Cargando...
Tabaré Vázquez entregando las ceibalitas a los niños de Cardal.

Tecnología > Plan ceibal

Las historias de los primeros niños que recibieron la ceibalita: "Me abrió el mundo"

A 15 años de entregar las primeras ceibalitas, sus primeros dueños recuerdan cómo fue ese momento 

Tiempo de lectura: -'

20 de mayo de 2022 a las 13:25

Un cartel intentaba simplificarlo todo: “Hoy comienza el futuro”. Al lado un logotipo del Plan Ceibal, el organismo que empezó a entregar en 2007 una computadora a escolares uruguayos. El presidente de entonces, Tabaré Vázquez, fue el encargado de hacer ese entrega a alumnos de la Escuela Italia de Villa Cardal, Florida, que se vio revolucionada como nunca antes le había ocurrido.

Luego de 15 años, Cromo conversó con los primeros niños, hoy adultos, quienes recibieron esa ceibalita cuando estaban en segundo año y cuentan cómo y cuánto les impactó.

Una de ellas fue Mikaela Rodríguez, quien tenía 7 años. Poco antes de que llegara el presidente, su maestra la cruzó en el ingreso del centro educativo y le dijo que ella iba a ser una de las primeras en recibir el dispositivo. “En ese momento no dimensioné todo lo que conllevaba”, relató quien hoy tiene 24.

Minutos más tarde llegó prensa nacional y extranjera, autoridades de gobierno y, por supuesto, el mandatario.

Rocío, hoy.

“Recuerdo que la escuela estaba repleta de gente. Te podés imaginar que en un pueblo tan chico como Cardal que hubiera tanta gente no se entendía”, contó.

La entrega de la ceibalita significó una revolución también para el entorno de Mikaela. “Para muchos de nosotros fue la primera computadora que recibíamos”, dijo. Apenas la tuvo en sus manos, todos sus compañeros se abarrotaron para curiosear. “Me recuerdo sentada en una mesa y todos mis compañeros alrededor mío”, describió.

Una vez que la tenían todos, la prensa y los vecinos se acercaban para saber cómo era eso de que los cuadernos empezaran a ser reemplazados por aparatos electrónicos. “Fue una locura”, dijo.

Rocío Martínez, también de 7 años en ese momento y hoy de 22, dijo que la PC portátil los “abrió al mundo”. “Hasta ese momento, solo usaba la computadora de mi madre de su trabajo y para lo único que me dejaban era para jugar al Solitario”, relató.

Después de que se la entregaron y se la llevó a su casa, su madre le rogaba que la dejara quieta arriba de una mesa por temor de que se le rompiera. “Andaba de arriba para abajo con ella”, señaló. Como no se encontraban estuches de laptops con facilidad en el pueblo, su madre le confeccionó uno.

“Nunca se me rompió. Cuando tenés algo que cuesta mucho lo cuidás mucho”, comentó.

Qué hacían con las computadoras

“Recién ahora me doy cuenta de la dimensión que tuvo darle una computadora a cada niño”, manifestó Rocío, quien disfrutaba en 2007 la capacidad de chatear con sus compañeros de clase.

La función más elegida era buscar información en internet. También les llamaba la atención la cámara. “Cuando la pudimos entender un poco más, creamos un blog con la maestra y subíamos noticias de actividades que se hacían en el pueblo”, comentó.

Mikaela, quien hoy estudia la Licenciatura en Trabajo Social, recuerda utilizarla en su casa para jugar. “Mi maestra nos decía: ‘Yo estoy aprendiendo más de ustedes que ustedes de mí’”. A diferencia de algunos docentes que eran reacios al cambio tecnológico a la hora de enseñar, recuerda que la suya siempre los incentivaba a usar el dispositivo.

Rocío dijo que fue un aprendizaje “mutuo”. No había un manual sobre cómo utilizarla. “Ninguno sabía más que ninguno y fuimos aprendiendo y descubriendo cosas juntos”, dijo.

Había funcionarios del Plan Ceibal que visitaban la escuela para enseñar a utilizar las herramientas básicas. “Facilitó tener muchos puntos de vista sobre muchas cosas. También para hacer los deberes, estar más informado y actualizado”, añadió Rocío.

De entregar computadoras a un plan educativo

Esas dos computadoras entregadas fueron las primeras de las 2.615.207 laptops y tablets que se otorgaron entre 2007 y 2021. Ceibal ha trabajado para que el 100% de los centros educativos tengan conexión a wifi.

Y de entregar solo una computadora, el Ceibal se transformó en un semillero tecnológico que crece a pasos agigantados con diferentes planes: Jóvenes a programar, Pensamiento Computacional y los laboratorios Ceilab son algunos de ellos.

Uno de los más antiguos y más populares es Ceibal en Inglés. Se trató de una iniciativa nacida en 2012 que comenzó con un plan piloto para 48 escuelas con la idea es paliar la falta de docentes de esta lengua en todo el país. Hoy, gracias a este sistema, más de 70 mil niños reciben clases a distancia de cuarto a sexto año de primaria cada año. Al cabo de esos tres años de cursos, reciben más de 200 horas en inglés que les permiten pasar de un nivel básico a uno intermedio.

Gricelda Martínez, maestra de la Escuela N° 71 de Tacuarembó, una de las primeras que participó en este programa, recuerda uno de esos primeros momentos. “Al otro día de la primera clase, algunos alumnos llegaron y dijeron : «Hello!», en lugar de «Hola» o «Buenos días», a lo que les respondí: «Hello, children!». Fue nuestro primer avance”, recordó según consta en el  libro llamado Ceibal en Inglés: la voz docente.

Otra propuesta es Micro:bit. Se trata de placas programables diseñada para estudiantes que tiene el objetivo de que los estudiantes aprendan programación. En algunos casos sirvió para desarrollar el espíritu creativo durante la pandemia. Sucedió en Rivera: estudiantes del Liceo 6 crearon un tapaboca inteligentes y un dispensador automático de alcohol en gel.

Esta placa, de cuatro centímetros cuadrados, tiene un sensor de temperatura corporal. La idea era saber si alguno tenía  más 38 grados. El trabajo, realizado por Camilo Cal, Juan Macedo y Bruno Leal, que les llevó un mes de desarrollo, alertó al usuario cuando supera ese umbral con una luz LED y el número exacto.

Proyectos como este hay y hubo decenas en todo el país. De hecho, se utilizan mucho para las Olimpíadas de Robótica que Ceibal realiza todos los años, que ha llevado a niños a competir y a participar de experiencias internacionales. Entre 2018 y 2021 se entregaron 85 mil placas.

La ayuda que hubo a la pandemia

Aquellos que le temían al uso de las computadoras se vieron obligados a usarlas en 2020 por la irrupción de la pandemia. Durante la suspensión de clases, estas plataformas registraron un incremento de usuarios de 53% en primaria, 124% en secundaria y 165% en educación técnico terciaria, según un informe interno del Plan Ceibal.

CREA, el aula virtual mediadora de la enseñanza y el aprendizaje, llegó a ser el quinto sitio más visitado de Uruguay. Para ello, se vieron obligados en aumentar un 400% la infraestructura tecnológica.

“Estuvimos abocados desde los primeros días a crear la propuesta de Ceibal en casa que implicó trabajar apuntalando desde el uso de la tecnología a los docentes para que pudieran llegar, vincularse, trabajar con los estudiantes y sostener de manera virtual la propuesta educativa; y también a las familias para poder acompañar y ofrecer apoyo a sus hijos”, contó la gerente de Educación del organismo, Irene González, en el documento Plan Ceibal 2020.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...