The Sótano > The Sótano / Eduardo Espina

El arte de informar

Tiempo de lectura: -'

18 de abril de 2018 a las 05:00

En determinado momento hace tiempo, la compañía USA Today Network, editora de varios diarios estadounidenses, entre otros USA Today, uno de los pocos con circulación nacional, se dio cuenta de que la gente ya no compra diarios ni suscripciones de sus ediciones web para leer información política. La gente está saturada de ser bombardeada con información de este tipo.

Por lo tanto, con buen tino, uno en sintonía con la lucha por la supervivencia que llevan a cabo los medios impresos, la empresa orientó el esfuerzo de sus múltiples diarios hacia lo que mejor hace el periodismo escrito y en lo cual es líder indiscutido: la investigación sobre temas de sociedad y problemática común; y el reporte diversificado sobre la actualidad del mundo del entretenimiento y de la cultura.

La gente compra el diario para que le digan en detalle qué es lo que pasa en su ciudad, los problemas que hay y cómo resolverlos, y para enterarse de las noticias referidas al cine, la televisión, los libros y la música.

La apuesta de la editora ha dado sus frutos, ya que antes de ayer tres de los diarios propiedad de la empresa, Arizona Republic, The Cincinnati Enquirer y The Des Moines Register, obtuvieron el premio de mayor prestigio del periodismo, el Pulitzer. El primer diario lo obtuvo por el proyecto investigativo The Wall: Unknown Stories, Unintended Consequences (El muro: historias desconocidas, consecuencias no deseadas); el segundo por Seven Days of Heroin (Siete días de heroína); y el tercero por su página editorial.

Para quienes creen, erróneamente, que los días de gloria de la prensa son cosa del pasado, conviene destacar que el informe sobre el muro fue publicado cuando el congreso estadounidense discutía la aprobación de los fondos solicitados por el presidente para su construcción. Hasta ahora, los fondos no han sido aprobados.

Para el informe sobre la heroína participaron 60 periodistas que investigaron a fondo los efectos de la terrible crisis de adicción que afecta a Cincinnati. Desde 1991 que el Enquirer no ganaba un Pulitzer, por lo que el lunes de tarde las rotativas se detuvieron para que la redacción del diario celebrara; el premio, y la vigencia absoluta del periodismo escrito.

Comentarios