Del libro al almacén submarino: ¿qué tan lejos llegará Amazon?

El imperio de Jeff Bezos se expande en todos los rubros con propuestas atrevidas y futuristas: tiendas sin cajeros, drones repartidores y hasta una base logística en la Luna

Tiempo de lectura: -'

09 de septiembre de 2017 a las 05:00

El comercio electrónico hace rato que le quedó chico. Tiendas sin cajeros, drones para transportar mercadería, app de mensajería, proyectos para la atención médica, mobiliario, programas de televisión, fotografía, videojuegos, música, asistencia de computación en la nube. ¿El que mucho abarca poco aprieta? Por el momento, la firma del multimillonario Jeff Bezos demuestra que tiene por donde sostener cada rienda de sus prolíficos negocios.

La expansión de Amazon ha sido constante en los últimos años y, con la envergadura y calidad de sus proyectos, se ha sumado a la onda de incidir en el futuro. Es decir, el mundo que tendremos y nos moveremos, en ese en el que Apple, Microsoft y Google ya juegan con soltura.

En un artículo reciente, The New York Times señaló que Bezos y Amazon "pasan por su mejor momento". En términos económicos es una locomotora. La capitalización de Amazon superó los US$ 500.000 millones a fines de julio.

"Amazon, la empresa que en sus inicios solo comercializaba libros por internet, ahora parece tener presencia en todo el universo de las ventas minoristas. Se ha convertido en una fuerza formidable en campos tan disímiles como la computación en la nube, las películas, la música, los alimentos, la inteligencia artificial y la distribución de electrodomésticos", detalló el Times. El diario califica a Amazon como "una de las más grandes sagas de la historia del capitalismo".

Colmena de drones

Algunos aseguran que el futuro de Amazon pasa, sobre todo, por la entrega de paquetes a través de las "colmenas de drones".

En diciembre pasado, la empresa –que también es propietaria de Twitch, la plataforma de servicio de streaming de videojuegos– patentó la creación de almacenes aéreos para llevar a cabo entregas rápidas con drones; poco después, desarrolló un sistema de delivery de paquetes mediante paracaídas; y en junio pasado puso la rúbrica en la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos (EEUU) para sacar adelante esa colmena de drones y el almacén donde los aparatos irán a recolectar el pedido.

Los drones de Amazon Prime Air tienen la meta de entregar el pedido en un tiempo límite de 30 minutos, una demanda que vuelve necesaria la construcción de una estructura similar a la de una colmena de abejas para utilizarla como puerto para estas naves no tripuladas. En la patente se describe la función de las instalaciones, donde incluso los drones podrían ayudar a los humanos a procesar los pedidos, antes de emprender vuelo.

drones amazon.jpg


Vamos de compras

Por el lado de las tiendas, los supermercados y la ropa, Amazon también tiene cosas para decir. Bastante. El proyecto Amazon Go, que nació en 2016 y continúa en beta, es un supermercado sin cajeros, sin asistentes y sin trabajadores. La tienda es en sí misma un sofisticado sistema de vigilancia. Al desaparecer las cajas, una aplicación se encarga de confeccionar la lista de productos que el cliente ha elegido de las góndolas, que se cobran directamente en su cuenta de Amazon. El establecimiento está dotado de sensores que permiten trazar el recorrido que haga el usuario, así como reconocer los productos que se lleva. Por ahora, Amazon Go está a prueba solo para sus empleados pero la firma prevé abrir unas 2.000 tiendas en los próximos dos años.

En el área de indumentaria, Amazon propone para sus usuarios Prime adheridos al servicio Wardrobe, adquirir entre 3 y 15 prendas de un catálogo de un millón de artículos de moda y no pagarlos hasta una semana más tarde. ¿Cuántas veces nos sucede que al comprar por internet nos quedamos con la duda sobre si nos gustará de verdad o es nuestro talle? Así los usuarios puedan probarse la prenda y decidir luego la compra.

A su vez, Amazon trabaja en una iniciativa para diseñar vestimenta en la que se reemplazarían los diseñadores por algoritmos que detectan las últimas tendencias de moda. La información proviene de un sistema de aprendizaje automático que analiza unas pocas etiquetas adjuntas a imágenes y tiene la capacidad de deducir si esa ropa está a la moda; y de un algoritmo que puede aprender sobre diferentes estilos.

Robotizados

La compañía de Bezos ha apostado a los robots, en especial, en el sector logístico, para que se muevan entre estanterías para buscar los productos que deben ser enviados. Amazon los utiliza para sus almacenes alrededor del mundo.

La compañía tiene cerca de 80 mil máquinas en todo el mundo. Cada robot puede transportar 340 kilos y tiene un láser y una cámara en la parte delantera para detectar obstáculos.
Estos aparatos reducen el tiempo que tardan los empleados en preparar un pedido y permiten una mayor capacidad de almacenamiento, hasta un 50% más de artículos por metro cuadrado, según los cálculos de Amazon.

Fred Pattje, director de operaciones de Amazon en España e Italia, señaló que el objetivo no es sustituir la mano de obra humana sino que se trata de una simbiosis. Se contratará a 500 personas extra especializadas en ingeniería y tecnologías de la información para poder alimentar este sistema y mantenerlo.



En la medicina

Y así como apunta a expandir la idea de los robots, Amazon intenta conquistar la atención médica, un área a la que también quieren hincarle el diente Google y Apple. Según la revista Technology Review del MIT, la empresa creó un equipo llamado 1492 que investiga proyectos relacionados con la atención médica: historiales médicos digitales, concertación de citas a través de internet y otros servicios relacionados con la salud que podrían ofrecer a través de su propio hardware, incluido su altavoz inteligente Echo.

El artículo del MIT sentencia que las ideas de Amazon en torno a la salud no son "especialmente" revolucionarias, pero recalca que "ostentan" una ventaja clave sobre otras empresas "gracias a su avanzada red de minoristas y distribución"

Mucho más

Your Garage es un servicio para encontrar partes y accesorios para vehículos y Amazon Vehicles es una plataforma para adquirir automóviles. Home Services es una herramienta que permite encontrar personal para el hogar. En tanto, Handmade es una plataforma para que artistas de todo el mundo comercialicen sus obras. En Amazon Launchpad las empresas emergentes pueden vender sus productos. Mechanical Turk apareció para trabajar en tareas individuales por necesidad de otros particulares o empresas, como crear cuestionarios, hacer trámites o breves traducciones.

Amazon Inspire se encuentra en fase de prueba y se trata de un servicio gratuito con recursos educativos para docentes, con la idea de generar una red educativa a nivel global. Amazon Web Services es una plataforma de servicios en la nube. Amazon Pay, para realizar pagos online, que utiliza un sistema muy similar al de PayPal.

El universo de Amazon se extiende incluso al fondo del mar; la empresa trabaja en el desarrollo de un depósito submarino donde se simularía el funcionamiento de las vejigas natatorias, un órgano que tienen algunas especies acuáticas, que permiten el control de la presión bajo el agua. Cada paquete estaría equipado con tanques de aire comprimido y lastre y la vejiga artificial para soltarlo hacia la superficie cuando fuera necesario; también trabaja en almacenes flotantes en el cielo a una altura de casi 14.000 metros, que permitirían que los drones recogieran los paquetes y se reabastecieran.

Por último Amazon experimenta con Anytime, una app de mensajería para competir con WhatsApp. Esta tendría la particularidad de conectar a sus contactos solo con el nombre, sin necesidad de obtener el número de esa persona; aunque todavía no está claro cómo funcionará esta opción. Igual queda claro que allá donde Amazon apuesta, lo hace fuerte, con el peso de la marca, los dólares y la tecnología.

Primera parada: la Luna

El CEO de Amazon tiene un nuevo destino para el envío de paquetes: la Luna. La idea no intenta ser un truco publicitario de su tienda online, sino un plan real para transportar equipos y suministros y construir un "futuro asentamiento humano" a mediados de 2020. El plan de Jeff Bezos es establecer un servicio de entrega de mercancías en el polo sur de la Luna, donde hay buenas condiciones de habitabilidad. Esa ubicación fue escogida porque está cerca de una fuente de agua y recibe mucho sol. Con el agua, el oxígeno e hidrógeno líquido se podrá crear el carburante para las naves que en un futuro se usarán para ir a Marte.

Más gastos en películas

El gasto de Amazon en programas de televisión y películas se triplicó a más de US$ 4.500 millones desde 2014, según afirma Forbes basada en analistas de Wall Street. La compañía ha incrementado visiblemente su presencia en Hollywood desde la apertura de un estudio en 2010 y se llevó su primer premio Oscar este año (por Manchester by the sea). La compañía de Seattle también posee el servicio Amazon Prime Video, ya disponible en Uruguay.

Comida orgánica

El gigante acaba de comprar una de las cadenas de supermercados orgánicos más importantes de EEUU, conocida como Whole Foods, por US$ 13.700 millones. La principal novedad es que está haciendo descuentos de hasta 43% en productos como pollo, manzanas o bananas. Además, la firma tiene interés en brindar un servicio de venta de alimentos a domicilio que se llamará Amazon Fresh, idea que verá la luz a fines de este año.

Amazon_Fresh.jpg


Muebles y electrodomésticos

Amazon planea abrir tiendas de muebles y electrodomésticos que contarán con un show room de realidad virtual y aumentada que permitirá a los clientes visualizar cómo luciría ese mueble o refrigerador en su hogar. Sin embargo, la empresa no es la primera en emprender este camino. Lowe's, segunda mayor minorista de productos para mejora del hogar, ya cuenta con estos espacios de realidad virtual.

Comentarios