Cargando...

Tendencias > BLOG DE MAMÁS REALES

¿Cómo ser un líder positivo?

Muchas veces no somos los padres o madres alentadores que queremos ser, ni tenemos esa mirada amorosa hacia nuestros hijos

Tiempo de lectura: -'

04 de agosto de 2022 a las 19:07

Por Federica Cash

Hoy sabemos que la construcción de la imagen personal se elabora en el espejo que los otros nos devuelven. Es decir, que el amor propio florece sobre la base de una mirada apreciativa, de respeto, de aceptación e incondicionalidad. La autoestima no es algo que podamos regalarle a nuestros hijos, sino que se va gestando en la superación de los pequeños desafíos cotidianos, acompañados de una presencia que alienta y está al firme cuando fracasamos.

Parece simple y del orden de lo obvio. Sin embargo nuestras prácticas cotidianas muchas veces no nos conducen a esta forma de relacionarnos. Es que arrastramos años de fuerte autoridad, donde el padre o el abuelo decían cómo eran las cosas y punto. De esta manera no había espacio para que el niño se desarrolle en plenitud, siendo protagonista de su propio aprendizaje.

Aunque podamos visualizar esto con claridad, muchas veces no somos los padres o madres alentadores que queremos ser, ni tenemos esa mirada amorosa hacia nuestros hijos. Porque lo cierto es que la gran mayoría de nosotros no ha sentido por parte de sus mayores esa presencia incondicional, y uno tiende a reproducir si no se detiene a reflexionar.

También hoy se habla mucho de los chicos caprichosos, de esos que quieren todo y se les da todo. Y es cierto que algo de eso hay. Es que al quedar caduco el paradigma de crianza adultocéntrico y autoritario, aparecen otras opciones. Entre ellas, la permisividad, tan nociva como la primera. Porque los chicos no tienen todavía las herramientas para decidir sobre algunas cuestiones, no tienen desarrollada su capacidad de autocontrol ni de planificación a largo plazo para tomar decisiones. Su confianza y autonomía es progresiva. Por eso, en esta etapa, el barco lo debemos conducir los padres, pero desde un liderazgo positivo, que empodera, fortalece y acompaña.

Un buen líder es aquel que escucha a sus tripulantes, que considera sus gustos y preferencias, y sabe con astucia cuándo decir que no y hacer valer su decisión. Se trata de calibrar todo el tiempo entre el sentir propio y el de los demás. Y de hacer crecer a sus marineros para que sean también buenos líderes el día de mañana.

Convengamos que hoy ya no queremos chicos obedientes, que asientan a ciegas lo que otros dicen, queremos futuros adultos con pensamiento crítico y firme seguridad emocional. Y para ello hay que practicar en casa desde pequeños.

La Disciplina Positiva es un enfoque de crianza que parte de la base que nuestros hijos son capaces de cooperar y mantenerse flexibles cuando se sienten conectados emocionalmente a sus adultos de referencia. En ella encontramos herramientas para ser madres alentadoras y con miradas apreciativas hacia nuestros hijos. Si quieren profundizar en este enfoque, nos cuentan.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...