Cargando...
Joe Biden, presidente de los Estados Unidos

Opinión > Joe Biden

Biden sigue siendo la peor pesadilla de Trump

El hecho de que la "ola roja" esperada se convirtiera en un goteo rojo sugiere que la indignación de los votantes estadounidenses no es equivalente a la imprudencia

Tiempo de lectura: -'

10 de noviembre de 2022 a las 16:00

Edward Luce

La noche del martes pudiera haber sido el principio del fin para Joe Biden. Los pronosticadores habían dicho que las elecciones de mitad de período en EEUU iban a provocar una "ola roja": una victoria abrumadora para los republicanos. En realidad, se trató de un resultado electoral normal del partido de la oposición en comparación con las anteriores elecciones de mitad de mandato. Cualquiera que sea el recuento final, el cual pudiera tardar días en verificarse, Biden ha evitado la humillante derrota que sufrieron Barack Obama y Bill Clinton, sus dos predecesores demócratas. En el sombrío y polarizado EEUU de hoy, eso se califica como una victoria.

Lo que es bueno para Biden es malo para Donald Trump, cuyo continuo control del Partido Republicano explica su fracaso a la hora de convencer a los votantes. Según todas las demás medidas — los bajos índices de aprobación de Biden y la angustia de los votantes por la galopante inflación y por el aumento de la delincuencia —, los republicanos deberían haber barrido ambas cámaras del Congreso y muchas más gobernaciones estatales. Antes del martes, los partidos de los presidentes en ejercicio han perdido terreno en 36 de las 39 elecciones de mitad de período que se han celebrado desde la guerra civil estadounidense.

Es probable que los demócratas de Biden pierdan algo de control: la Cámara de Representantes probablemente pasará a estar en manos de los republicanos, mientras que el Senado sigue sin decidirse. Pero la capacidad de su partido para frenar las pérdidas sitúa el desempeño de Biden a mitad de período en los niveles más altos entre los presidentes estadounidenses. Él tiene que agradecérselo a Trump y a las derrotas de una serie de candidatos trumpianos extremos. Tal como lo hemos visto antes, la indignación de los votantes estadounidenses no siempre es equivalente a la imprudencia.

Para Biden, Trump es el regalo que no se acaba. Los republicanos de más alto rango de algún modo convencieron al expresidente para que pospusiera el lanzamiento de su campaña para 2024 hasta después de las elecciones de mitad de período, con el temor fundado de que él acaparara los titulares y perjudicara sus perspectivas. No obstante, él se insertó en las campañas de los estados pendulares, especialmente en Pensilvania, sin éxito. Poco antes de que cerraran los colegios electorales el martes, Trump dijo: "Bueno, yo creo que si los republicanos ganan, yo debería recibir todo el crédito. Si pierden, no deberían culparme en lo absoluto".

En realidad, los candidatos más extremistas a los que Trump apoyó obtuvieron peores resultados que el republicano promedio. Entre ellos se encuentran Doug Mastriano, su negador de elecciones favorito de las elecciones de 2020 para gobernador de Pensilvania; el Dr. Mehmet Oz, el famoso médico de la televisión, quien perdió su campaña por el Senado por Pensilvania frente a John Fetterman; Daniel Cox, quien perdió su candidatura a gobernador de Maryland frente a Wes Moore, quien se convertirá en el tercer gobernador estadounidense de raza negra; y Don Bolduc, quien estaba compitiendo con el senador en ejercicio de Nuevo Hampshire. Entre los candidatos respaldados por Trump que ganaron, incluyendo a J.D. Vance para un escaño en el Senado por el estado de Ohio, la mayoría se distanciaron de las posturas más extremas de Trump, al igual que Blake Masters, quien parece que perderá su carrera por un escaño en el Senado representando a Arizona.

Sin embargo, lo más alarmante para Trump fue la reelección de Ron DeSantis como gobernador de su estado natal: Florida. DeSantis, a quien Trump ha apodado "DeSanctimonious" (algo como DeSanturrón), es el rival más creíble para la candidatura presidencial republicana de 2024. Aunque él no ha sido probado fuera de Florida, DeSantis se ha convertido en un campeón de la política conservadora "anti-woke" (contra quienes tienen una actitud a favor de la justicia y la igualdad) a través de sus ataques a los sindicatos de profesores liberales y de su desprecio por las regulaciones federales de Covid.

Quizás el indicador más convincente de la potencia conservadora de DeSantis es la característica amenaza con la que Trump ahora habla de él: "Les diría cosas sobre DeSantis que no serán muy halagadoras", les dijo Trump el lunes a los reporteros. "Sé más de él que nadie, aparte de, quizás, su esposa".

Biden puede anticipar algún beneficio colateral del fratricidio político que parece probable que se desate entre el autor del movimiento trumpista y su cada vez más impaciente heredero. Ahora que DeSantis es el enemigo número uno de Trump, será difícil que se resista a la tentación presidencial. Su demostración de fuerza envalentonará a los republicanos de alto rango, como Mitch McConnell, el líder republicano del Senado y frecuente blanco de las burlas de Trump, para tantear más el terreno político. Trump se está preparando para lanzar su campaña para 2024 la próxima semana.

Mientras tanto, Biden sigue superando las bajas expectativas. En las semanas previas a las elecciones del martes, el consenso era que él estaba decayendo como presidente y desvaneciéndose como un candidato. Lo primero es difícil de corroborar, ya que su historial legislativo en dos años es considerablemente mejor que el de Clinton después de ocho años y, posiblemente, también que el de Obama. El desempeño de Biden en las campañas electorales ha parecido torpe. Pero eso ha sido cierto durante la mayor parte de su carrera. La clase de expertos políticos estadounidenses suele exagerar la importancia de la oratoria. También sobrevalora repetidamente la popularidad de Trump. Hasta el martes, las elecciones de 2024 parecían ser una repetición entre Trump y Biden. Esa perspectiva poco edificante ya no debería darse por sentada.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...