Fútbol > ENTREVISTA

Da Silva: “Me embarqué en esto y no estoy arrepentido”

El Polilla rompe el silencio, dice que siente bronca, que le dio vergüenza la derrota con Juventud, que entiende el enojo de la gente y que en otras circunstancias lo hubiesen echado

Tiempo de lectura: -'

15 de marzo de 2019 a las 05:04

El Polilla Jorge Da Silva rompió el silencio en una charla con Referí luego de quedar eliminado de la Copa Libertadores y cuando vive una de las situaciones más extrañas de su carrera como entrenador ya que el inicio de la temporada encuentra a su equipo hundido en la tabla de posiciones. Algo poco habitual para un Defensor Sporting acostumbrado a pelear los campeonatos.

Dice tener bronca, que sintió vergüenza contra Juventud y que el segundo gol que recibieron en la última fecha no lo puede recibir un equipo profesional. En esta charla mano a mano, Da Silva habla desde el corazón.

¿Qué explicación le encuentra a este momento de Defensor?

No es fácil encontrar una sola explicación, especialmente cuando tuvimos un arranque muy bueno, muy esperanzador (4-2 a Bolívar en La Paz). Entramos en una etapa de desconfianza, inseguridad, de errores muy infantiles, que nos hicieron perder muchos puntos. Lógicamente empieza a pesar la inexperiencia de un plantel muy joven, con mucha gente que está haciendo sus primeras armas en Primera y no es sencillo salir. Confiamos en que el trabajo a la larga va a dar sus frutos, sus resultados, pero hay que salir rápidamente de este momento incómodo que nos está tocando vivir.

¿Pasa por un tema de cabeza o es futbolístico?

Creo que van de la mano. Los dos temas están en el mismo nivel. Por ahí cuando las cosas no salen futbolísticamente la cabeza no está preparada para salir rápido de ese momento y cualquier dificultad que tenemos nos cuesta muchísimo. Recibimos un gol rápido y el equipo entra en una desconfianza muy grande y cometemos errores, como nos pasó en el último partido con Juventud. Empatamos el partido y enseguida recibimos un gol que, la verdad, es increíble pensar que un equipo profesional pueda recibirlo. Y después se nos pone muy cuesta arriba. Cuando no tenés mucha experiencia en un grupo se hace mucho más difícil.

El club está sufriendo un recambio en el plantel. ¿Debe tener más paciencia de la habitual?

Nosotros sabíamos que esto iba a pasar y lo habíamos hablado con la dirigencia, que era un riesgo muy grande que se corría, porque el club está acostumbrado a pelear los torneos. Este es un semestre difícil desde todo punto de vista, también porque hay un tema político que pesa, y se nos hizo difícil incorporar jugadores. Quisimos sumar un par de jugadores más, con experiencia, pero no fue posible. También estamos esperando que el tema político (las elecciones) se defina para tener claro qué es lo que va a pasar, y tener establecido el objetivo del club de aquí en más. No es ni ha sido fácil, lo sabíamos, pero también digo que no pensamos que fuera tan difícil poder revertirlo.

¿Y por qué tomó el desafío bajo esas condiciones?

Es algo que me planteé, inclusive demoré tres o cuatro días en contestar. No por un tema económico, tampoco por un tema que dudara porque Defensor para mí es un lugar donde he vivido mucho tiempo y me he sentido muy bien, pero la gran duda que tenía era la apuesta deportiva. Después surgieron esas ganas de volver al club, conocía las inferiores y sabía que había buen material. Pensé que podíamos arrimar a algún otro jugador con experiencia, que después no se dio. Me embarqué en esto y no estoy arrepentido. Sí que por ahí ha sido más difícil y hemos tenido más dificultades de las que pensamos en un principio, pero son los desafíos más lindos.

¿Qué han dicho los dirigentes de este momento del equipo?

Tuvimos todo el apoyo de los dirigentes. Ya viste que acá está el presidente y vinieron algunos miembros de la comisión de fútbol, pero lógicamente, necesitamos resultados porque Defensor así lo exige y estamos dando confianza, estamos trabajando juntos, así que en ese aspecto estamos muy tranquilos.

Cuando usted se sentó a hablar con el presidente, ¿Jablonka le dijo que era un año electoral y que no podía traerle todos los jugadores que pretendía?

Fue un tema que lo hablamos desde el principio. Sabía que el panorama económico del club era difícil, que las incorporaciones prácticamente no iban a existir. Incluso después que asumimos se fueron jugadores importantes porque cuando llegamos todavía estaba Mathías Suárez y Ayrton Cougo, y Mathías Cardacio podía quedarse. Una idea en la cabeza y una cierta base tenía. Pero después se desarmó por completo. Lamentablemente, Reyes se volvió a lesionar y no lo vamos a tener por el resto del año. Entonces el panorama se fue complicando y las pocas incorporaciones que pudimos concretar se están adaptando, no han tenido la posibilidad de rendir de la forma en que nosotros creemos y que ellos por ahí pueden.

¿El clima electoral que se vive en el club influye en algo?

Sabíamos que iba a ser un semestre difícil, pero estamos acá, yo me siento parte de esta casa, tengo ahora una responsabilidad mucho mayor y unas ganas de revertir esto por el hincha de Defensor, porque sé que realmente está sufriendo y me siento muy mal. El hincha está esperando que el equipo vuelva a ser el de otros años, y eso me pone mal. Estoy seguro que eso va a suceder, que vuelva a ser el equipo de otros años, pero nos ha costado y hoy estamos en un momento difícil.

¿La tribuna le ha hecho sentir el nerviosismo por no ganar o por su pasó por Peñarol?

Es lógico y lo entiendo porque el otro día, y se lo digo a los jugadores, sentí vergüenza. Me da impotencia, por el hincha mismo. Entonces no voy a pretender que el hincha perdiendo 4-1, como estábamos perdiendo contra Juventud, me vaya a aplaudir. Es una reacción lógica. En otras circunstancias ya me hubiesen echado hace rato. Sé que el hincha me tiene confianza pero quiere ganar y esté quien esté en el banco o en la cancha, ellos quieren resultado y yo los entiendo y me parece totalmente justo. Me siento responsable y estoy con una bronca bárbara principalmente por el hincha de Defensor que no puede ver al equipo ganar y estoy más comprometido que nunca en revertir esto.

Futbolísticamente probó con distintas fórmulas, con línea de tres, con cuatro atrás, con dos nueve. ¿Qué es lo que más le está costando al equipo desde el punto de vista futbolístico?

El fútbol es un todo y a veces cuando no encontrás seguridad defensiva y repercute en otras líneas. Nos ha costado mucho encontrar solidez defensiva porque recibimos muchos goles, hemos tenido partidos donde estábamos jugando relativamente bien, teniendo el juego controlado, pero recibimos un gol y se nos pone todo cuesta arriba, empiezan los nervios, el desorden. Si hubiésemos encontrado solidez defensiva el equipo se hubiese permitido el lujo de soltarse, de jugar, de generar otro juego ofensivo que nos ha faltado. Estamos en construcción de un equipo que, por diferentes circunstancias, hemos tenido que ir cambiando buscando mayor solidez defensiva y todavía no hemos encontrado el sistema, la fórmula que nos de la solidez que pretendemos para encontrar resultados.

Curiosamente ahí atrás es donde tiene la gente con más experiencia.

Sí, sí, por eso digo, y lo hemos hablado y yo se los he dicho a los muchachos, que hay un grupo mayoritariamente joven pero también tenemos gente con experiencia y por ahí los que han fallado más son los jugadores de más experiencia o los que no han dado la talla de lo que estamos esperando. Y los chicos han rendido en la medida de lo que se espera de ellos y nos puedan ir dando. Van a ir creciendo, madurando, se van a ir equivocando, lo que por ahí no encontramos es el rendimiento que pretendíamos en los grandes.

¿Cuánto hay en una situación como estas que vive, de tirar un manotón de ahogado y recurrir a botijas acelerando procesos de maduración?

Cuando vos no encontrás el resultado que pretendés, tenés que buscar. Dentro de lo que podemos buscar, lo que tenemos es gente joven. Ahora Rabuñal y el Tata están prácticamente descartados, entonces las opciones que nos quedan son los chicos jóvenes. Lo mismo que los zagueros. Tenemos tres con experiencia, el resto son todos chicos jóvenes. A la hora de querer buscar una reacción diferente tenés que recurrir a ellos. El tema es el momento y el momento en el que estamos no es fácil. No es la idea quemar a nadie, la idea es llevarlos de a poco.

Hasta ahora le dio confianza al golero Rodríguez.

Sí, sí, seguramente el sábado en Belvedere ataje Fuentes. Es algo que ya lo he definido porque también creo que Gastón jugó muy buenos partidos, fue importante en algunos juegos pero también cometió algunos errores, y reiterados en algunos casos, y a veces es bueno hasta por él mismo darle un descanso. El tema del arquero es muy delicado, es muy difícil después que tomás la decisión de generar un cambio, volver hacia atrás. (Rodríguez) Es un chico de la casa, hay mucha confianza en él, creo que tiene un buen futuro pero capaz que el momento requiere también que le demos la oportunidad a Sebastián (Fuentes).

¿En algún momento se le pasó por la cabeza dar un paso al costado?

No, no. Tengo un compromiso muy grande. No me iría de esta forma. Tengo respaldo de la dirigencia, de los jugadores, en ningún momento lo pensé. Lógicamente que me preocupa la situación en la que estamos y quiero salir lo antes posible de esto, pero en ningún momento pensé en eso.

Cuando un técnico con su trayectoria está en una situación como la que vive, ¿en qué piensa, en que se queda sin trabajo o pesa más el orgullo de querer sacar esto adelante?

Hay de todo. Cuando vos tenés una racha negativa de estas características, en la que los resultados no se dan, pensás en todo. El orgullo de replantearme muchas cosas: pensar que quizás me apuré, que no era el momento para agarrar; que por el momento político en el club, no era el mejor momento; yo no sabía esto y te lo podés replantear. Y además el orgullo mismo de decir, estoy acostumbrado a pelear por otras cosas pero yo no me voy a entregar y voy a revertir esto, que es lo que hablamos con los jugadores todos los días. Y después lógicamente sabés que salís del trabajo y por ahí cuesta recuperarlo. Entonces son muchas cosas.

Usted es un técnico que tiene un tope. Ya fue campeón con un grande, está en Defensor y de ahí en más, ¿dónde dirige?

Es algo que siempre manejé; que luego de estar en Peñarol y Defensor me obliga a mantenerme en un nivel exigente o salir al exterior. Ahora quiero quedarme acá y la mejor opción que tenía y me interesaba era la de Defensor así que no hay mucho más para pensar, tratar de revertir esto, hacer una buena campaña este año y ver si el año que viene podemos seguir para pelear cosas importantes.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...