Cargando...
BBC
Willem van Gogh con el famoso cuadro "Los Girasoles"

BBC News Mundo > Willem van Gogh

El descendiente de Vincent van Gogh que ayudó a rescatar el genio del artista: "Crecí viendo 'Los Girasoles' en mi sala de estar"

Willem van Gogh creció con la obra de su más tarde famoso tío; "estaba rodeado de muchas pinturas, lo recuerdo muy bien, había muchas en su casa"

Tiempo de lectura: -'

07 de agosto de 2021 a las 14:37

La idea de que en una época la obra de Vincent van Gogh no era tan preciada como lo es ahora es difícil de concebir.

Pero famosamente así fue: esas pinturas icónicas sólo empezaron a ser reconocidas como la maravilla que son cuando el pintor neerlandés ya había perdido más que la esperanza.

Y mientras el mundo aprendía a valorlas, adornaban la casa del abuelo de Vincent van Gogh, no el artista, sino el bisnieto de su querido hermano Theo, y creció entre sus pinturas.

Comparte su nombre de pila pero, para evitar confusiones, usa el segundo nombre que ambos llevaban.

"Imagínate: si dijera que soy Vincent van Gogh se me complicaría la vida, así que es mejor llamarme Willem Van Gogh", le dice a la BBC, en una de las pocas entrevista que ha concedido.

Willem es asesor del Museo Van Gogh de Ámsterdam.

"Mi abuelo nació en enero de 1890, y su tío, Vincent, falleció ese mismo año, el 29 de julio. Desafortunadamente su padre, Theo, murió unos cinco meses más tarde también, por lo que creció solo con su madre".

Pero también creció con la obra de su más tarde famoso tío.

Noche estrellada sobre el Ródano. Vincent Willem van Gogh, 1888.
Getty Images
Noche estrellada sobre el Ródano. Vincent Willem van Gogh, 1888.
Sauce podado. Carta de Vincent van Gogh a su hermano Theo. (Colección del Museo Van Gogh)
Getty Images
Sauce podado. Carta de Vincent van Gogh a su hermano Theo. (Colección del Museo Van Gogh)

"Estaba rodeado de muchas pinturas, lo recuerdo muy bien, había muchas en su casa".

Vincent van Gogh nunca supo la fama de la que gozarían sus pinturas. Vivió sin un centavo, y le dio muchas de las que hoy son algunas de las obras de arte más conocidas del mundo a su amado hermano menor, el abuelo de Willem.

"Los dos hermanos, Vincent y Theo, eran muy, muy cercanos. Theo era un marchante de arte en París y apoyó a su hermano, quien comenzó a convertirse en artista a la edad de 27 años, enviándole dinero.

"A cambio, Vincent le envió la mitad de las pinturas y dibujos que hizo a su hermano Theo para mostrarle lo que estaba haciendo y también con la esperanza de que Theo vendiera algunas de sus pinturas".

"Pero eso nunca sucedió desafortunadamente, porque Vincent se adelantó a su tiempo. Era un artista muy innovador y a la gente no le gustaba tanto su trabajo cuando aún estaba vivo".

Autorretrato con sombrero de fieltro
Getty Images
Autorretrato con sombrero de fieltro.

Vincent van Gogh murió con heridas de bala autoinfligidas. Y cuando trágicamente el propio Theo murió unos meses más tarde, le dejó su tesoro de pinturas a su joven viuda, Johanna y su hijo pequeño.

Johanna dedicó su vida a lograr que Vincent Van Gogh fuera valorado como artista.

"Era una persona extraordinaria, y le tengo mucho respeto, porque imagínate: te acabas de casar, tu marido fallece y estás sola con tu hijo y necesitas encontrar algún ingreso.

"Ella concordaba con Theo en que Vincent era un artista muy importante y trazó una estrategia para hacer que Vincent fuera reconocido como artista contemporáneo, regalándole piezas a algunos de sus amigos -personas que hoy en día llamaríamos 'influencers'- intelectuales, políticos, escritores o artistas".

"Y así empezó".

Su estrategia eventualmente tuvo éxito.

Hoy en día esas pinturas tienen un lugar de honor en los grandes museos del mundo y se encuentran entre las obras de arte más valiosas de la Tierra.

Las mismas que colgaban en las paredes de la casa de los abuelos de Willem quien, cuando los visitaba, jugaba entre ellas.

"'Los girasoles' colgaban sobre el sofá en la sala de estar, y estaba el 'El almendro en flor' y 'La cosecha'... eran parte de la familia".

Sunflowers 1887. Vincent van Gogh. MoMA
Getty Images
Girasoles. Vincent van Gogh, 1887. MoMA

"A mí me gustaban desde pequeño, creo que por la misma razón par la que a mucha gente le gusta el arte de Vincent: por los colores vibrantes.

"Es muy accesible. Son temas cotidianos como un dormitorio, que es la pintura favorita de muchos niños que visitan nuestro museo".

La favorita de Willem es "El almendro en flor", con sus delicadas flores blancas contra el cielo turquesa, que Vincent van Gogh pintó para su abuelo apenas unos meses antes de morir.

"Creo que esa es una de las pinturas más hermosas jamás hechas, y recuerdo que iluminaba toda la habitación con ese hermoso color turquesa".

El almendro en flor de Vincent van Gogh
Getty Images
La favorita de Willem van Gogh.

Toda una joya que, como las otras que colgaban en las paredes de la casa de sus abuelos, sobrevivieron el trajín de la vida cotidiana.

"Hoy en día se venderían por millones de dólares, pero estamos hablando de los años 60, y en esa era otra época: cuando salían de la casa no cerraba la puerta con llave.

"Y 'El almendro en flor', por ejemplo, estuvo colgando en la habitación de los niños mientras crecían, ahí donde mi padre y sus dos hermanos hacían peleas de almohadas. Pero sobrevivió en condiciones prístinas. Nunca ha sido restaurada y está en perfectas condiciones en las paredes de nuestro museo en Ámsterdam".

Willem tenía 10 años cuando se dio cuenta de que estas pinturas que fueron parte de su infancia eran famosas.

Fue en un hotel durante unas vacaciones familiares en Francia.

La chambre a Arles
Getty Images
La favorita de los niños que visitan el Museo Van Gogh.

"En el dormitorio vimos una reproducción de 'Los girasoles', la misma pintura que conocía tan bien de la sala de estar de mis abuelos.

"Fue entonces cuando pensé: 'Nuestro familiar debe ser muy muy famoso, porque está en este país donde la gente habla otro idioma, la comida sabe diferente, todo se ve diferente'. Ese fue el momento en que me di cuenta".

También fue alrededor de este tiempo, en la década de 1960, que su abuelo comenzó a pensar en cómo asegurar el futuro de las pinturas.

Él y su madre, Johanna, siempre habían estado convencidos de que la colección no debía ser desguazada.

"No hay una colección comparable de un artista tan importante: 200 pinturas, 500 dibujos y casi todas sus cartas se habían mantenido juntas, y el privilegio era demasiado grande como para que lo tuviera una sola persona".

Terraza del café por la noche. Vincent van Gogh 1888.
Getty Images
Terraza del café por la noche. Vincent van Gogh 1888.

"Es por eso que negoció con el gobierno para poner toda la colección completa -porque también poseía 200 pinturas de Paul Gaugin, Georges Seurat, Toulouse Lautrec, contemporáneos de Vincent- que estaba en manos de la familia en una Fundación Vincent van Gogh, para garantizar que la colección se mantendría intacta para todas las próximas generaciones, para siempre.

"Y a cambio, el gobierno prometió construir el Museo Van Gogh".

El abuelo de Willem era conocido como "el ingeniero", porque esa era su profesión y para distinguirlo de su famoso tío, con quien también compartía el nombre.

Y se puso a trabajar, ayudando a diseñar este museo.

"Se dio cuenta de que la mejor manera de mostrar las piezas era sobre un fondo más o menos gris, porque eso hacía que los colores fueran muy fuertes. Además, se enteró en EE.UU. que después de visitar el museo a muchas personas les daba ganas de pintar, así que proporcionó un estudio para que pudieran hacerlo.

"Eso es algo que mi abuelo introdujo por primera vez en el Museo Van Gogh".

Amapolas rojas. Vincent van Gogh, 1880.
Getty Images
Amapolas rojas. Vincent van Gogh, 1880.

Pero, ¿cómo se sintió Willem al tener que renunciar a esas pinturas que habían sido parte de su vida durante tanto tiempo?

"Me pareció triste que todo esto sucediera. Pero cuando hablé con mi abuelo, él estaba muy feliz porque iba a hacer realidad su sueño de que todos pudieran ver las pinturas".

El Museo Van Gogh abrió sus puertas en junio de 1973.

El abuelo de Willem lo visitó todos los días hasta su muerte.

"El abuelo iba a su oficina en el museo a diario, y almorzaba con los guardias.

"Me decía que lo hacía porque ellos lo sabían todo: si el museo iba bien, si había detalles que mejorar...".

El ingeniero Vincent Willem Van Gogh murió en 1978.

El museo que se creó gracias a él es hoy en día uno de los más visitados del mundo.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

BBC

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...