The Sótano > THE SÓTANO / EDUARDO ESPINA

El avión que cayó en Cuba, la muerte y el "cuando te toca, te toca"

La inexplicable lógica de la vida humana se volvió a repetir la semana pasada

Tiempo de lectura: -'

21 de mayo de 2018 a las 04:45

La noche del 16 de agosto de 1987 en Detroit era calurosa. El cielo estaba despejado y las condiciones para volar eran muy buenas. Al frente del vuelo 255 de Northwest Airlines estaba un capitán con 31 años de experiencia.

A la hora 20.44, el McDonnell Douglas MD-80 despegó con rumbo a Santa Anita, California, con 149 pasajeros y seis tripulantes. Cuando recién estaba tomando altura se vino abajo y se estrelló contra un edificio. Solo un pasajero, Cecelia Cichan, de 4 años de edad, logró sobrevivir de manera milagrosa.

Los rescatistas la encontraron entre los hierros calcinados. Tenía quemaduras y fracturas en varias partes de su cuerpo. Su madre, su padre y su hermano de 6 años fallecieron. Por mucho tiempo, Cichan no quiso dar entrevistas a la prensa, pero en 2013 aceptó aparecer en el documental Sole Survivor, el cual incluye entrevistas con 14 personas que fueron los únicos sobrevivientes de un accidente aéreo y a quienes les ha costado entender la preferencia que el destino ha tenido con ellos. Un gran misterio carente de explicaciones lógicas.

sole survivor
El documental Sole Survivor tiene como protagonistas a 14 sobrevivientes de un accidente aéreo
El documental Sole Survivor tiene como protagonistas a 14 sobrevivientes de un accidente aéreo
El viernes, un viejo Boeing 737-200 se vino abajo a poco de despegar del aeropuerto de La Habana. Murieron 110 personas, pero tres pasajeras, de 19, 23 y 39 años, sobrevivieron.

Entre las víctimas hubo una mexicana de 48 años que por dos décadas pudo sobrevivir un cáncer que la había llevado a Cuba a tratarse, donde la muerte la encontró encima de un avión. Alguien se tira desde las cataratas del Niágara con la intención de suicidarse y sale ileso. En menos de dos años, otra persona gana dos veces seguidas la lotería y embolsa casi US$ 5 millones. Nadie lo puede explicar.

A las antojadizas intervenciones del azar, el pensamiento racional tiene serios problemas para entenderlas y, todavía más, explicarlas. La suerte puede actuar a favor o en contra, y en ambos casos su lógica operativa es igual de críptica.

¿Cómo puede ser que algunas cosas ocurran de una manera tan particular que llevan a creer en la existencia de una determinada fuerza invisible que participa en la realidad como designio inaudito, como si estuviera jugando con las vidas de los seres humanos?


Comentarios