Ciencia > Hallazgo

Cofundador de Microsoft encontró los restos del USS Indianápolis

El emblemático barco fue hundido por Japón durante la segunda guerra mundial

Tiempo de lectura: -'

23 de agosto de 2017 a las 05:00

Paul Allen, el menos conocido de la dupla de fundadores de Microsoft, tiene una curiosa afición: buscar barcos de guerra hundidos.

Al igual que su colega Bill Gates, Allen también aprovecha su enorme fortuna para causas humanitarias. Pero, además, financia expediciones de búsqueda de armas de guerra perdidas.

Una de estas expediciones encontró el pasado 18 de agosto los restos del emblemático USS Indianápolis, barco de la fuerza naval estadounidense que fue hundido por Japón hace 72 años, durante la segunda guerra mundial.

El ataque sucedió el 30 de julio de 1945, cuando el barco regresaba de transportar partes de la bomba atómica que cayó sobre Hiroshima. Un submarino japonés en medio del mar de Filipinas causó el hundimiento más letal en la historia de la armada estadounidense.

De 1.196 personas que estaban a bordo, cerca de 900 lograron escapar de la nave. Pero, como nunca se emitió una señal de emergencia, no fue hasta cuatro días después que se encontraron a tan solo 316 sobrevivientes.

Allen considera este descubrimiento "una experiencia de verdadera humildad".

Sin embargo, no es la primera vez que el fundador de Microsoft lidera un hallazgo de este tipo.

En marzo de 2015, luego de ocho años de búsqueda financiada por el empresario, un equipo de exploradores encontró en los restos del Musashi, un barco japonés hundido en 1944, también en el marco de la segunda guerra mundial.

El navío, recordado como el mayor buque bélico de la historia (pesaba unas 73.000 toneladas), fue hallado en el mar de Sibuyán, al interior del archipiélago filipino.

"Desde joven, la historia de la segunda guerra mundial me ha fascinado porque mi padre sirvió en el Ejército de Estados Unidos", aseguró cuando anunció el hallazgo del Musashi, según recuerda la BBC.

En su afición por estos barcos de guerra, el empresario no escatima en gastos. M/Y Octopus, su lujoso yate personal con dos helipuertos y submarinos, desde donde llevó a cabo operativos de búsqueda como el de Musashi, le costó más de US$ 200 millones.

Fue desde este mismo barco que, cinco meses después, recuperó las campanas del HMS Hood, crucero de batalla británico hundido en 1941.

Esta ya había sido localizada varios años atrás, pero no fue hasta agosto de 2015 que su equipo pudo sacarla a la superficie. Hoy se exhibe en el Museo Nacional de la Real Armada, al sur de Inglaterra.

Allen también adquirió recientemente un velero de investigación llamado Petrel, de 76 metros de largo, contruído en 2003 para la inspección de tuberías y del fondo marino.

La maquinaria de este velero permite explorar a una profundidad de hasta 6.000 metros.

Gracias a este navío fue que encontró al USS Indianápolis (a 5.500 metros bajo el nivel del mar), y también al Artigliere, destructor italiano que lleva 77 años sumergido cerca de la costa de Malta.

Este barco fue hundido por los ingleses durante la Segunda Guerra Mundial y, por respeto a los familiares de las víctimas, su ubicación exacta no se hizo pública.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...