Nacional > Proceso abreviado

Condenan a dos de los 18 imputados por integrar grupo que atacó brigada antidrogas

La banda detrás del atentado y también involucrada con la amenaza de muerte a la fiscal Mónica Ferrero quedó "descalabrada" luego de que se imputó a 18 personas

Tiempo de lectura: -'

02 de octubre de 2020 a las 05:04

La Justicia condenó a dos de los 18 hombres imputados por integrar el grupo criminal local que atentó contra la sede de la Brigada Antidrogas el 9 de mayo de este año, en el que se lanzó una granada de origen militar y se destruyeron cinco vehículos.

El fiscal Diego Pérez acordó días atrás con la defensa de los delincuentes que sus casos se resolvieran mediante un proceso abreviado, una alternativa del nuevo Código del Proceso Penal por la cual ambas partes evitan el juicio oral, según dijeron a El Observador fuentes del caso. La causa que investiga el ataque a la sede policial está unificada con la indagatoria por la amenaza de muerte que recibió la fiscal de Estupefacientes Mónica Ferrero el día después del ataque por la presunta vinculación de los implicados.

Los dos delincuentes aceptaron la responsabilidad de lo que se le acusaba –condición sine qua non para cerrar el acuerdo–, y fueron condenados por un delito de participación criminal. En el artículo 152 del Código Penal se define que comete este ilícito el que realice una "asistencia que se preste a la asociación susceptible de favorecer su acción, o su mantenimiento, o su impunidad, fuera de los casos de participación o de encubrimiento", y se castiga con una pena de tres a 18 meses de prisión.

Sin embargo, como en este tipo de procesos siempre se negocia una pena más baja que la que se obtendría en un juicio oral, los imputados irán a la cárcel solo durante dos meses, mientras el resto del tiempo –15 meses en un caso, ocho en otro– lo cumplirán bajo régimen de prisión domiciliaria.

Los delincuentes pertenecen a un grupo local que se dedica al narcotráfico y que también está vinculado con la banda internacional que amenazó con una mensaje a Ferrero 24 horas después del ataque al edificio policial. 

Según dijeron a El Observador fuentes del caso, la banda que opera en Uruguay liderada por una familia se encuentra "descalabrada" por el impacto de las 18 imputaciones que logró Pérez a lo largo de cuatro meses de indagatoria liderada por la Dirección General de Información e Inteligencia.

La amenaza y el celular

"Hola, Mónica Ferrero. ¿Cómo le va? Espero que le vaya bien, pero de ahora en más le va a ir como usted decida... Estamos un poquito enojados como ve con la parte de narcóticos! Ya les dimos un pequeño susto para que vean que no les tenemos miedo", decía el mensaje que recibió la fiscal sobre las 14 horas del 10 de mayo. El "susto" era el ataque a la sede de la Brigada, razón por la cual ambas investigaciones se unificaron casi de inmediato.

"Queremos que nos respeten ustedes para que nosotros los podamos respetar, a partir de ahí no va a haber atentados ni contra las entidades, a cargo de usted, ni contra usted! Si siguen haciendo las cosas difíciles para nosotros, vamos a ser un poquito más duros. Su ustedes flexibilizan, nosotros también lo haremos! Usted me entiende., no tengo que explicarle mucho... Acuérdese que que todo tiene un límite! Usted Sabe", agregó el texto.

El mensaje fue elaborado en Perú, y enviado en Uruguay desde un celular que usaba el hijo del contratista de fútbol Gerardo Arias. Ambos fueron imputados el 16 y 17 de setiembre. El padre por tenencia y porte de armas, que encontraron cuando allanaron su vivienda, y el hijo –empresario dedicado al rubro automotor– fue responsabilizado por la amenaza. Así fue imputado por tenencia no autorizada de municiones y por violencia privada especialmente agravada en reiteración real. Para los dos se dispuso arresto domiciliario con tobillera electrónica mientras continúa la investigación.

El hijo del contratista dijo en la audiencia –a cuyo registro de audio accedió El Observador– que tenía vinculaciones con un narcotraficante que fue asesinado semanas atrás, al que señaló como dueño de las municiones que la policía encontró en su casa cuando la policía fue a detenerlo. 

"Interrogado respecto de la tenencia del cargador como de los referidos proyectiles, expresó que fueron dejados por parte de un amigo, un conocido", dijo el fiscal Pérez en la instancia del 17 de setiembre. Ese conocido, asesinado "de seis disparos frente a su casa" tiempo atrás, era una persona relacionada a "hechos delictivos y particularmente con integrantes a organizaciones dedicadas al narcotráfico", señaló el fiscal Pérez. Según señalaron luego fuentes judiciales, era un delincuente apodado El Colo e integrante de la barra brava de Peñarol.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...