiós al Beetle, el icónico auto se dejará de fabricar en 2019

Las ventas del mítico modelo cayeron de manera drástica durante los últimos años

Tiempo de lectura: -'

19 de septiembre de 2018 a las 05:04

Amie Tsang y Jack Ewing
The New York Times News Service

El Beetle de Volkswagen —el auto con forma curva que se desarrolló por orden de Adolf Hitler y que se convirtió en un símbolo inverosímil de la contracultura jipi de la década de los sesenta— está a punto de quedar en el pasado.

Esta semana, Volkswagen señaló que dejará de producir el vehículo en julio de 2019. En años recientes, las ventas del modelo que producía la división de Estados Unidos de la empresa automotora alemana cayeron de forma drástica. La división planea enfocarse, en cambio, en autos familiares de mayor tamaño.

Volkswagen dará fin a la producción del Beetle cerca de siete décadas después de que el auto se diseñó por primera vez, con lo que concluirá un viaje que lo convirtió en uno de los modelos más reconocidos del fabricante.

En la década de los treinta, el Beetle original se diseñó para Hitler. En aquel entonces, solo los alemanes acaudalados podían comprar autos, y el objetivo del modelo era que todos pudieran tener un automóvil. Hitler habló en la inauguración de la gigantesca fábrica donde se producía el Beetle y se subió en una versión convertible.

El diseño sencillo del auto y su motor enfriado por aire eliminaron la necesidad de un sistema más complicado de enfriamiento con agua y sirvieron para volverlo un éxito de la posguerra. Su conquista provocó la consolidación de Volkswagen, que en la actualidad es por mucho la empresa automotriz más grande que hay en Europa.

A pesar de la relación del Beetle con Hitler, el auto se convirtió en un símbolo de la contracultura durante la década de los sesenta y la importación más vendida de la época en Estados Unidos. Para la generación de Woodstock, manejar un Beetle o su prima de mayor tamaño, la van de Volkswagen o Combi, era una forma de protestar en contra del materialismo y los devoradores de gasolina que producían las grandes automotrices estadounidenses.

Sin embargo, para la década de los setenta, el Beetle ya mostraba señales propias de su edad. Era lento y su sistema de calefacción apenas funcionaba. Volkswagen también tenía problemas para adaptar la tecnología de los años treinta a unas normas de contaminación cada vez más estrictas. En 1978, la empresa dejó de producir el Beetle en Alemania, aunque se produjeron modelos en México hasta 2003.

El Nuevo Beetle, que Volkswagen presentó en 1997, tenía el objetivo de aprovechar la nostalgia por su predecesor. En términos mecánicos, los dos autos tenían poco en común. Debajo del exterior similar al original, el Nuevo Beetle era en esencia un Golf de Volkswagen. No obstante, el auto fue un éxito y sirvió para que Volkswagen pudiera recuperar al menos una parte de la participación en el mercado que desde hacía tiempo había perdido frente a Toyota, Honda y Nissan (en Europa, donde el Beetle tenía menos valor sentimental para la gente al volante, la versión actualizada nunca se vendió muy bien).

Aun así, el atractivo del Nuevo Beetle se diluyó a medida que envejeció la generación de los años sesenta, y la revelación de que Volkswagen había planeado evadir las pruebas de emisiones de diésel perjudicó la imagen del auto entre los compradores con conciencia ambiental. Las versiones diésel del auto eran parte de los modelos equipados con un software ilegal que fue diseñado para engañar a los reguladores respecto de la cantidad de contaminantes que emitían los autos.

A pesar de que, desde la presentación del producto hasta 2010, se vendieron alrededor de 1,2 millones de Nuevos Beetles, para el año pasado, las ventas anuales habían bajado a tan solo 60.000.

Volkswagen tuvo cuidado de no descartar la resurrección del modelo para el futuro. “Nunca digas nunca”, comentó Hinrich J. Woebcken, presidente y director ejecutivo de Volkswagen en Estados Unidos.

De hecho, Volkswagen y otras automotoras han demostrado tener pocas dudas al momento de sacar nuevas versiones de modelos clásicos.

■ A inicios de la década de los dos mil, Volkswagen eliminó de forma gradual la van de su producción, pero hay una gama de autos eléctricos que la empresa planea lanzar en 2020, la cual incluye una versión modernizada de la miniván.

■ Ford ha señalado que en 2020 dará nueva vida a Bronco, un vehículo utilitario deportivo que se vendió desde la década de los sesenta hasta la de los noventa. Bronco mantuvo una sólida base de seguidores, a pesar de que su reforzamiento era deficiente y de que se le asocia con una infame persecución de autos.

■ También en el año 2020, Jeep planea revivir el Grand Wagoneer, un auto en forma de caja con páneles laterales que lucían como si fueran de madera que se descontinuó en 1991.

■ En 1994, BMW compró la marca Mini y mantuvo la producción de los Minis antiguos hasta 2000. Una nueva versión mejorada se lanzó en 2001.

■ Después de que fue descontinuado en 1975, el Fiat 500 regresó a Europa en 2007 y a Estados Unidos en 2011.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...