Ministerio de diseño > Deco | Interiores |

El diseño italiano tiene su espacio en Manantiales

Mónica Melhem llega a conquistar el mercado uruguayo con la firma Gervasoni y otras propuestas más. Para casas de playa chic, modernas y elegantes sin perder la calidez.

Tiempo de lectura: -'

28 de febrero de 2014 a las 00:00

Creo que ya encontré un lugarcito para vivir en Punta del Este. ¡Que me lo den asi exacto como está que yo me arreglo! En Manantiales, sobre la ruta 10 a pocos metros del mar, en una construcción nueva, moderna, muy zen, hormigón y vidrio, muchísima luz, doble altura, con muebles soñados...diría George Clooney en los ads de Nespresso: ¿What else?

La responsable de mi objeto de deseo nada pequeño es la arquitecta Mónica Melhem, de amplia y reconocida trayectoria. Entre sus logros: Ex presidenta de Dara, varias veces Medalla de Oro en Casa Foa, docente de la FADU (Facultad de Arquitectura de Buenos Aires), ha gestionado varias casas de decoración (Gris Dimensión Bs As, M Mercer N.York) siempre vinculadas al diseño italiano de la cual es representante estética a través de sus trabajos también. Muchas obras junto a su esposo, Leon Churba, y otros colegas, en Argentina y Uruguay.
El lugar significa un aporte más a lo que yo llamo una cápsula de diseño en Uruguay: no hay muchos ejemplos de casas que se dediquen al diseño original 100% y esquiven la excusa clásica del mercado chico, o los caminos fáciles desde China. cada uno tiene sus nichos de mercado, y en Punta del Este gracias a la abundante arquitectura premium y a la hotelería, ha permitido que surjan y se reproduzcan lentamente estas propuestas.
Melhem representa a la firma Gervasoni (Italia) en general y a varias otras propuestas más artesanales de varios otros rincones del mundo: así hay muebles de la firma italiana, luminarias de bambú de Japón (¡increíbles!), alfombras de material vinilico caladas muy originales de una artesana francesa y varios otros accesorios que vamos descubriendo en el recorrido. Todo dentro de un estilo muy concreto, una propuesta muy zen, austera pero no carente de calidez, bastante monocromática pero exhaltando las texturas y la calidad de los materiales y formas.
Por suerte, su encargada Julia, nos deleitó con todo tipo de detalles de cada pieza, desde las virtudes de los muebles para exterior, o una propuesta perfecta para un regalo: unos individuales circulares con diseños textiles pero en vinílicos texturados, muy originales. Los artesanos y procedencia de cada pieza, los trabajos de ambientaciones en contract que están abordando y la certeza de que en invierno fuera de temporada también estarán a disposición del mercado uruguayo.
Cual mezcla exacta entre nórdico, y zen pero con el refinado gusto argentino para resolver interiorismo de alta gama, es de los pocos lugares donde no descarto nada y le podría encontrar un lugar a todo.
Si bien las líneas son modernas tienen esa atemporalidad y neutralidad para convivir con otros estilos y épocas de mobiliario, para resultados con la sofisticación de lo simple.

Comentarios