Cargando...
ignacio Laquintana en su nueva casa, el Estadio Campeón del Siglo

Fútbol > PEÑAROL

El día después de Laquintana: de estar sentado en un sofá a la alegría de sus compañeros y de Cedrés

El día después de Laquintana: de estar sentado en un sofá a la alegría de sus compañeros y de Cedrés que lo vio muy feliz y muy bien físicamente tras haberse caído su pase en abril; le agradeció a su psicóloga por su gran trabajo

Tiempo de lectura: -'

28 de agosto de 2021 a las 05:00

Fueron meses de sufrimiento, de bancarse las malas y de ponerle al mal tiempo buena cara. Aquella noche del viernes 16 de abril en el Palacio Cr. Gastón Guelfi en la que estuvo varias horas e incluso se tomó la fotografía con la camiseta de Peñarol para poder estar en la lista de buena fe de la Copa Sudamericana, quedó atrás. Muy atrás.

En el medio sucedieron cosas. Se fue unos pocos días a su Paysandú natal y se plantó firme ante un futuro que no sabía cuál sería.

Aquella noche en que estaba todo acordado con Peñarol, luego de que los aurinegros pidieran un 15% de su ficha por la vidriera que sería mostrarlo en un torneo internacional, Defensor Sporting, el dueño mayoritario de esa ficha, le bajó el pulgar.

En Peñarol trataron de consolarlo antes de que se fuera del Palacio. Le hablaron el director deportivo Pablo Bengoechea, el gerente deportivo Gabriel Cedrés y el presidente Ignacio Ruglio.

El sanducero ya entrenó con sus compañeros en Los Aromos

Al otro día, Ruglio fue a desayunar con él. “El viernes hablamos hasta tarde, y yo noté que no estaba bien. Hoy (el sábado) sí lo noté mucho mejor, ya con su novia como apoyo. Desayuné con él en la puerta de su casa y me fui tranquilo para Minas convencido de que su parte humana está muy bien y que está muy fuerte de cabeza”, explicó en aquel momento Ruglio a Referí.

Tal como había pasado con los principales de la parte deportiva aurinegra la noche anterior, el sábado 17 de abril recibió mensajes de apoyo del capitán aurinegro, Walter “Mota” Gargano, Facundo Torres -quien compartió la selección uruguaya sub 20 con él- y del Canario Álvarez.

Todos lo llamaron para solidarizarse y decirle que más acá o más allá se le iba a hacer el pase a Peñarol. Y se hizo nomás.

El pasado martes firmó contrato y ya este jueves entrenó con sus nuevos compañeros, esos mismos que lo llamaron hace cuatro meses.

Parecía un cuento, pero era la realidad.

La última vez que jugó Laquintana fue el 29 de marzo cuando con los violetas viajó a Melo para enfrentar a Cerro Largo. Hace casi cinco meses que no hace fútbol.

Laquintana comenzó a tomar contacto con la pelota; hace cinco meses que no juega

Sin embargo, desde el punto de vista físico, en Peñarol están muy contentos porque, pese a que entrenó todos estos meses en soledad y no en grupo, llegó muy bien.

“Está mucho mejor de lo que podíamos suponer, con una alegría y unas ganas bárbaras”, dijo a Referí un dirigente aurinegro.

Peñarol le puso un preparador físico solo para él y ya se sumó a alguna práctica informal con pelota.

Uno de los que se mostró más feliz con su llegada fue Néstor Gabriel Cedrés, el gerente deportivo. Su sonrisa lo decía todo y era todo lo contrario a lo que tuiteó aquella noche de abril cuando escribió “Va a llegar un día, en qué las PERSONAS serán más importantes que los porcentajes".

En Peñarol creen que si bien al jugador le falta fútbol, “va a estar pronto antes de lo que pensábamos”.

Este viernes, Laquintana le agradeció a la psicóloga que le había puesto especialmente su representante, Marcelo Tejera, por los servicios que prestó en los últimos tres meses.

Si bien el futbolista entrenó solo y no en grupo, también en los últimos tres meses tuvo a un preparador físico. Juan Brito fue quien lo ayudó a estar en el nivel que se encuentra pese a la inactividad.

La alegría del primer día con la camiseta de Peñarol

Cuentan que el lunes llegó de entrenar y se tiró en el sofá de su casa. Pero al otro día, ya estaba firmando con Peñarol y aquella pesadilla quedó atrás.

Además, se hizo el control de rutina para el club y ya no había rastros de aquella arritmia que lo llevó a realizarse dos cateterismos por tener los latidos muy acelerados.

Esta vez, volvieron a acelerarse, pero de alegría.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...