Cargando...
La dedpdida del Mundial fue dolorosa

Opinión > EL HECHO DE LA SEMANA

Asumámoslo: Uruguay es un equipo del montón, y además no estuvo a la altura

Uruguay fue un equipo dolorosamente terrenal, al menos para los altos estándares uruguayos que, escondidos en un discurso de humildad, siempre esperan que la celeste esté definiendo torneos

Tiempo de lectura: -'

03 de diciembre de 2022 a las 05:03

La euforia se cortó de manera extraña e inesperada, porque la mala noticia no se dio en el partido que millones miraban por la tele: llegó de afuera, cuando Corea del Sur anotó su segundo gol ante Portugal para ganarle 2-1 y dejó a Uruguay, a pesar de su victoria 2-0 ante Ghana, afuera del Mundial Qatar 2022.

Fue un bajón abrupto, que llegó después de que todos los uruguayos ya dieran como casi garantizada la entrada a octavos de final. Un renacimiento más, acorde a la historia de Uruguay, que hubiese llevado al menos a 72 horas de manija total en la previa de Brasil, esperando un nuevo Maracanazo.

Pero no, porque la celeste no dependía de sí misma. Y no por lo de ayer, sino por lo que no hizo contra Corea del Sur y en el primer tiempo contra Portugal.

Todos le caen a Alonso. Y tienen razón. Propuso un planteo timorato, muy especulativo, en ese partido y medio que marcó la primera mitad del Mundial, al punto que en ese lapso no tiró ni siquiera al arco. Pero esa crítica exime demasiado de responsabilidad a los jugadores, que estuvieron lejísimoS de su mejor versión y solo este viernes, en el primer tiempo, mostraron un nivel acorde a esta copa del mundo caracterizada por la dinámica, la presión y el aprovechamiento de oportunidades.

Federico Valverde no fue el de Real Madrid. Es claro que Alonso no lo hizo jugar donde rinde más, por la banda, porque apostó a que fuera el centro del juego, pero se tuvo que ocupar más de marcar que de crear. Así y todo, su ladero Rodrigo Betancur fue mucho más desnivelante, mostrando su calidad de clase A.

El resto fue desparejo, con suerte. Lo de Darwin Núñez fue muy flojo, aunque también fue al sacrificio casi siempre, jugando por la banda. Suárez y Cavani no estuvieron a nivel, salvo los primeros 45 del pistolero ante los ghaneses. Y es lógico: son dos delanteros en el tramo final de la carrera, importantes desde lo anímico pero que difícilmente pudieran desnivelar. Godín respondió dignamente en el primer partido, pero tampoco fue decisivo y el DT lo sacó para el último. Los laterales fueron bastante terrenales, y no fueron un factor de triunfo. Pellistri cumplió, pero no desniveló. Vecino marcó, pero no aportó arriba (nadie pretendía que lo hiciera).

En definitiva, Uruguay fue un equipo dolorosamente terrenal, al menos para los altos estándares uruguayos que, escondidos en un discurso de humildad,siempre esperan que la celeste esté definiendo torneos. De Arrascaeta jugó dolorosamente poco y cuando entró estuvo a la altura.

Y lo cierto es que hoy Uruguay tiene un crack Mundial (Valverde) un clase A (Bentancur), un par de grandes jugadores (De Arrascaeta, hay que ver cuánto evoluciona Darwin, y está Araujo que no pudo mostrarse en el Mundial) y el resto, jugadores que no sobrepasan la media de los seleccionados que están en Qatar 2022.

El hincha uruguayo se queja de Argentina, pero como aquellos suele ser tremendamente ombliguista. Destaca que los celestes juegan en Sporting Lisboa, Lazio, Fiorentina o River argentino, sin reparar que en un repaso somero, gran parte de los equipos del Mundial muestran lo mismo. Aun algunos menospreciados como Marruecos, Japón, Corea o Túnez tienen jugadores en Arsenal, en PSG, en Bayern Munich, en Borussia Dortmund. No es un equipo de estrellas el de Uruguay, como lo podía ser en 2014 cuando tenía al 9 del Barcelona y el de PSG, los centrales de Atlético Madrid. Por eso da tanta bronca que la celeste, en la era Tabárez, no haya conseguido algo más con los dos mejores delanteros que tuvo Uruguay en los últimos 40 años, más allá del mérito de haber sido cuarto o quinto en un Mundial.

Será poco probable volver a una semifinal del Mundial. Pero eso no quita que en Qatar sí hubiera equipo para poder meterse en octavos de final, y en un dia de suerte, soñar con ganarle a Brasil y meterse en cuartos. Es duro, pero ni el entrenador ni el plantel estuvieron a la altura. Y por eso el Mundial se fue demasiado pronto. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...