Cargando...

Fútbol > PEÑAROL

Autocrítica de campeón: el paso que da Peñarol para salir de la crisis

Con naturalidad, sin dramas y asumiendo culpas, el técnico y el jugador carbonero blanquearon ante la prensa las razones de los problemas

Tiempo de lectura: -'

13 de septiembre de 2019 a las 05:03

Peñarol eligió dar este jueves un paso de esos que no suelen formar parte de los manuales de estilo de los equipos en el fútbol profesional en Uruguay. Mucho menos, en sus peores días, después de perder por paliza un clásico (0-3 hace 11 días), haber ganado solo seis de los últimos 19 partidos oficiales, haber dejado por primera vez el liderazgo de la Tabla Anual y encontrarse en una profunda crisis futbolística, que intenta salpicar a la institución a nivel político.

Lejos de encerrarse en el silencio del vestuario y utilizar frases que forman parte del folclore uruguayo (“Esto se arregla puertas para adentro”), así como hacer de los problemas un secreto de estado, Peñarol eligió el camino contrario: exponer, sin excusas, a los hinchas las razones por las que el plantel principal está en crisis, y a partir de allí comenzar a reconstruir el modelo que lo hizo exitoso con el bicampeonato en el Uruguayo y el último título del Apertura.

Tras un proceso que llevó unos días de análisis en el cuerpo técnico y en el plantel principal, finalmente se hizo público con un sorprendente grado de madurez frente a los problemas.

Diego López y Cristian Rodríguez asumieron con naturalidad y sin dramas las culpas, como parte de cualquier proceso, y se comprometieron a ir por el objetivo del Clausura y conseguir el tricampeonato del Uruguayo.

Los pasos que dieron

El cuerpo técnico y los jugadores empezaron a intentar resolver el problema, asumiendo que estaban en una seria dificultad. Casi en paralelo, en la interna del cuerpo técnico, profundizaron en el análisis de por qué el equipo había caído en el bajón que se comenzó a procesar a fines de abril (desde entonces solo ganó seis de 19 partidos). Los jugadores hacían su propia autocrítica, bajo los lineamientos de la escuela del quinquenio que Pablo Bengoechea y Gabriel Cedrés le dejaron a Cebolla Rodríguez, cuando era un juvenil, según explicó el capitán aurinegro este jueves.

Tras haber entendido el problema y concentrados en buscar las soluciones, llegó la hora de salir a dar la cara.

Fue así que este jueves, primero el técnico y luego el capitán, se plantaron en conferencia de prensa para asumir las responsabilidades y expresar las razones por las que Peñarol hizo un mal Intermedio y por qué tocó fondo en el clásico.

Cebolla Rodríguez reconoció, sin rodeos, que los jugadores afrontaron en los dos últimos meses dos problemas: los futbolistas más experiententes comenzaron a evidenciar problemas físicos mientras que los jóvenes estaban con la cabeza en los pases al exterior por encima de las responsabilidades que tenían en Peñarol.

Brian Rodríguez y Darwin Núñez fueron transferidos a Estados Unidos y España, respectivamente, y dejaron US$ 12.000.000 en las arcas del club.

“Lo que sucedió fue que nos pegó mucho en los jugadores grandes porque estábamos un poco cargados, y en los jóvenes que se estaban por ir (por el mercado de pases) y no teníamos todos la cabeza enfocada en el club”.

Luego exteriorizó su bronca por lo que sucedió en el clásico, incluso hablando, este jueves, desde un lugar que no suele hacerlo:  “El clásico fue todo negativo, no solo en el juego, también en la actitud. Vi todo el primer tiempo y parte del segundo afuera, y es feo hablar desde ese lugar, pero no se vio (al equipo) como en los clásicos anteriores. Faltó rebeldía, amor propio y, quizás, humildad. Sin embargo, de todo eso se aprende”.

Reconoció que “el plantel entendió que peor de lo que estuvimos en el partido pasado (con Nacional), y en el Intermedio, no se puede estar”.

En esa expresiones, el capitán dejó al desnudo los errores que cometieron los jugadores y que condenaron a Peñarol a perder el liderazgo en la Anual y por goleada el clásico.

Unos minutos antes, el técnico Diego López había recorrido un camino similar.

No se ruborizó cuando reconoció públicamente que le dijo a sus jugadores que la enseñanza que le dejó el clásico fue que Nacional viene perdiendo hace dos años, que tampoco ganó el Apertura, pero no bajó los brazos y ganó el clásico, y que ese ejemplo, el del eterno rival, del equipo del que en general los hinchas se niegan a hablar, lo utilizó para mostrar a sus jugadores que pueden sobreponerse como lo hizo el tricolor.

Finalmente el DT dejó un mensaje que apunta a las fortalezas de este equipo. “Lo importante es que este plantel ganó antes que llegáramos, ganó con nosotros en el cuerpo técnico, y si no estamos en el futuro, estoy convencido que ganarán, porque es un plantel ganador. Este es un plantel ganador”.

Con esa autocrítica impropia para Uruguay, con madurez que no es común, Peñarol dio la cara a sus hinchas y se sinceró para tratar de salir del difícil momento que atraviesa en lo futbolístico.

Si en diciembre es tricampeón, este paso que dieron en plena crisis será recordado como una de las razones del éxito.

Si no lo consiguen, podrán estar tranquilos porque al menos lo intentaron con naturalidad, sin drama y con compromiso.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...